Sociedad / salud

¿Cuánto tarda el cuerpo en eliminar el estrés en vacaciones?

Día 09/09/2012 - 22.37h
Temas relacionados

Los expertos aseguran que nuestro organismo tarda como mínimo una semana en recuperar el descanso que necesita

¿Cuánto tarda el cuerpo en eliminar el estrés en vacaciones?

En una sociedad demasiado competitiva, donde cada vez tenemos más trabajo, el estrés es un concepto cuyo uso es muy generalizado. La inestabilidad laboral, en gran parte generada por la crisis económica, es una de sus principales consecuencias. El estrés se debe básicamente: un 66% de problemas laborales seguidos de los familiares con un 50%, los problemas de salud representan el 31%, importantes acontecimientos vitales el 29%, problemas financieros un 27%, presión por el rendimiento escolar un 19% y por el tráfico un 12%.

Vanesa Fernández, psicóloga del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, explica que el tiempo que tarda el cuerpo en eliminar el estrés que acumula durante todo el año, depende de la persona y que más que de días, depende de variables. Mientras que algunas personas desconectan inmediatamente, otras no dejan a su cabeza libre de pensamientos relacionados con el trabajo y otros asuntos. Sin embargo, la doctora Fernández asegura que «menos de una semana es difícil. La recuperacion del orgamismo necesita como minimo una semana, sobre todo a nivel fisico, para recuperar la fatiga»

Por su parte, el doctor Francisco Ferre Navarrete, jefe del servicio de psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón opina que depende de lo que se tarde en cambiar el horario habitual , y el contenido de las actividades que veníamos haciendo de forma rutinaria. Coindice con Vanesa en que varía en cada persona, pero que es difícil conseguirlo antes de una semana.

¿Por qué tenemos estrés?

Según el doctor Francisco, en nuestra vida nos enfrentamos a situaciones a las que hay que dar respuesta y es en ese momento cuando se pone en marcha un proceso natural de adaptación del individuo a su medio. Esta activación de la persona, la llamamos estrés. «La ansiedad –y esto es lo realmente importante cuando se habla de estrés– es una emoción natural que nos pone en alerta ante la posibilidad de obtener un resultado negativo. Esta reacción de ansiedad en principio es buena, puesto que nos ayuda a poner en marcha los recursos, la energía suficiente para actuar, para obtener un resultado positivo. Pero a partir de cierto nivel de estrés, la ansiedad se convierte en un problema bien por su intensidad o bien por cómo y cuando aparece. En este momento es preciso obtener ayuda» explica el doctor Navarrete.

«Antes se podía vivir cn el sueldo de un miembro de la pareja y ahora ya no» según señala Vanesa Fernández. «El hecho de estar obligados a prepararnos tanto, hace que no tengamos tiempo para nosotros mismos a lo largo del año. Así nos separamos de los amigos, de la gente que nos quiere….y algo que nos podría haber aliviado, nos deja de aliviar», asegura Vanesa.

Síntomas físicos y psíquicos

Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) dice que las personas con mayores niveles de estrés suelen desarrollar síntomas físicos (cansancio, molestias digestivas, intestinales, musculares, respiratorias, dermatológicas, cardiovasculares, etc.) y psíquicos (dificultades para concentrarse, preocupación, temor, ansiedad, nerviosismo, activación fisiológica, insomnio, tristeza, irritabilidad, problemas de alimentación, sexuales, etc.), que les llevan a acudir a su médico de Atención Primaria, donde les prescriben psicofármacos.

Según el Estudio Epidemiológico Europeo sobre Trastornos Mentales (ESEMeD) un 16% de los españoles (20,7% de las mujeres, 11,1% de los hombres) ha consumido psicofármacos en los últimos doce meses, la mayoría relacionados con estrés, ansiedad y desórdenes emocionales, ya que un 11,4% tomó tranquilizantes (benzodiazepinas) y un 4,7%, antidepresivos. La combinación más frecuente es la de benzodiazepinas y antidepresivos.

