Padres e Hijos

Padres e Hijos / educación

Latín como eje formativo

Compartir

Siguiendo una estela exitosa en EE.UU., abre en Madrid el «Aquinas American School», primer colegio que regresa en España a la formación humanística clásica del Trivium

Día 30/05/2012 - 17.58h

Antonio Arcoles, un profesional del mundo de la educación ligado al CEU, con un grupo de amigos, compró recientemente un colegio privado en Madrid que pertenecía a unas religiosas. Quería introducir en España un tipo de escuela ya exitosa en los Estados Unidos y basada en lo que allí llaman la «Classical Catholic Education». «Las leyes españolas te condicionan mucho», señala Arcones a ABC, de ahí que su «Aquinas American School» es «un colegio mixto dependiente de la legislación académica estadounidense», que ofrece también las etapas educativas desde los 3 años hasta el 2.º de Bachillerato, y para esto último se acoge a «la normativa española sobre centros extranjeros». Las clases son en inglés.

«¿Se sabe más?»

¿Por qué el « Aquinas»? A los tres o cuatro años, «los niños están llenos de ilusiones, de curiosidad, todos quieren aprender. ¿Qué ocurre en la mayoría de los colegios, que cuando cumplen los doce o los trece años apenas tienen interés ya por los libros y la sabiduría?», se pregunta Arcones. Más razones: «No se sabe hablar en público, no se argumenta con lógica, no se precisan los términos de la discusión, no se adquiere la capacidad para asimilar por sí mismo nuevas asignaturas, cuando se deja el colegio y la universidad». Otra inquietud: «A los muchachos de hoy en día se les enseña muchas asignaturas.

¿Pero saben más en realidad? ¿Están más preparados?». Arcones cita a la escritora y traductora Dorothy Sayers, buena amiga de C.S. Lewis, J.R.R. Tolkien y T.S. Elliot, una de las impulsoras de los métodos clásicos de formación. En 1947, en Oxford, pronunció una famosa conferencia: «Las herramientas perdidas del aprendizaje». Allí decía: «Si hemos de producir una sociedad de gente formada, capaz de preservar su libertad intelectual en medio de las complejas presiones de nuestra sociedad moderna, debemos hacer girar hacia atrás la rueda del progreso unos cuatrocientos o quinientos años, hasta el punto en que la educación comenzó a perder de vista su verdadero objetivo, hacia fines de la Edad Media».

Disciplina de mente

Las llamadas Artes Liberales formaban la primera enseñanza en la época medieval, organizadas en el Trivium (Gramática, Dialéctica y Retórica) y el Quadrivium (Aritmética, Geometría, Astronomía y Música). Lo primero que resalta del Trivium es que dos de esas materias no son lo que comúnmente se llaman «asignaturas». Y es que el objetivo del Trivium es enseñar al estudiante el uso apropiado de las herramientas del aprendizaje, antes que comenzar a aplicarlas a «las asignaturas».

Se aprende primero un idioma, a usar el idioma y a expresarse en ese idioma. La disciplina de mente, aquí, la proporciona una lengua como el latín. Se trabaja su estructura idiomática (gramática), cómo usarlo de manera lógica para construir argumentos (dialéctica) y, finalmente, a expresarse de forma pulcra y rigurosa (retórica). Cuando el método de razonamiento está bien asentado, se pasa a estudiar lo que hoy llamaríamos Matemáticas, Física y Música. La enseñanza del lenguaje va acompañada de lecturas de historia, ciencias naturales, etc. Y se practica mucho deporte. Este método, que ha sobrevivido durante siglos, ahora adaptado proporciona los utensilios anímicos para cualquier aprendizaje posterior, desde la «gramática» de la Bioquímica a la de la Física Quántica.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Sigue ABC.es en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.