Sociedad

Sociedad

El Vaticano estudia las explicaciones del obispo argentino fotografiado bañándose con una amiga

Fernando María Bargalló pidió perdón por su «imprudencia», que da lugar a «malas interpretaciones»

Día 20/06/2012 - 17.14h

Compartir

El Vaticano está valorando las explicaciones dadas por el obispo de Merlo-Moreno, en el área metropolitana de Buenos Aires, a raíz de la difusión televisiva de media docena de fotos en las que se le ve bañándose con una mujer en una playa turística de México. El caso levantó gran revuelo en Argentina el martes hasta que el interesado explicó, a última hora del día, su versión de los hechos.

Fernando María Bargalló, de 57 años, asegura que la actitud amistosa de las fotos responde a que se trata de «una amiga de la infancia» con cuya familia mantiene «vínculos de fuerte amistad desde toda la vida». Pero también reconoce que su gesto ha sido una «imprudencia» y «puede dar lugar a lo que no fue, a malas interpretaciones».

El obispo bonaerense, que es presidente de Cáritas para América Latina y el Caribe, manifestó que «las fotos responden a un encuentro en México, en donde coincidimos por distintos motivos hace dos años».

Según medios argentinos, el prelado visitó el martes al nuncio en Buenos Aires, el suizo Emil Paul Tscherring, a quien transmitió explicaciones para el Papa. El posible expediente disciplinario de monseñor Bargalló será instruido por la Congregación para la Doctrina de la Fe, conjuntamente con la Congregación para los Obispos.

En un comunicado escrito que leyó personalmente para la televisión a la puerta de su residencia, el prelado argentino pidió «perdón de todo corazón si este hecho ha provocado o pudiera provocar algún tipo de daño». Al mismo tiempo reiteró su «compromiso total con Dios y con la Iglesia en la misión que me ha encomendado en esta querida diócesis de Merlo-Moreno y en las demás responsabilidades al servicio de mis hermanos». En tono arrepentido, el obispo manifestó sentir «profundamente mi sacerdocio y la entrega al Señor Jesús, y en ella deseo perseverar hasta el fin».

La Iglesia católica cuenta con unos 5.200 obispos en todo el mundo. Se trata de un número elevado, lo cual da lugar a comportamientos inadecuados y a sanciones serias todos los años.

El pasado mes de enero, el Vaticano anuncio la dimisión anticipada del obispo auxiliar de Los Ángeles, Gabino Zavala, al descubrirse que era padre de dos hijos. Hace dos semanas dimitió también por anticipado, a instancias de la Santa Sede, el obispo auxiliar de Camberra, Pat Power, conocido por sus posiciones liberales.

El Vaticano procede también de vez en cuando a la destitución, como la del obispo de Trapani, Francesco Micciché, el pasado 19 de mayo, por serio desorden económico. Otros comportamientos más graves llevan a la expulsión del estado clerical, lo cual supone dejar de ser obispo y también de ser sacerdote, como le sucedió el pasado mes de mayo al canadiense Raymond Lahey, sorprendido con pornografía infantil en su ordenador cuando era obispo de la pequeña diócesis de Antigonish.

En la última década han sido también motivo de cese de obispos comportamientos gravemente inadecuados como, por ejemplo, no prestar ayuda después de un accidente de trafico o beber más de la cuenta en algunas ocasiones.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.