Ciencia

Ciencia

El Yeti, acorralado por la ciencia

Día 23/05/2012 - 09.53h
Temas relacionados

Investigadores de la Universidad de Oxford examinarán los supuestos restos orgánicos de la misteriosa criatura para averiguar si existió de verdad

El Yeti, acorralado por la ciencia
Archivo
Un pie humano comparado con la supuesta huella del Yeti

Para el yeti, el misterioso humanoide enorme y peludo que, bajo distintos nombres, aseguran haber visto en distintas zonas del mundo, parece haber llegado la hora de la verdad. Y es que un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, junto a expertos del Museo de Zoología de Lausana, en Suiza, han decidido tomar cartas en el asunto y examinar a conciencia los supuestos restos orgánicos de la misteriosa criatura para averiguar la verdad. En la imagen, la supuesta huella de un yeti en Nepal.

Yeti, Pie Grande, Sasquatch, migoi... los nombres varían según cuál sea la región del mundo, pero todos ellos se refieren a la misma (y supuesta) criatura. No importa si se trata del Himalaya, Canadá o las cordilleras de Sud América, la historia es la misma: personas que aseguran haberse encontrado con una especie de gran humanoide, totalmente cubierto de pelo y que intenta siempre poner fin cuanto antes al fugaz encuentro.

¿Mito o realidad? Esa es la cuestión. Numerosas expediciones, la mayor parte de ellas no científicas, han intentado obtener pruebas de la existencia de la criatura, aunque sin éxito. Sí que hay, sin embargo, una auténtica colección de supuestas "pruebas" físicas de su existencia, desde huellas a excrementos o incluso mechones de pelo.

Ahora, los investigadores aplicarán a decenas de estos "restos" las últimas técnicas de análisis genético para determinar si, efectivamente, las leyendas tienen algo de realidad y nos encontramos ante una nueva especie hasta ahora desconocida.

Despejar dudas

"Es un área de investigación en que la que cualquier académico serio se aventura con cierto grado de inquietud -afirma Bryan Sykes, del Wolfson College de Oxford-. Es un campo lleno de informes excéntricos y engañosos". El investigador admite que ha habido ya otros análisis genéticos de supuestos restos del yeti, pero ninguno de ellas es reciente, y durante los últimos años "las técnicas de prueba, especialmente las de cabello, han mejorado mucho debido al avance de la ciencia forense".

Por eso, este proyecto de investigación podría despejar de una vez y para siempre las dudas que nos persiguen desde hace ya décadas y de las que se han aprovechado hasta ahora incontables falsificadores y falsos científicos.

Todo empezó en el año 1951, cuando los miembros de una expedición al Everest regresaron con una serie de fotografías que mostraban las huellas de un pie gigantesco sobre la nieve. Huellas muy similares a las que dejaría un ser humano, pero muchísimo mayores. Fue entonces cuando se empezó a especular sobre la existencia de una misteriosa criatura gigante, parecida a un ser humano y totalmente desconocida para la ciencia.

Desde ese momento, los "avistamientos" se dispararon. Y no solo en el Himalaya, sino en muchos otros lugares del mundo. Ahí están, para demostrarlo, los "sasquatch" de Estados Unidos, los "almasty" de la cordillera del Cáucaso o el "orang pendek" de Sumatra.

Origen humano

Los análisis serios realizados hasta el momento parecen apuntar al origen exclusivamente humano de los restos orgánicos aunque, como explica Sykes, "nunca se ha llevado a cabo una revisión sistemática de todo ese material".

Ahora, los investigadores reunirán para su estudio la mayor cantidad de (supuestas) pruebas orgánicas de todo el mundo. Partirán del archivo de restos de Lausana (Suiza) recopilados por Bernard Heuvelmans durante más de 50 años (entre 1950 y 2001, el año de su muerte). Pero pedirán a otras instituciones y a personas que guarden algún material de utilidad que lo envíen al laboratorio. Todas las muestras serán después sometidas a un riguroso análisis genético, cuyos resultados, además, se publicarán en revistas científicas de prestigio, de forma que el trabajo pueda ser revisado por otros investigadores.

Por supuesto, ni Sykes ni el resto de los integrantes de su equipo está seguro de que su investigación confirme la existencia del yeti. "Creo que es improbable -afirma-. Pero, por otro lado, si no lo estudiamos, nunca lo sabremos".

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

El listado, elaborado por conservacionistas, incluye especies de extraña apariencia o comportamiento, con una particular historia evolutiva y en peligro de extinción
Científicos españoles identifican en Santo Tomé el lugar exacto de la batalla de Baecula, librada hace más de 2.000 años entre romanos y cartagineses en la provincia andaluza
Lo último...
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Prueba los nuevos juegos web

  • Goat Jump

    Goat Jump es un genial juego flash online de habilidad, en el que ...

  • Verminator

    Divertido juego flash online gratuito de habilidad, en el que te encuentras ...

  • Computer Slacking

    Diviértete con este juego flash online infantil en el que deberás ...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.