Internacional

Una guindilla usada como arma por el Ejército da esperanzas a los agricultores indios

Día 31/07/2012 - 13.29h

Vendida a un precio de 26 euros el kilo, la «bhut jolokia» supone una pequeña fortuna para trabajadores acostumbrados a ganar unos dos euros al día. En el año 2007 fue nombrado el chile más picante del mundo

Una guindilla usada como arma por el Ejército da esperanzas a los agricultores indios
flickr.com (wstryder)
Imagen de la guindilla «bhut jolopia»

Pocos agricultores de los estados de Assam y Nagaland, en el noreste de la India, podían pensar que la explosiva guindilla con que condimentaban sus platos se convertiría en una esperanza para salir de la pobreza. Una guindilla tan explosiva como para mantener a raya a los elefantes o como ingrediente de granadas de humo para dispersar multitudes. La «bhut jolokia» -hasta hace poco tiempo, desconocida fuera de la India- ha visto disparada su popularidad y demanda desde que fue nombrada el chile más picante del mundo en 2007. Y por su uso militar.

Fue precisamente el interés militar por las cualidades picantes de la «bhut jolokia» lo que llevó a su «descubrimiento». En 2003 la Organización para la Investigación y el Desarrollo de la Defensa de la India sometió al chile a la prueba de la escala de Scoville -el estándar mundial para los chiles desde 1912-. El grado de picante de la «bhut jolokia» se salió de la tabla superando el millón. Hasta entonces se sabía que esta guindilla era muy picante, pero no 200 veces más que el jalapeño o 400 veces más que el tabasco.

El libro Récord de los Guinness nombró en 2007 a la «bhut jolokia» como la guindilla más picante del mundo -título que hoy ostenta el chile Trinidad Moruga Escorpión-. Masoquistas culinarios de todo el planeta fijaron su atención en la hasta entonces humilde, pequeña y roja «bhut jolokia». La guindilla comenzó a exportarse a Alemania, Inglaterra, Estados Unidos y Japón. La demanda se disparó.

El Gobierno y ONGs comenzaron a subsidiar la plantación de la guindilla. A un precio de 26 euros el kilo supone una pequeña fortuna para agricultores acostumbrados a ganar alrededor de dos euros al día.

Arma no letal

Aunque la demanda internacional por la «bhut jolokia» se ha disparado, el mejor cliente de los agricultores es el Ministerio de Defensa. Tras años de investigación -y tras lanzar a la fama a la guindilla del noreste indio- en 2010 el ejército indio incorporó las granadas de humo de guindilla en su arsenal para dispersar multitudes. Los primeros en probar sus picantes efectos fueron -como no- los manifestantes de la Cachemira india ese verano.

Según militares indios, la irritación que produce es superior al gas lacrimógeno. Y cuenta con otra virtud: al ser de plástico, la granada se deshace y no puede ser lanzada contra las fuerzas del orden.

Así, los agricultores de Assam y Nagaland han encontrado un nuevo y rentable cultivo, los sibaritas del picante tienen un nuevo reto culinario y el Ejército indio cuenta con una nueva arma no letal en su arsenal.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografias antiguas de ABC
Compitiendo por ser la mejor ama de casa de Francia
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.