Internacional

Internacional

Los ministros de Cameron, obligados a ir en coche compartido

Compartir

Los miembros del Ejecutivo británico titulares no tienen un vehículo oficial asignado individualmente sino que comparten uno o dos coches con sus secretarios de Estado

Día 22/08/2012 - 04.52h
Los ministros de Cameron, obligados a ir en coche compartido
abc
David Cameron, en su coche oficial

Cuando era todavía el líder de la oposición, el actual primer ministro británico, David Cameron, tuvo una visión: «Si hay algo que molesta a la gente es ver a los ministros pavonearse en sus coches oficiales como si fueran miembros de la Familia Real». Era septiembre de 2009, por lo que su promesa de austeridad no tenía relación con la recesión que atraviesa, ahora, el Reino Unido sino con el barniz de conservadurismo «verde» que el líder «tory» quiso dar a su candidatura.

Más de dos años después de su llegada al poder, la prensa británica le acusa de haber incumplido sus propósitos. Pero, fuera de los estándares británicos, las normas de uso del parque móvil ministerial llaman la atención por sus restricciones, desconocidas en latitudes más meridionales.

«Ya no hay un coche oficial para cada ministro»

Según ha trascendido en la respuesta del Gobierno a una reciente pregunta parlamentaria en la Cámara de los Lores, «desde el 23 de abril de 2012 la Agencia de Vehículos del Gobierno ha puesto vehículos a disposición de los departamentos a modo de "pool" ministerial para uso de los ministros. Los vehículos ya no son asignados individualmente, por lo que no hay un coche oficial para uso de cada miembro del Ejecutivo».

Los ministros de Cameron, obligados a ir en coche compartido
abc
El elemento más característico de Cameron: su «bike»

Tras la respuesta obtenida por Lord Hoyle el 19 de julio, nuevos datos obtenidos por el diario «The Times» indicarían que, en opinión de rotativo londinense, «las promesas son más fáciles de hacer que de cumplir». Según sus pesquisas, quince de los 19 ministerios [aquí puedes ver la estructura del Ejecutivo británico] tienen un chófer especificamente asignado. Cinco de ellos tienen hasta dos conductores. Entre estos cinco figura el ministerio de Hacienda (Tesoro), dirigido por George Osborne, que se había comprometido a acabar con los coches asignados individualmente.

«Hemos reducido los seis vehículos de la etapa laborista a dos, que son compartidos por los seis ministros del Tesoro [dos titulares y cuatro secretarios de Estado] para asegurar el uso más eficiente», explica un portavoz a «The Times». Osborne y su equipo cuentan con un Toyota Prius y un Land Rover Discovery a su disposición, mientras que la titular de Interior, Theresa May, dispone de un Toyota Avensis y un Prius, y la de Transportes, Justine Greening, otro Avensis y un Jaguar XF.

Entre los que se aferran al Jaguar figuran el ministro de Justicia, Kenneth Clarke, y el de Educación, Michael Gove, mientras que el de Industria, el liberal Vince Cable, se conforma con compartir el más ecológico Prius.

Una realidad que choca contra los propósitos anunciados en mayo de 2010, nada más constituirse la actual coalición de gobierno de conservadores y liberales, por David Laws, alto cargo del departamento del Tesoro: «En el futuro, ningún ministro deberá tener un coche o conductor a su disposición; más allá de circunstancias excepcionales, se espera que los ministros caminen o utilicen el transporte público cuando sea necesario, o usen coches compartidos».

De aquel nuevo estándar de uso de vehículos oficiales se eximía al primer ministro, al viceprimer ministro, Nick Clegg, y -por motivos de seguridad-, a los titulares de Defensa, Interior y Exteriores. La imposición del uso de un fondo común o «pool» de coches en cada ministerio ha supuesto la disolución del histórico servicio central de coches VIP del Ejecutivo, que tenía a disposición de los ministros 84 vehículos, la mayoría Toyota Prius (con motor híbrido y poco contaminante) y unos pocos Jaguar, estos últimos para uso exclusivo de los miembros titulares del Gabinete.

Cameron y su ministro de Cultura, en bici

Según fuentes del Ejecutivo, la implantación del coche ministerial compartido ha permitido al actual gobierno reducir esta partida de gasto de tres a dos millones de libras (2,5 millones de euros), frente a los 6.7 millones que gastaba, según estas fuentes, el anterior gobierno laborista. A modo de comparación, la Administración del Estado española contaba, según datos de 2010, con un parque móvil de 1.090 vehículos de los que 431 dependían directamente del Ejecutivo, 191 de estos a disposición específicamente de altos cargos.

En el Reino Unido, es relativamente habitual ver a ministros llegar en bici al parlamento. En los últimos tiempos hemos visto hacerlo al propio David Cameron, a quien en 2009 le robaron dos veces su bicicleta, o al titular de Cultura, Jeremy Hunt. Además, el uso del coche oficial siempre ha estado tradicionalmente muy controlado por el llamado Secretario Permanente de cada ministerio, el funcionario de mayor rango. Es muy habitual que, llegado el viernes, un ministro, portavoz parlamentario [en Reino Unido son considerados como miembros del Ejecutivo] o secretario de Estado tenga que negociar con un funcionario el uso del coche oficial para acudir, por ejemplo, a actos en su circunscripción electoral. Si un tren le permite llegar a tiempo, le harán coger el tren.

Esta extrema vigilancia sobre el uso de los coches oficiales ha conducido también, en el pasado, a situaciones que rozaban el absurdo. Así, los ministros podía viajar en tren, siguiendo las indicaciones de sus funcionarios, mientras sus maletines oficiales viajaban en coche por razones de seguridad. Le ocurrió al propio Cameron «candidato», que acudía en su famosa bicicleta a la sede del Partido Conservador mientras su traje y su maletín eran transportados en coche.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Pablo Iglesias sin careta

Las tarjetas negras de Bankia han hecho más publicidad a Podemos que su apolillada ideología

Lo último...

ABC Viajar

Viajes

Así es el menú de Nochevieja del Ritz

. Cuesta 720 euros, con el cotillón. Se inspira en el menú de «El festín de Babette». En ABC Viajar ya lo hemos probado

Más información en VIAJAR

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.