Sociedad

Sociedad

La ley de Costas y el insostenible modelo de desarrollo andaluz

En muchos puntos del litoral de Andalucía la propiedad privada invade por completo la zona pública, denuncian los ecologistas

Día 14/07/2012 - 11.41h

Compartir

Andalucía posee alrededor de mil kilómetros de costa. Un litoral que sufre continuas agresiones urbanísticas, denuncian organizaciones como Ecologistas en Acción, desde 1999, elabora un informe, titulado «Banderas Negras», donde analiza cómo las diferentes actuaciones humanas están provocando el deterioro de la costa.

La edición de 2012 se ha centrado en la Comunidad andaluza para criticar el modelo de desarrollismo reinante en la autonomía y alertar de que, en muchos de los casos, no se han subsanado los problemas detectados en anteriores publicaciones, explican desde la ONG.

«Málaga es quizás donde nos encontramos el paisaje más desolador. El entorno se halla prácticamente urbanizado en su totalidad; ocupando los chalets y restaurantes casi toda la Zona de Servidumbre de Protección del Dominio Público Marítimo y Terrestre, que cuenta con 100 metros de anchura a partir de la línea de costa», señala el texto. «En muchos puntos la propiedad privada invade por completo la zona pública, obligando a la construcción de espigones de defensa contra la acción del mar. Los paseantes tienen que "escalar", literal y peligrosamente, por el espigón o introducirse en áreas de la urbanización si no quiere interrumpir su paseo por la playa», continúa.

El Informe de Sostenibilidad Málaga 2009, presentado en 2011 por la Diputación Provincial de Málaga, destacaba que la erosión suponía uno de los principales problemas ambientales de la provincia, afectando al 45 por ciento de la superficie. Desde 1997 hasta 2007 se habían perdido, como consecuencia, sobre todo, de «la edificación masiva en el litoral», subraya Ecologistas en Acción, más de 10.000 hectáreas de suelo agrícola y forestal. Una cifra equivalente a casi novecientos campos de fútbol.

Desde la Axarquía hasta Estepona existe una terrible presión urbanística que, «pese a la crisis del ladrillo», amenaza a aquellos municipios que buscan de manera insostenible una oportunidad turística. Las playas de Marbella muestran, un año más, un fuerte proceso de degradación: las edificaciones han ocupado más del 90 por ciento de los primeros 100 metros de los casi 27 kilómetros de línea costera con que cuenta la localidad.

Ecotasa

Greenpeace, por su parte, ha evidenciado que la «mala» gestión de la costa andaluza, con actuaciones como la regeneración de playas, dragados, espigones y reconstrucción de paseos marítimos, origina un «derroche» de 66 millones de euros. Los datos figuran en el estudio de la organziación «Destrucción a toda costa 2012», presentado esta semana.

Una de las conclusiones del documento incide en que al ejecutarse obras en la costa no se prevé, por lo general, el impacto económico añadido de la pérdida del capital natural, como los beneficios que aportan los humedales costeros. Y citan como el caso más extremo el de las marismas del Guadalquivir, donde se ha perdido el 83 por ciento de su terreno original, mientras que en la Bahía de Cádiz la pérdida supone casi el 42 por ciento.

Greenpeace ha pedido que se aborde un sistema impositivo o fiscalidad ambiental para las actividades que más destruyen el litoral, además de la implantación de una ecotasa para la industria turística.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.