Economía

Economía

Economía

La Unión Monetaria Latina y otros intentos europeos fallidos antes del euro

Si el euro se parte o desaparece completamente no sería la primera ocasión que un proyecto de unidad monetaria se disuelve en Europa

Día 11/06/2012 - 08.52h

Compartir

El euro está sumido hoy en una profunda inestabilidad. El futuro de la moneda común está en entredicho por las diferencias entre las economías de los países miembros y particularmente por el hundimiento de Grecia. Si el euro se parte o directamente desaparece, sin embargo, no sería la primera ocasión que se disuelve un proyecto de unidad monetaria en Europa.

El primer gran plan europeo de unidad económica fue la Unión Monetaria Latina, impulsada por Francia en 1865 junto con Bélgica, Italia, Suiza y posteriormente Grecia. La unión consistió estrictamente en fijar un tipo de cambio de sus respectivas monedas con un patrón de oro y de plata. No hubo una moneda común, pero el tipo de cambio era de uno a uno: una lira valía un franco. No contó con un único banco central ni hubo nada parecido a unidad de política económica y fiscal. España, que creó la peseta en 1868 para formar parte de la Unión Latina, finalmente no llegó a adherirse formalmente.

La Unión Monetaria Latina y otros intentos europeos fallidos antes del euro
ABC
100 liras

«Los problemas surgieron de inmediato por las fluctuaciones del valor entre la plata y el oro. Era complicado mantener el tipo de cambio. Cada país guardaba la relación como podía», explica Estrella Trincado, profesora de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Complutense de Madrid. «El valor de la plata disminuyó pronto porque aumentó su presencia en el mercado gracias a nuevos yacimientos y porque Alemania cambió sus reservas de plata por oro», explica José María Serrano Sanz, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza. «Los miembros de la Unión Latina se pasaron pronto al patrón oro, el imperante en la época, aunque no se disolvieron formalmente hasta 1927». El sistema monetario del patrón oro garantizaba el cambio de monedas y billetes por su valor asignado en el metal precioso.

«La Unión Latina fracasó porque había grandes desequilibrios entre los países», explica Josep Pujol Andreu, catedrático de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Autónoma de Barcelona. Y pone un ejemplo: «Italia hinchó su presupuesto público y lo financió imprimiendo liras. La inflación se disparó y la contagió a otros países, especialmente en Francia, ya que compraron francos en grandes cantidades porque era la economía fuerte». El catedrático argumenta que «para que una unión monetaria funcione tiene que haber un presupuesto equilibrado en todos los países».

«La ruptura no fue traumática ya que los países fueron abandonando poco a poco. Además, contaban con su propia moneda y política fiscal», apunta el catedrático Pujol. Sin embargo, según matiza la profesora Trincado, sí hubo rápidas consecuencias negativas: «El hecho de no contar con un tipo de cambio común agudizó las devaluaciones competitivas de la crisis del 29 en un círculo vicioso de desestabilización económica. De todas formas, hubiera sido imposible mantener la unidad porque los países fuera de la unión aplicaban esas políticas de devaluación».

«Una unión monetaria por sí sola es endeble. Es difícil mantener sin una unión económica fuerte detrás (como la política fiscal), sin igualdad económica entre los países y sin mecanismos compensadores para equilibrarlos», afirma la profesora de Historia e Instituciones Económicas. «El problema de toda unión monetaria es que tiene caducidad si no camina hacia la unidad política», confirma el catedrático Serrano Sanz.

Unión Monetaria Escandinava

La Unión Monetaria Escandinava fue otro caso fallido. El proyecto, nacido en 1873, incluyó a Suecia, Dinamarca y Noruega. Cada país mantuvo su propia moneda y su banco central, aunque la corona sueca y el Banco de Estocolmo se erigieron como referencia.

En la Unión Escandinava se daban unas premisas fundamentales para el éxito: cercanía geográfica, igualdad económica y una ambición de unidad política. Sin embargo, la unión no resistió la Primera Guerra Mundial. El impacto desigual en cada economía nacional animó a cada país a hacer su propia política monetaria hasta la disolución completa de la unión en 1924.

Uniones con éxito

No todos los proyectos europeos fracasaron por completo. A pequeña escala, Irlanda se adhirió a la libra británica desde 1826 hasta 1979, cuando comenzó su camino al proyecto de la unión monetaria europea. Bélgica y Luxemburgo mantuvieron una unidad monetaria desde 1922 hasta el euro. Aunque el ejemplo de referencia para la construcción de la UE fue la Unión Aduanera Alemana. Los numerosos estados germanos comenzaron por prescindir en 1834 de aranceles, y en la década de los setenta del siglo XIX ya contaban con un país unificado, unidad política, fiscal y monetaria, y un banco central.

El proyecto de la Unión Europea comenzó, como la unión alemana, con la supresión de aranceles, y hoy cuenta con una moneda común y un banco central. Sin embargo, la inestabilidad económica hace que el proyecto esté en cuestión. Y, si se produce su caída, no cabría parangón en la historia europea por el grado de compromiso adquirido. «La salida del Grecia o cualquier país del euro sería traumática porque no ha mecanismos establecidos ni de salida ni para garantizar que ninguno va a salir. Navegaríamos en la incertidumbre, y podría haber un efecto dominó», pronostica el catedrático Serrano Sanz.

El catedrático Pujol Andreu coincide en el diagnóstico: «La salida de un país del euro sería dolorosa porque supondrá una devaluación fuerte de la nueva moneda, un mayor coste para pagar la deuda y grandes problemas de financiación. Daría lugar a un problema grave de emprobrecimiento». «Si el euro espera tener futuro necesitaría una unión fiscal seria, una regulación común del sector financiero y un Banco Central Europeo con voluntad de financiar Estados, aunque no a cualquier precio».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. V. Bruselas trata de delimitar el poder los gigantes tecnológicos americanos mientras Obama acusa a la UE de proteccionismo
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...
    EFE
    ABC La economía crecerá un 1,3% este año y un 1,8% en 2015, según AFI
    Últimos vídeos

    CC.OO y UGT piden ?prudencia?

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.