Sociedad

Sociedad

Nuevas «reválidas» para pasar de ciclo reforzarán la exigencia a los alumnos

La reforma educativa introducirá exámenes al final de Primaria, Secundaria y Bachillerato y las universidades podrán sustituir la selectividad por pruebas específicas suyas

Día 30/06/2012 - 03.56h

Compartir

Un verdadero terremoto es lo que prepara el ministro de Educación, José Ignacio Wert, con la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, cuyo anteproyecto presentó ayer en el Consejo de Ministros. Técnicamte modificará la LOE (Ley Orgánica de Educación), promulgada en 2006 con Zapatero en el Gobierno. Pero es mucho más.

El ministerio considera «un logro de las últimas décadas la universalización de la educación». Pero denuncia «las pobres calificaciones obtenidas por los alumnos españoles en las pruebas de evaluación internacionales como PISA, las elevadas tasas de fracaso escolar y abandono escolar temprano, y el reducido número de estudiantes que alcanza la excelencia».

Ante este estado de cosas, y basándose en el principio de igualdad de oportunidades y de que todo ser humano posee talento y puede y debe encontrar su sitio en la sociedad, se introcen los cambios.

Revolución

El primer resorte es «reducir el número de materias y vías, y aumentar la carga lectiva de las asignaturas instrumentales», tanto en la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria) como en el Bachillerato. Es decir, habrá un 25 por ciento más de Matemáticas y Ciencias, Lengua e Idiomas.

A partir de segundo de la ESO se introducirán «programas de mejora del aprendizaje, del rendimiento y de cualificación profesional». Se adelantará a tercero de la ESO la elección de itinerarios a través de la elección de materias. Y finalmente se convertirá cuarto de la ESO en «un curso de iniciación con dos sendas bien diferenciadas: hacia el Bachillerato y hacia la Formación Profesional».

Habrá «evaluaciones externas al final de cada etapa», que serán diseñadas por «el Gobierno en la parte de enseñanzas mínimas y por las autonomías en la parte restante». Y se facilitará el acceso de la FP de grado medio a la FP de grado superior.

Lo enunciado quiere decir, por ejemplo, la introducción de tres exámenes a escala nacional para pasar del Primaria a la ESO, de la ESOal Bachillerato y al final de Bachillerato. Se podrá «repetir» sexto de Primaria, por ejemplo, si no se aprueba el exámen al final de esa etapa. Y solo se podrá superar un curso académico con dos materias suspendidas (no con tres o más, como ahora). Para obtener el título de bachiller, habrá que aprobar la prueba «ad hoc» de «reválida». La nota final será una media en la que el peso del 60% se lo llevará el expediente, y el 40% restante la nota propiamente del examen. Además, cada Universidad podrá establecer las pruebas de acceso que crea pertinentes.

El plan del ministerio es comenzar, a partir de la semana que viene, un periodo de diálogo con los partidos políticos y con todos los sectores implicados. Aunque, al parecer, lo tiene todo pensado hasta el detalle, el departamento de Wert está abierto a propuestas y mejoras, siempre que no descuadren el planteamiento inicial, que pretende superar enfrentamientos ideológicos y centrarse en esquemas de mejora de resultados.

El proceso de consultas desembocará en un borrador que pasará al Congreso de los Diputados antes de finales de año. Por lo tanto, ya para el curso 2013-2014 entrará en vigor la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. Como suele ocurrir en textos de este calado, la nueva ley adquirirá pleno desarrollo en los tres cursos siguientes.

El Consejo de Ministro aprobó el Real Decreto por el que se establecen los umbrales de renta y patrimonio familiar y las cuantías de las becas y ayudas al estudio para el curso 2012-2013. La novedad es que los universitarios con beca que no aprueben el 50% de los créditos tendrán que devolver el dinero. El reintegro de la cuantía de las «becas salario» tiene como objetivo «evitar la utilización fraudulenta de estas ayudas», dijo Wert. Hasta ayer, la condición para no tener que devolverla era «presentarse a un tercio de los créditos matriculados». «El alumno podía presentarse al examen y dejarlo en blanco para no tener que devolver el importe de la beca», añadió.

Las palancas del cambio

1. Cultura de la evaluación

Desaparece la Selectividad como tal, pero habrá tres exámenes de final de ciclo que habrá que superar si se sigue la vía académica: al final de Primaria, la ESO y el Bachillerato. Además, las universidades podrán introducir pruebas especiales de acceso.

2. Facilitar itinerarios

El ministerio pretende que la elección, sin ser coercitiva, se adecue a las capacidades del alumno, que ya a partir de 2.º de la ESO puede tener «programas de mejora del aprendizaje y el rendimiento, así como de cualificación profesional». Las «pasarelas» no cerrarán caminos.

3. Rendición de cuentas

El ministerio exigirá a los estudiantes, profesores y colegios la rendición de cuentas e incentivará el esfuerzo. El sistemas de evaluación externa, «censales y consistentes en el tiempo» creará transparencia sobre la calidad de cada centro.

4. Volver a las materias clave

Comprensión lectora, Matemáticas e Idiomas van a ganar un 25% más de peso con la reforma, carga que perderán optativas descafeinadas. Eso será compatible con promover la especialización y mayor autonomía en la gestión de los centros, y de ese modo «impulsar la calidad».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.