Ciencia

Ciencia

Recaudan 850.000 dólares para construir el «jodido» museo de Tesla

Más de 22.000 lectores de «The Oatmeal» han donado para que Estados Unidos homenajee al «geek más grande de la historia»

Día 22/08/2012 - 17.22h
Recaudan 850.000 dólares para construir el «jodido» museo de Tesla
archivo
Nikola Tesla es considero por muchos como el verdadero padre de la «era de la electricidad»

Compartir

Una campaña de «crowdfunding»financiación colaborativa— ha recaudado casi un millón de dólares para crear un museo dedicado a Nikola Tesla. Pretende adquirir los terrenos en los que estaba su último laboratorio. Y que en ellos se habiliten las infraestructuras necesarias para rendir un homenaje a este inventor maldito.

Tesla es el eterno olvidado. Murió pobre y medio loco en un hotelucho de Nueva York a pesar de haber inventado la radio, el radar, la corriente alterna —que es la que lleva electricidad a todas las casas—, las centrales hidroeléctricas y un sinfín de maravillas tecnológicas. Nikola Tesla está considerado por algunos el mayor inventor desde Leonardo da Vinci. Por otros, el más importante de toda la historia.

Entre estos últimos se encuentra Matthew Inman, creador de «The Oatmeal», una tira cómica en internet de gran éxito. Él dio el empujón a una iniciativa que ya ha superado sus propias expectativas. Querían recaudar 850.000 dólares en 48 días, y en apenas nueve ya superan los 925.000. En el momento de escribir esta noticia, 22.027 personas han donado alguna cantidad entre 3 y 33.333 dólares —según ellos a Tesla le gustaba ese número—.

Los terrenos donde estuvo el último laboratorio de Tesla, Wardenclyffe Tower —en Nueva York—, están a la venta por 1,6 millones de dólares. En la actualidad son propiedad de la empresa de fotografía AGFA, que ofrece la posibilidad de adquirirlos sin edificios. Esto supondría la destrucción de las instalaciones en las que trabajó el inventor entre 1901 y 1917.

Una asociación sin ánimo de lucro, Tesla Science Center, quiere rescatarlos para dedicarlos al que sería el primer museo en Estados Unidos dedicado a Nikola Tesla. El Estado de Nueva York se comprometió a darles 850.000 dólares para este propósito si ellos conseguían la misma cantidad por su cuenta. Dicho y hecho.

Una campaña con humor

Matthew Inman es famoso por su humor descarado y provocador. Para promover la campaña de crowdfunding, que recaudó la cantidad necesaria en apenas una semana, creó una tira cómica alentando a sus lectores a donar, apoyada en otra —mucho más extensa— para explicar por qué Tesla es «el geek más grande que jamás ha vivido».

Cualquier campaña de apoyo a Tesla ha de incluir una retahíla de descalificaciones a su gran enemigo: Thomas Alba Edison. El famoso inventor estadounidense fue responsable, al menos en parte, de la caída en desgracia del serbio. «Idiota» o «macarra» son algunos de los epítetos que se lleva.

El propio homenajeado tampoco se libra de las bromas mientras Inman trata de demostrar que era un auténtico geek. «La codicia de otros lastró la carrera de Tesla, que pasó la mayor parte de su vida en la más pura ruina. Además, Tesla sufría una dolencia a la que hoy nos referiríamos vulgarmente como "estar como una puta cabra"», dice el autor de «The Oatmeal».

La torre de la electricidad gratuita

Los 1,7 millones de dólares recaudados no son para construir el museo. Los usarán para adquirir los terrenos y garantizar que sólo se usarán con ese propósito. El propio Inman confía en conseguir patrocinadores entre algunas grandes empresas y personajes públicos para poder llevarlo a cabo pronto.

Pide ayuda a J.P. Morgan, que ya financió a Tesla en el pasado, a General Electric —compañía fundada por Edison y que, por tanto, tendría una deuda de honor con el inventor serbio—, a Google o a la empresa de coches eléctricos Tesla Motors. Sin perder el sentido del humor, amplía la oferta a cualquier otra organización interesada. «Patrocinar este museo sería, a nivel de Relaciones Públicas, el equivalente a que vuestro consejero delegado saltase a un río helado para salvar a una manada de gatitos que están ahogándose. ¿No quieres salvar gatitos?», sentencia Inman.

En estos terrenos estuvo la Torre Wardencliffe, un proyecto mítico de Nikola Tesla que pretendía ofrecer electricidad inalámbrica y gratuita a todo el planeta. Dice la leyenda que nunca se terminó porque, al saber que no podría ganar dinero con ella, el principal promotor retiró los fondos.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Investigadores insisten en la existencia de la primera supertierra descubierta en zona habitable, rechazada por otros estudios
José Manuel Nieves Encuentra aquí todos los vídeos del blog que te explica las noticias científicas
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.