CyL

CyL

La CHD dedica 536 millones a mejorar las infraestructuras y la depuración

Compartir

Considera «prioritario» aumentar la calidad del agua y también la capacidad de embalse

Día 12/08/2012

Las obras para mejorar las infraestructuras hidráulicas y la depuración de aguas centran la actuación que la administración general del Estado lleva a cabo en Castilla y León a través de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) en este momento, aunque también mira más allá y ya tiene en cartera otros proyectos que ayuden, sobre todo, a asegurar el recurso hídrico en años de sequía.

De las obras en marcha, destaca su volumen económico y magnitud de los trabajos, la presa de Castrovido, en la provincia de Burgos, que, tras años de retrasos, tiene como horizonte de finalización 2015, con un presupuesto de 182 millones. Una infraestructura «fundamental» no sólo para los regadíos del Arlanza, sino para «mejorar el caudal circulante en los años de sequía», advierte el presidente de la CHD, José Valín, quien considera una «lástima» la «paralización» durante casi ocho años de esta obra durante el Gobierno de Zapatero.

Lo mismo que Castrovido, el canal bajo de Payuelos, en León, es una infraestructura «vital para el futuro de la cuenca», advierte Valín. Con un presupuesto de 111 millones de euros, esta obra contratada por la sociedad estatal Aquanorte, permitirá transportar aguas del Esla procedentes del pantano de Riaño para el riego de cerca de 15.000 hectáreas en la comarca de Payuelos, además de «asegurar» los caudales circulantes para el aprovechamiento de los ríos Cea y Valderaduey.

La Edar (estación depuradora de aguas residuales) del Órbigo, con 24 millones de euros, y la restauración de riberas, para la que hay consignados 15 millones, completan las actuaciones en marcha bajo la dirección o supervisión del organismo de cuenca.

En su conjunto, estas infraestructuras en ejecución suponen 332 millones de euros. A estos hay que sumar lo que la CHD tiene previsto llevar a cabo en breve plazo. Tanto para este año como para 2013, la inversión irá «fundamentalmente» orientada a la mejora de la calidad de los ríos para cumplir con la directiva marco de la Unión Europea. En total, se llevarán a cabo cerca de 80 actuaciones vinculadas a la calidad del agua, que se «priorizarán» frente a obras en riberas, que quedarán «limitadas» en este periodo a las «que aseguren la estabilidad y funcionamiento de las misas», es decir, «por cuestiones de seguridad», subrayan desde la CHD.

En total, las infraestructuras que el organismo de cuenca tiene previsto contratar entre este ejercicio y el próximo suponen un volumen de inversión que roza los 204 millones, de los que aproximadamente la mitad se licitarán en 2012. Aquí figuran las obras de mejoras y ampliaciones de las depuradoras de Salamanca, Valladolid, Burgos, Palencia y Segovia, entre otras. Las actuaciones para Zamora o Soria se licitarán en 2013, según las previsiones de la Confederación. Guijuelo, Aranda de Duero o La Bañeza figuran entre el amplio grupo de localidades con obras previstas de depuración, que en total suman un presupuesto de 193,9 millones de euros, con fecha de finalización prevista para 2015. A esto hay que añadir otros diez millones de actuaciones en riberas como las del Carrión, en Palencia, o el Pisuerga, en Valladolid. Entre lo que está en marcha y lo previsto suman 536 millones.

Pero no sólo en lo más inmediato y con partidas ya definidas piensa la CHD porque, como advierte su presidente, «tan importante como las obras actualmente en marcha es la planificación y la programación de las que se han de contratar en los periodos inmediatos», en los que debe tenerse muy en cuenta la «visión estratégica de las necesidades de la cuenca». En este sentido, el presidente de la Confederación destaca que también «fundamental» son las obras a programar en el Plan Hidrológico del Duero con horizonte 2015 «vinculadas a lo que quizá sea la mayor carencia de la cuenca del Duero, la insuficiente regulación» de los cauces a través de embalses que «impide asegurar el recurso hidráulico en años secos» como el actual. Aquí son claves las regulaciones complementarias en los ríos Órbigo (presas de la Rial y Los Morales), Carrión (presa de las Cazuelas) y Eresma, que supondrían ganar 125 hectómetros cúbicos de capacidad a embalsar con una inversión de 148 millones para estar listas entre 2017 y 2018.

Ganar en capacidad

«Pero la planificación estratégica de las infraestructuras hidráulicas del Duero no puede terminar en el periodo 2015-2018», advierte Valín, quien señala que «la evidencia de la escasa capacidad de regulación y embalses en nuestros ríos obliga a considerar la necesidad de una regulación plurianual» que permita no sólo almacenar, como se hace ahora, aguas para un año, «sino de uno húmedo para otro seco». Según los cálculos, la capacidad debería aumentar un 30% los 2.771 hectómetros cúbicos ahora existentes, es decir, ganar al menos 800, para lo que se requeriría invertir un mínimo de 750 millones a largo plazo.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

El tiempo...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.