Ciencia

Ciencia

Logran borrar temporalmente recuerdos en ratones con un estímulo eléctrico en el cerebro

Día 17/07/2012 - 09.30h
Temas relacionados

Investigadores españoles presentan en el Congreso de Neurociencia de Barcelona los resultados de un estudio que avanza para conocer cómo alterar la memoria

Un equipo de investigadores de la Universidad Pablo Olavide (Sevilla), liderados por el investigador José María Delgado, ha conseguido en ratones, interrumpir temporalmente la recuperación de recuerdos de ambos tipos de la memoria a corto plazo mediante la estimulación cerebral. Los resultados han sido presentados hoy en el Congreso Neurociencia bianual de la FENS que se celebra este año en Barcelona.

La neurociencia lleva decenios esforzándose en desentrañar el proceso de formación de los recuerdos y ahora los científicos están aprendiendo cómo alterar la memoria. Aunque las aplicaciones clínicas están en un horizonte muy lejano, si es que es factible, explica Delgado. De momento tendremos que recurrir a soluciones más antiguas, como el psiconálisis, en cuya base está la eliminación de recuerdos traumáticos para la persona y que, resaltó Delgado, la neurociencia actual puede explicar cómo ocurre.

Y es que, los recuerdos se hacen más susceptibles de caer en el olvido cuando se activan, es decir, cuando se traen a la memoria, como han demostrado algunos estudios. Tal vez por eso, un suceso traumático sepultado en el inconsciente, permanece más tiempo que cuando se habla de él. «La clave está en desenganchar el recuerdo del contenido emocional, como hace el psicoanálisis», apunta Delgado.

Estudios sobre aprendizaje y memoria

De momento, hacer desaparecer los recuerdos, como ocurría en la película «Olvidate de mí», protagonizada por James Carrie, es casi de ciencia ficción y queda para el cine, «donde las cosas son siempre más fáciles que en la realidad», bromea el neurocientífico Sevillano.

No obstante, la importancia del trabajo de este equipo de investigación está en responder viejas preguntas de la Neurociencia, tal como ha resaltado Juan Lerma, presidente de la Sociedad Española de Neurociencia. De hecho, la contribución más importante del equipo que lidera Delgado, es la serie de estudios sobre aprendizaje y memoria, desarrollado en ratones silvestres, transgénicos, y en otras especies de mamíferos. Esta línea experimental es original de su laboratorio y fue reconocida por la revista Science como uno de los diez avances científicos más importantes del año 2006.

Un «bloqueo momentáneo»

Lo que su equipo ha conseguido es interrumpir en ratones la memoria a corto plazo mediante una corriente eléctrica, lo que hace posible guardar secuencias de actos que nos permiten, por ejemplo, cocinar un plato a partir de una receta o memorizar un número de teléfono por un breve espacio de tiempo antes de marcar. Un «bloqueo momentáneo», que dura unos segundos y que después desaparece. Bloquear la memoria permanente mediante este tipo de técnica es inviable por invasiva. Pero su equipo busca también cómo inhibir la memoria a largo plazo mediante fármacos.

El almacenamiento de recuerdos tiene lugar en dos lugares en nuestro cerebro: la corteza prefrontal, en la superficie del cerebro, y el hipocampo, situado en el interior. En el primer lugar, tenemos los circuitos de la memoria a corto plazo, mientras que en el segundo, almacenamos los recuerdos permanentes, como las cosas que aprendemos con la experiencia o los sucesos que han ocurrido a lo largo de nuestra vida.

Actuando sobre una zona del hipocampo denominada 'giro dentado' sí se inhiben de forma permanente los recuerdos, como ha probado Delgado en experimentos con animales. De hecho, algunos laboratorios buscan ya fármacos para lograr este propósito.

El equipo de Delgado logró borrar el recuerdo que depende del hipocampo, situada también en su base, y que se encuentra rodeada por la corteza temporal, zona en la que se hallan gran parte de los circuitos relacionados con el procesamiento de las emociones. El hipocampo es necesario para recordar la relación entre dos sucesos o entre un suceso y sus consecuencias. Además, es también necesario para recuperar memorias del pasado remoto, o memorias a largo plazo.

Impedir la asociación entre estímulos

Mediante técnicas de farmacogenética, que permiten suprimir de modo reversible la actividad de un mensajero químico en el cerebro, y técnicas de electrofisiología para registrar la actividad eléctrica de las neuronas, los investigadores impidieron que los animales recordaran la asociación entre dos estímulos que habían aprendido previamente.

En uno de los experimentos estimularon eléctricamente las neuronas del 'giro dentado', que es un componente del hipocampo, y además vieron que esta intervención impedía que los animales recordaran la asociación que habían aprendido antes. También observaron que las neuronas de esta región se comunicaban de modo distinto: no se producía la potenciación a largo plazo (LTP, por sus siglas en inglés) de la conexión entre ellas, fenómeno que se considera la base neuronal del aprendizaje y la memoria.

Lo mismo ocurrió al suprimir de modo reversible la actividad de las neuronas mediante farmacogenética. Tal como explica Delgado, «la actividad de las neuronas de esta zona del cerebro es necesaria para que se recupere la memoria».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Investigadores insisten en la existencia de la primera supertierra descubierta en zona habitable, rechazada por otros estudios
José Manuel Nieves Encuentra aquí todos los vídeos del blog que te explica las noticias científicas
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.