Arte

Arte

Keith Haring: cuando el grafiti llegó a los museos

Hijo del Pop Art, creció amparado a la sombra de Andy Warhol, Basquiat o el propio Roy Lichtenstein. Su obra es hoy reconocida en los centros de arte moderno de todo el mundo

Día 05/05/2012 - 21.06h

Compartir

Google ha recuperado con su «doodle» la figura de uno de los artistas más reconocidos de la década de los 80 y los 90, Keith Haring, quien supo reflejar el espíritu de la generación pop y la cultura callejera de Nueva York en aquellos efervescentes años.

Este artista y activista de Reading (Pensilvania) desde muy pequeño mostró su interés por el dibujo y por la estética de los cómics, así como por los dibujos de Walt Disney, todos ellos influencias claras en su obra.

Comenzó a hacer serigrafías para imprimir en camisetas mientras estudiaba en la Ivy School of Art de Pittsburgh. Durante su último año en esta escuela de arte, en 1979, realizó una performance titulada «Poetry-Word-Things», en el Club 57 de Manhattan.

Tras su paso por la Ivy School of Art, estudió en la Escuela de Artes de Nueva York y allí creció como artista influenciado por Keith Sonnier y Joseph Kosuth.

Su obra e iconografía, una mezcla de arte, música y moda, consiste en una mezcla de elementos sexuales con platillos volantes, personas y perros, animales y figuras bailando.

Aunque experimentó con numerosas técnicas creativas -«performances», vídeo, instalaciones y «collage»- el dibujo fue el medio que mejor le permitió comunicarse con su gran audiencia. Descubrió entonces los grandes paneles publicitarios vacíos y cubiertos de papel negro que se exhibían en el Metro neoyorquino.

A principios de los 80 comenzó a hacer grafitis, dibujando con rotulador imágenes similares a dibujos animados sobre anuncios en el metro de Nueva York. Más tarde le siguieron unas historietas dibujadas con tiza blanca sobre los paneles negros del metro reservados para publicidad. Por esto, fue arrestado en varias ocasiones por dañar la propiedad pública.

Keith Haring: cuando el grafiti llegó a los museos
Una de las obras más características de Keith Haring
En ese singular soporte artístico dio rienda suelta a su imaginación con tiza blanca y líneas rápidas y rítmicas. A estas obras públicas seguirían otras muchas en diversos puntos de Estados Unidos, Europa e, incluso, Australia, que le convirtieron en referente juvenil de una generación.

Keith Haring: cuando el grafiti llegó a los museos
Uno de los murales de Keith Haring en Nueva York que se conservan intactos

Pero no solo la calle fue testigo de su talento artístico. La galería Tony Shafrazi acogió su primera exposición individual y a la inauguración asistió el mismísimo Roy Lichtenstein. La obra de Keith Haring es hoy una de las más valoradas del Pop Art ha sido expuesta en numerosos museos de arte moderno de todo el mundo, como la Tate Modern de Londres o el MoMA de Nueva York.

En 1986 pintó un trozo del muro de Berlín y, ese mismo año, abrió la boutique Pop Shop en la que vendía sus productos. En 1989 creó la Fundación Keith Haring cuyo objetivo es luchar por la solución de los problemas sociales. Falleció el 16 de febrero de 1990, víctima del sida, en Nueva York.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El Prado rastrea en una exposición única las huellas del pintor que más ha influido en la pintura de los siglos XIX y XX

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.