Sociedad

Sociedad

Los políticos y el «vicio» de fumar, una mala combinación

La Sociedad Española de Neumología ha sometido a revisión la salud pulmonar de nuestros políticos: una cuarta parte de los dirigentes fuman, tres de cada diez presentan riesgo de desarrollar EPOC y el 40% aún ignora que el tabaquismo es la principal causa de la enfermedad

Día 15/06/2012 - 11.12h

Compartir

La política somete a los pulmones de diputados y senadores a un «alto voltaje». Tres de cada diez de nuestros dirigentes actuales están sometidos a niveles de fatiga, tienen una edad media, presentan un hábito tabáquico y otros síntomas respiratorios tales que padecen riesgo real de sufrir EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Es una de las conclusiones que se desprenden de un análisis elaborado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), que ha sometido a «examen» médico-respiratorio a 285 parlamentarios españoles, así como ha testado sus conocimientos en relación a la EPOC.

Para desconcierto de muchos -aunque no dejan de salirse de los niveles estandarizados entre la población-, entre el 36% y el 54% de nuestros representantes políticos ignoran que existe una relación directa entre fumar y la prevalencia de la EPOC. La patología tiene como principal factor de causa el hábito al cigarrillo y, por lo comprobado en los aledaños de instituciones políticas como el Congreso de los Diputados, el Senado o la Asamblea de Madrid, muchos de los actuales parlamentarios presentan esa mala costumbre. De hecho, según el estudio de la Separ, es en la Asamblea madrileña y el Parlamento regional de Castilla-La Mancha donde más se observa la tendencia de «salir a la puerta a echar un pitillo»: en Madrid, el 47% de los diputados son fumadores; en las Cortes de Toledo, lo hacen el 38%de los parlamentarios.

El 60%, fumadores o exfumadores recientes

Como promedio, la Separ advierte que más de una cuarta parte de los dirigentes son fumadores. Dos terceras partes se inscriben en la categoría «fumadores o exfumadores» recientes. La Cámara donde más expuestos están a los efectos del tabaquismo es en la Alta (en el Senado se «respira» y sufre el efecto de 40 paquetes al año por dirigente, como mínimo). Así las cosas, el resumen de la Separ es que más de un 30% de los parlamentarios presentan esa propensión a la enfermedad pulmonar, tras someterles a una espirometría post-broncodilatadora y examinar su nivel de monóxido de carbono para determinar la exposición que habían tenido al humo del tabaco en la última temporada, sea de manera activa o pasiva.

También dictamina la Separ que los porcentajes de prevalencia de la EPOC entre los senadores, por ejemplo, se adecuan a los de la población generalizada: si en España un 10,2% de la población adulta entre 40 y 80 años la padece, entre los senadores la tasa es de un 8,6%. No obstante, sí es preocupante el hecho de que entre el 49% y el 69% de los parlamentarios desconozcan qué significan las siglas EPOC, también ignoran que existe una estrategia nacional para prevenir la patología. La Separ alerta de que el grado de conocimiento de la dolencia es «bajo» entre los dirigentes, «como también lo es entre la población general española», destaca el doctor Joan B. Soriano, director de Epidemiología e Investigación Clínica de la Fundación Caubet-Cimera de las Islas Baleares. Y no menos inquietante es, para finalizar, que la mitad de los dirigentes que padecen EPOC estén aún sin diagnosticar (un indicador que sube hasta el 73% en el caso de la ciudadanía fuera de los Parlamentos).

Meter la patología en la agenda política

Con estos datos, el doctor Juan Ruiz Manzano, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, señala que esta iniciativa propulsada entre los políticos es una de las de mayor envergadura realizada para evaluar la salud de nuestros políticos, al tiempo que «pretende dar a conocer la EPOC entre los políticos para que tomen conciencia de la existencia de esta enfermedad y de su principal factor de riesgo, que es el tabaquismo». Desdeñarla, cuando la OMS advierte que en el año 2030 se prevé que la EPOC sea la tercera causa de muerte (en la actualidad provoca 18.000 muertes al año en España), sería un error. Político y social, así que los investigadores principales del estudio, los doctores Soriano y Julio Ancochea, del Hospital La Princesa de Madrid, subrayan que «elevar el perfil de la enfermedad dentro de la agenda política es una estrategia clave para divulgar y concienciar al resto de la población de los riesgos de padecer EPOC».

Por último, en el marco del XLV Congreso Nacional celebrado por la Separ en Madrid, en el que se presentó este estudio llamado ConSePOC, los expertos también se mostraron preocupados por la situación actual, ya que aunque se han impulsado medidas restrictivas contra el tabaco y sus secuelas, han detectado que éstas sí han contribuido a reducir la exposición al humo que hay en todos los ambientes, como en los establecimientos hosteleros, si bien las cifras negativas «se encuentran todavía en el número de fumadores, que no baja, sino que se estabiliza, en los intentos fallidos de abandono del tabaco por parte de los fumadores y en la exposición de los niños al humo del tabaco en su hogares», puntualiza el presidente de la Separ.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.