Ciencia

Ciencia

Los cuervos resuelven el acertijo de una fábula de Esopo como niños de 7 años

Demostraron las mismas habilidades que los pequeños para conseguir un regalo flotante en una jarra

Día 28/07/2012 - 02.23h

Compartir

Una conocida fábula de Esopo narra la historia de un cuervo sediento y una jarra. El ave descubre que la cantidad de agua es muy escasa y, a pesar de sus esfuerzos, no llega con el pico. En vez de desesperarse, el cuervo le da a la sesera y mete dentro de la jarra toda las piedras que encuentra. El nivel del agua sube y puede por fin beber. La historia, cuya moraleja dice que los problemas agudizan el ingenio, tiene mucho que ver con la realidad. Como en la fábula, los cuervos son muy inteligentes. Así lo han demostrado en una investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Cambridge, en la que tenían que extraer un regalo de un vaso medio vacío. No solo lo hicieron sorprendentemente bien, sino que mostraron patrones de comportamiento parecidos a los de los niños de hasta 8 años de edad. El estudio aparece publicado en la revista PLoS ONE.

En el estudio, dirigido por Nicola Clayton, de la Universidad de Cambridge, los investigadores utilizaron una versión del acertijo comúnmente conocido como «la fábula de Esopo» para poner a prueba el aprendizaje asociativo y la capacidad de resolución de problemas de estas aves. En anteriores trabajos, los investigadores presentaron a los pájaros un vaso parcialmente lleno de agua, con un gusano flotando fuera de su alcance. A las aves también se les ofrecieron diferentes herramientas, como rocas o bloques de espuma de poliestireno, y fueron capaces de averiguar qué elementos, cuando se dejan caer en el vaso, harían que el nivel del agua se elevara para que pudieran llegar al delicioso convite.

En la actual investigación, los científicos probaron la capacidad de los niños de entre 4 y 10 años de edad en una tarea similar: la recuperación de un símbolo flotante en una serie de escenarios diferentes. Los investigadores encontraron que los niños de entre 5 y 7 años actuaban de forma similar a las aves; ambos aprendieron a realizar la tarea después de cinco intentos. Los niños de 8 años y mayores tuvieron éxito en todas las tareas en su primer intento.

De acuerdo con Lucy Cheke, principal autora de la publicación, el objetivo principal del estudio era ver si las aves y los niños aprenden de la misma manera. Y cree que, según los resultados, parece que no lo hacen: las aves eran incapaces de aprender cuando algo aparentemente imposible sucedía, mientras que los niños lo hacían incluso si no tenían idea de por qué ocurría. «El trabajo de los niños es aprender sobre el mundo -dice Cheke- y no pueden hacerlo si se ven limitados por una idea preconcebida sobre lo que es o no es posible. Para un niño, si funciona, funciona», independientemente de que parezca llevar la contraria al mundo real.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Investigadores insisten en la existencia de la primera supertierra descubierta en zona habitable, rechazada por otros estudios
José Manuel Nieves Encuentra aquí todos los vídeos del blog que te explica las noticias científicas
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.