Galicia

Galicia / ANÁLISIS

Pepe Gotera robó el Códice

Compartir

Día 07/07/2012

Ha aparecido el famoso Códice medieval robado de la Catedral de Santiago dentro de una bolsa de la basura homologada para desechos orgánicos en un húmedo garaje de la pomposamente llamada capital de Galicia. No tienen demasiada suerte muchos de nuestros códices y manuscritos. Con motivo de la anterior revuelta minera en octubre de 1934 los socialistas hicieron una pira en el patio de la Universidad de Oviedo con libros raros, además del propio edificio. Ya en 1931, el jesuita García Villada, asesinado por el Frente Popular en 1936, lloraba de pena cuando otras hordas de salvajes quemaban además del edificio madrileño del ICAI sus miles de notas resultado de los trabajos de investigación histórica de varios decenios además del Corpus Inscriptionum Latinarum o toda una biblioteca reunida con grandes esfuerzos sobre Priscilianismo, Eteria ú Osio.

Pero ahora el robo del famoso Códice medieval compostelano se ha resuelto de modo asaz imprevisto para los que no conocen las delicias y posibilidades de nuestro realismo mágico a la gallega. Como en un relato imposible de Cunqueiro, Wenceslao o el sin par Valle, inventor de esperpento, el robo no ha resultado fechoría del simpático bandido Fendetestas, ni de un grupo internacional especializado, ni venganza étnica de un comando vasco navarro, gentes no muy bien tratadas en el famoso texto medieval, ni de avanzadilla cultural del filantrópico Instituto Nóos, ni rocambolesca sustracción por agente interno para ocultar al modo de Beau Geste una hipotética venta anterior del original. No. Ha resultado rústica vendetta de un Pepe Gotera local ayudado por su hijo Otilio, su mujer y su nuera.

Pero este realismo mágico nos ofrece enseñanzas de varia lección acerca de dónde está la economía real y de la relativa fragilidad de la olímpica poltrona de nuestros próceres. Todo empezó, dicen, cuando los autores tuvieron que darse de alta como autónomos. Luego fueron ninguneados como proveedores por el monopolio eclesiástico que preferían outsourcing moito mais sofisticados con sello de calidad Aenor incluido y nuestro osado Gotera clamó venganza.

Moraleja. Queridos niños: aunque los altivos próceres del Régimen desprecien a nuestra noble y sufrida clase trabajadora, la verdad es que la economía real, incluidas tus chuches y golosinas para bien o para mal, depende de ella.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es Galicia en ...

Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.