Ciencia

Ciencia

El primer agricultor europeo

Un análisis genético de restos humanos de la Edad de Piedra muestra cómo el cultivo de los alimentos se extendió por todo el continente de sur a norte

Día 27/04/2012 - 16.27h

Compartir

Una de las grandes cuestiones sobre nuestra propia evolución es cómo el ser humano dejó de ser tan solo un cazador y recolector de alimentos para establecerse como agricultor. Una nueva investigación publicada en la revista «Science» viene a arrojar luz sobre este proceso en Europa. Los científicos creen que fueron individuos del sur del continente los que llevaron esta práctica hacia el norte en sus migraciones. Y no solo propagaron una forma de vida, sino también sus propios genes, que se mezclaron con los de sus vecinos más habituados al frío hasta dar lugar al genoma de los europeos modernos. Los investigadores llegaron a esta conclusión tras el análisis de ADN de restos humanos de 5.000 años de antigüedad hallados en Suecia.

«Hemos analizado los datos genéticos de dos culturas diferentes -la de los cazadores-recolectores y la de los agricultores- que existieron en la misma época, a menos de 400 kilómetros de distancia el uno del otro», explica Pontus Skoglund, de la Universidad de Uppsala (Suecia). «Después de comparar los datos con los de las poblaciones humanas modernas de Europa, encontramos que los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra eran más parecidos a los individuos finlandeses, mientras que los agricultores mantenían una estrecha similitud con las poblaciones del Mediterráneo».

La mayoría de los expertos coincide en que el modo de vida agrícola se originó hace unos 11.000 años en Oriente Próximo y unos 5.000 años más tarde se extendió al continente europeo. Pero este nuevo estudio puede ayudar a los científicos a comprender el impacto de esa revolución agrícola sobre la diversidad humana.

Viajeros intrépidos

El equipo analizó los restos de tres individuos cazadores-recolectores de la isla de Gotland y los de un agricultor de Gökhem, cuya pertenencia a cada grupo se reconoce por la forma en la que eran enterrados. Los antiguos cazadores-recolectores tenían una firma genética distinta que era similar a la de los europeos del norte actuales, mientras que la firma genética de los agricultores se asemeja mucho a la de los europeos del sur. Curiosamente, estos genomas antiguos no comparten muchas similitudes con los de los suecos de hoy en día, a pesar de que el descubrimiento se realizó en Suecia.

«Los resultados sugieren que la agricultura se propagó por toda Europa con la migración de las personas», agregó Skoglund. Los investigadores sugieren que los primeros agricultores de Europa fueron viajeros intrépidos que se desplazaron al norte a través del continente y se instalaron allí. Vivieron durante varias generaciones, más de mil años, al lado de los cazadores-recolectores residentes sin tener relación, hasta que al final se mezclaron. En consecuencia, los genomas de la mayoría de los europeos modernos fueron formados probablemente por esta migración prehistórica que trajo la agricultura al continente.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Investigadores insisten en la existencia de la primera supertierra descubierta en zona habitable, rechazada por otros estudios
José Manuel Nieves Encuentra aquí todos los vídeos del blog que te explica las noticias científicas
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.