Educación

Educación / familia

El tupper no se cobra en ningún país de Europa

Tanto en Grecia como en numerosos colegios de Inglaterra lo que preocupa es que los niños hagan al menos una comida al día

Día 15/09/2012 - 02.09h
El tupper no se cobra en ningún país de Europa

Compartir

Berlín

José Pablo Jofré

En general, los escolares berlineses van a los comedores, en los que la comida se vende a un precio que va de 1,90 a 2,70 euros. Para llegar a este precio, los distintos estados federales y los municipios hacen un aporte que completa el precio real. A nivel federal existen unas exigencias de calidad y variedad mínimas, como que las empresas de catering deben llevar como mínimo dos menús. La regla es muy parecida para el resto de Alemania.

Italia

Ángel Gómez

El sistema varía, según las ciudades. Ahora con la crisis, hay escuelas en las que no hay clases por la tarde y se marchan a comer a casa. Pero se calcula que en Italia el 50% de los chicos menores de 14 años comen en las escuelas, donde se sirven más de 3 millones de comidas. En principio, en Italia no se cobra en ningún sitio por utilizar microondas. El coste de la comida en las escuelas públicas depende de los ingresos familiares. En Roma, por ejemplo, los hijos de familias con ingresos inferiores a 5.165 euros no pagan nada.

Portugal

Belén Rodrigo

En los colegios públicos de Portugal, el precio que pagan las familias para la alimentación de los estudiantes es de 1,46 euros por día para la comida y 0,40 para la merienda. Los alumnos menos favorecidos pueden beneficiarse de reducciones del 50 o incluso del 100%, según las tablas establecidas por el propio Gobierno. Con estos valores (que no llegan a 40 euros por mes) lo más normal es utilizar el servicio del comedor, aunque existe la posibilidad de llevar la comida de casa sin coste adicional. No obstante, se está notando que «cada vez hay más niños que van a comer a casa» por la crisis.

Grecia

Begoña Castiella

La educación pública griega no incluye almuerzo. Los colegios funcionan con turnos de mañana o tarde, mientras que los alumnos comen en su casa, aunque cada colegio tiene una cantina en la que se pueden comprar bocadillos y refrescos para el recreo. Desde el 2010, la mayoría de alumnos de primaria y secundaria traen ya el bocadillo de su casa. Pero en enero de este año el Ministerio de Educacion, viendo cómo en algunos colegios los niños de primaria se desmayaban (al no haber cenado el día antes ni desayunado), organizó un programa experimental en varios colegios concretos de Atenas y de Tesalónica en barrios marginados: un total de 2.500 niños recibían cupones que correspondían a un bocadillo,un zumo o un vaso de leche y una pieza de fruta.

Londres

Marcelo Justo

Las escuelas estatales cobran por las comidas que suministran en el comedor escolar. En una de las zonas con mayor nivel de desempleo a nivel nacional, Lewsiham (sur de Londres), una escuela, Stillness Junior, cobra 62.90 libras (unos 80 euros) por seis semanas de almuerzo y 15 libras (18 euros) por una semana. Con estos precios, una alternativa para los padres es que los niños lleven su tupper con la comida (el «packed lunch»), una variante que ha aumentado desde la crisis de 2008. Por cuestiones de seguridad en la escuela primaria las escuelas no permiten el uso de microondas. Un fenómeno creciente con la crisis es que las escuelas soliciten a organizaciones caritativas subsidios para ofrecer desayunos gratis a los alumnos. Hay una lista de espera de unas cien escuelas.

París

Juan Pedro Quiñonero

En Francia, los padres son libres de llevar o no llevar a sus hijos a la cantina escolar, de pago. Pero en los comedores escolares solo se come el menú de la cocina de la escuela o institutos. Hay muchas modalidades de acceso o no acceso a las cantinas escolares. Pero todas son de pago, calculado en función de los ingresos de las familias. Los precios de las cantinas escolares en las escuelas públicas francesas están entre 1 y 5 euros.

Bruselas

Enrique Serbeto

Todos los colegios tienen comedores para los alumnos, porque para la mayoría de los padres los horarios escolares están vinculados a los horarios laborales. No es un asunto extraño que unos niños tomen la comida del comedor y otros se la traigan en su pequeña fiambrera, entre otras cosas, por la alta población musulmana, que prefiere consumir su propio menú. No se cobra nada a los que se llevan la comida de casa, que comen en el mismo comedor que los demás. En general, en Bélgica la comida del mediodía no es la más importante del día.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.