Afecta más a mujeres mayores de 30 años

El estrés suele afectar principalmente a mujeres que manifiestan más riesgos de cualquier patología emocional, así como a personas con muy bajo nivel de resiliencia (esto es, que no son apaces de afrontar las adversidades). También afecta en su mayor parte a personas con elevados rasgos de ansiedad o que viven día tras día con un trabajo muy exigente. La doctora Fernández opina que el rango de edad oscila a partir de los 30 años ya que es cuando una persona suele tener una vida laboral más activa.

Asimismo, el doctor Navarrete distingue entre personas que acumulan más tareas de las que pueden afrontar y las personas que por su forma de ser fácilmente se estresan. «Respecto a estas últimas hemos de decir que los rasgos de inseguridad, perfeccionismo, exagerado sentido de la responsabilidad, tozudez, excesiva previsión de todo lo que hay que hacer y la no tolerancia a la incertidumbre, les convierte en personas altamente estresadas habitualmente» añade. Por otro lado, tenemos a los que abarcan más de lo que sus capacidades pueden resistir. «Así vivimos en la cultura de la prisa , de lo inmediato, de los continuos estímulos audiovisuales, etc…A esto se le une el vértigo actual que produce la crisis económica que es una amenaza vital y profesional que incrementa si cabe más el estrés». concluye.

Antonio Cano también coincide en que las mujeres son más propensas a sufrir estrés, ya que pueden tener más obligaciones domésticas que los hombres y mayores problemas de conciliación de las demandas laborales y familiares. Además comenta que las mujeres son también más vulnerables a sufrir las consecuencias del estrés, como desórdenes emocionales y somatizaciones asociados con estrés, así como al consumo de tranquilizantes y antidepresivos. «Para poner en cifras el estrés que sufrimos de manera ordinaria, podemos repasar algunos datos sobre su prevalencia de acuerdo con una encuesta de la OCU realizada en España en 2005. El perfil predominante de la persona estresada según esta encuesta era: mujer, joven (entre 18 y 44 años), duerme muy poco (menos de 5 horas cada noche), fumador (sobre todo los que consumen más de un paquete diario), con hijos pequeños o adolescentes, y habitante de zonas urbanas» añade el presidente del SEAS.

Menos planificación y más relajación

El doctor Navarrete aconseja que durante las vacaciones hay que cambiar el esquema horario aumentando si es necesario, tiempo destinado a dormir. También aumentar el ejercicio físico o mantenerlo así como implicarse en actividades para las que habitualmente no tenemos tiempo como leer, cocinar...y aumentar claramente el tiempo para las relaciones interpersonales. Por su parte, es importante hablar más y escribir menos a través de las «tecnologías de nuestro tiempo». En resumen, planificar la vida sólo en lo absolutamente necesario.

«El tratamiento basado en la evidencia científica para atajar o prevenir estos problemas, tanto físicos como psicológicos, consiste en dar información y enseñar habilidades para observar, reinterpretar y manejar el estrés, la ansiedad y las emociones en general» opina Antonio Cano. A su juicio, las técnicas psicológicas de tipo cognitivo conductual han demostrado ser más eficaces y eficientes que los fármacos, puesto que incluyen información (psicoeducación), reestructuración cognitiva (aprender a reinterpretar), habilidades de relajación (muscular, respiración e imaginación) y habilidades para exponerse a las situaciones que se evitan (como en la agorafobia).

Según la doctora Fernández, las estrategias para afrontar el estrés buscan, en general, «trabajar con técnicas de relajación y reestructuracion del pensamiento». Parece claro que si todas estas cuestiones se siguiesen al pie de la letra, o en la medida de lo posible, se evitaría mucho el consumo innecesario de psicofármacos.

Consejos para no llevar una vida con estrés

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.