Sociedad

Sociedad

Explicamos por qué se nos duermen las piernas

Todos hemos sentido el hormigueo de alguna de nuestras extremidades. Tiene una fácil explicación si se produce de forma esporádica. Si es crónico puede ser el aviso de algo más grave

Día 28/08/2012 - 02.31h

Compartir

El temporal entumecimiento de una parte del cuerpo se conoce como parestesia y es causada por la presión que se ejerce en la «vasa nervorum» que son las pequeñas arterias que le proporcionan oxígeno y nutrientes a los nervios periféricos del cuerpo. Puede ser un «adormecimiento transitorio», que todos hemos padecido en alguna ocasión, o algo más «crónico», que requeriría de una consulta con un médico para su tratamiento.

La parestesia se define como la sensación anormal de los sentidos o de la sensibilidad general que se traduce por una sensación de hormigueo, adormecimiento o acorchamiento, producido por una patología en cualquier sector de las estructuras del sistema nervioso central o periférico.

El entumecimiento y hormigueo son sensaciones anormales que se pueden producir en cualquier parte del cuerpo, pero son más usuales en las manos, pies, brazos y piernas.

Este fenómeno puede recibir otros nombres, como: pérdida de sensibilidad, pérdida de las sensaciones, sensación de hormigueo y entumecimiento, adormecimiento o ardor, o pérdida de la sensibilidad superficial y profunda.

Todos, en algún momento, hemos experimentado parestesias transitorias, es decir, la sensación de hormigueo, por ejemplo, como cuando permanecemos sentados mucho tiempo con las piernas cruzadas, o nos hemos quedado dormidos con un brazo doblado debajo de la cabeza, e incluso cuando estamos durante un tiempo prolongado sin mover los músculos de una mano. La parestesia sucede cuando se ejerce presión sostenida sobre un nervio y la sensación se desvanece rápidamente una vez que se alivia la presión.

Cuando estas arterias son comprimidas, los nervios quedan parcialmente «hambrientos» de oxígeno y no reciben suficiente irrigación sanguínea, lo cual provoca que dejen de emitir impulsos.

Las señales sensoriales lanzadas desde la piel no llegan al cerebro. Por eso, la pierna se siente adormecida y las señales de impulsos motores son incapaces de llegar a los músculos. Sentimos que la pierna no responde.

Una vez la tensión es eliminada, la sangre empieza fluir nuevamente y los diferentes nervios se recuperan a un ritmo distinto cada uno. Se siente calor porque la temperatura de los nervios sensoriales se reactiva poco antes de que los nervios motores permitan que movamos la pierna.

Finalmente, los nervios sensoriales en la piel empiezan a «disparar» impulsos bruscos, lo cual provoca la sensación de que nos están pinchando con agujas o de hormigueo.

Estamos hablando del «hormigueo» que se produce de forma casual y esporádica, porque detrás de la parestesia puede haber el síntoma de una enfermedad.

El entumecimiento y el hormigueo tienen muchas causas posibles, entre las que se encuentran, por ejemplo, la fibromialgia.

Puede ser producida también tras un ataque de pánico o debido a una lesión del nervio particular que alimenta la parte del cuerpo en donde se experimenta dicha sensación. Si una persona tiene, por ejemplo, una lesión en el cuello, puede experimentar la sensación en cualquier sitio a lo largo del brazo o la mano

De modo similar, una lesión en la parte baja de la espalda puede causar ciática y una sensación de entumecimiento u hormigueo en la parte posterior inferior de la pierna.

Otra posible causa es la falta de irrigación sanguínea en el área o la presión sobre los nervios espinales, como la que causa un disco herniado.

El síndrome del túnel carpiano puede causar entumecimiento u hormigueo en las muñecas, dedos, manos o antebrazos, y ciertas enfermedades, incluyendo diabetes, hipotiroidismo, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, convulsiones o dolores de cabeza de tipo migraña.

Los síndromes de «atropamiento» de nervios, como el síndrome del túnel carpiano, pueden dañar los nervios periféricos y causar parestesia acompañada de dolor. La historia clínica, el examen físico y los exámenes de laboratorio son esenciales para el diagnóstico. Los médicos pueden solicitar pruebas adicionales dependiendo de la causa sospechada de la parestesia.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

No se pongan así

En Cataluña, los separatistas llevan muchos años fabricando humor con el temor de los demás

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.