Economía

Economía / aún hay margen para nuevas reformas

Los ajustes que estarían por venir

El adelanto de la entrada en vigor de la jubilación a los 67 años o incluso a los 70, eliminar las deducciones en el IRPF o el impuesto de sociedades, y subir aún más el IVA, entre las posibles medidas

Día 16/07/2012 - 08.16h
Los ajustes que estarían por venir
abc

Compartir

El pasado día 11 el Gobierno se veía obligado a aprobar un ajuste de 65.000 millones de euros que contemplaba la subida del IVA, la reducción de las prestaciones por desempleo, el fin de las deducciones fiscales a la compra de vivienda y la supresión temporal de la paga extra de Navidad a los funcionarios y altos cargos; todas ellas medidas de gran calado y, hasta hace no mucho, casi impensables.

Desde el inicio de la crisis, en 2008, España ha afrontado, contando el último, cuatro grandes paquetes de ajustes. En 2010, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero congeló las pensiones, redujo el sueldo de funcionarios, suprimió el cheque-bebé y subió el IVA del 16 al 18%. En agosto de 2011, Zapatero volvía a empuñar la tijera: rebajó el gasto farmacéutico, privatizó aeropuertos y obligó a las grandes empresas a adelantar el pago del impuesto de sociedades. Y el 30 de diciembre de 2011, el Gobierno de Mariano Rajoy tomaba el relevo, con una subida del IRPF y una serie de ajustes en sanidad y educación.

La suma total del ahorro estimado hasta el momento ronda los 157.500 millones de euros. Sin embargo, de no ser suficiente esta cantidad para salir del pozo ¿qué ingresos puede aún incrementar aún Estado y qué gastos le quedan por recortar?

Desde Gestha, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, su portavoz Manuel García, estima que elevar el tipo del impuesto de sociedades que grava a las grandes empresas hasta el 35% «elevaría la recaudación entre trece mil y catorce mil millones de euros». García apunta que esta medidas sería mucho más equitativas que la subida del IVA, algo que también puede ser «contraproducente» al desincentivar un consumo ya muy dañado. Por ello, también recomiendan no tocar el tipo superreducido.

Otra medida de ahorro que se contempla pero que aún no se ha especificado es el adelanto de la entrada en vigor de la jubilación a los 67 años antes lo previsto, así como la ampliación del de 15 a 25 años el periodo de cotización para calcular la pensión, previsto para 2022. El retraso en la edad de jubilación, aprobado por el anterior Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, estaba previsto para 2027. No obstante, el empeoramiento del balance de la Seguridad Social -acabó 2011 en números rojos, frente a las estimaciones del equipo de Zapatero de que cerraría con un superávit del 0,4%- forzaría la reforma para poder garantizar la sostenibilidad de las pensiones.

Jubilación a los 70 años

Para el catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Alcalá, Manuel Lagares, «el adelanto de la edad de jubilación debería implantarse «en 2014 o 2015». Además, Lagares estima que esto podría no ser suficiente, y pide que la edad de jubilación se eleve hasta los 70 años, «sobre todo en aquellos trabajadores con profesiones que no requieren un esfuerzo físico». El catedrático apostó por estas medidas en los cursos de verano de la Universidad Menéndez Pelayo no solo por la crisis económica, sino también porque «cada vez somos más viejos y duramos más», y hay que adecuar el sistema a nuestra esperanza de vida.

«Hay margen, pero no mucho»

Por su parte, el catedrático de Hacienda Pública de la UPV Ignacio Zubiri considera que «aún existe margen para el ajuste por la vía impositiva, pero éste no es muy elevado». No obstante, el catedrático matiza: «España es un país donde los tipos impositivos no son bajos en comparación con nuestros vecinos de la unión europea. Solo quedaba el IVA y nos lo acaban de subir. Pero, sin embargo, la recaudación no lo es tanto». Por ello, Zubiri propone actuar no elevando los tipos impositivos, sino «mediante la eliminación de muchas de las deducciones, la reforma de la gestión del impuesto; y el refuerzo de la lucha contra el fraude».

En este sentido, el catedrático considera que el gran margen está en el IRPF, y recalca la imperiosa necesidad de acabar con su dualidad para volver a un impuesto único «como el que tienen la mayoría de países de la Unión Europea». Y sentencia que lo más urgente es aumentar el gravamen sobre las rentas altas y modificar el régimen de las sicav, las sociedades que las grandes fortunas utilizan para invertir, para que pasen a tributar como plusvalías. Además, añade que también se puede incrementar la recaudación del impuesto de sociedades mediante la eliminación de algunas de sus bonificaciones.

Zubiri también propone la creación de nuevos impuestos, como un recargo extraordinario sobre los beneficios distribuidos por las empresas, pero recalca que «a las empresas que utilizan los beneficios para invertir hay que dejarlas tranquilas». Además, sugiere la conveniencia de un impuesto sobre las transacciones financieras, «aunque lo adoptara individualmente España». Desde Gestha, Manuel García también apuesta por este impuesto, que según sus estimaciones permitiría recaudar «unos 4.500 millones de euros».

«No somos unos manirrotos»

Donde Ignacio Zubiri no ve margen de ajuste posible es por el lado del gasto. «Podemos tener la sensación de q en España el gasto público es elevado, que España es un país manirroto. Y yo no tengo ninguna duda de que la eficiencia del gasto público es baja, pero nuestro país es el que menos gasta de toda la UE 15, seis puntos por debajo de la media de la UE». Por otro lado, Zubiri recuerda que grueso de nuestro gasto público es en sanidad y en educación (60%), y por tanto, cualquier recorte del gasto afectará inevitablemente al Estado del Bienestar.

  • Compartir

publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
Lo último...
Últimos vídeos

CC.OO y UGT piden ?prudencia?

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.