Galicia

Galicia

Podría ser peor

Compartir

Día 13/06/2012

Antes de irse a Polonia a ver jugar a los heroicos chicos del fútbol, últimos depositarios ya del desvaído honor patrio con toda la austeridad propia del caso, Mariano se hacía un sincero canto a sí mismo como una especie de esforzado Walt Whitman, pero de Compostela. No es para menos. Tras un importante tira y afloja luego de amenazar con derribar las columnas del templo del sagrado euro, había logrado crédito fresco para salvar la parte más quebrada de nuestro sistema financiero que es la que previamente habían arruinado con su corrupción o incompetencia al alimón los políticos de uno y otros partidos y de una y otras CCAA, pero a diferencia del caso griego o luso sin una intervención política oficial extranjera que supusiera un claro antes y un después.

Así se logra también el salvamento o, al menos, aplazamiento del desahucio de toda la onerosa y descomunal casta política que ocupa, explota —cuando no saquea— las instituciones del Reino y que constituye causa principal de nuestros males. De modo que nuestros cientos de miles de políticos que se desvelan y sacrifican por nuestro bienestar puedan seguir haciéndolo sin dimisiones ni dirimir responsabilidades hasta derramar el último euro de la depauperada hacienda de todos los españoles y españolas, niños de primera comunión, lactantes o nasciturus incluidos.

Y sin que los señores de negro, o de gris marengo o rayita diplomática nos intervengan formalmente en lo político. Acaso habrá un gobierno colaboracionista más o menos como el de Vichy con el anterior Reich alemán, pero formalmente autónomo español si la mohatra mediática lo permite. Así pues, dispondrán de dinero fresco para tapar agujeros, administrar silencios y salvar responsabilidades amigas o de correligionarios. Y aunque haya que devolverlo con intereses dentro de tres años, para entonces, Dios dirá.

Sea cual sea el tamaño de la sima que los bizarros auditores espeleólogos extranjeros puedan acotar, los amigos o colegas, entre otros, de Bankia, Catalunya bank o nuestra Novagalicia banco, sin olvidar la CCM cuya sede talaverana curiosamente se ubica en el antiguo Asilo de San Prudencio, podrán dormir hoy con placidez. Me temo que los españoles y españolas, gallegos y gallegas, que soportan el cada vez más pesado tinglado no ya financiero sino político, no tanto.

Tranquilos: el Dépor y el Celta a primera…¡Uff! ¡Menos mal que ha empatado España!

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es Galicia en ...

Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.