Ciencia

Ciencia

Awás, la tribu del fin del mundo

A punto de desaparecer en medio de la indiferencia general, sus poco más de 350 integrantes intentan sobrevivir en los últimos reductos vírgenes de la selva de Brasil. Algunos nunca han sido contactados. Nuevas imágenes desvelan su increíble forma de vida

Día 25/04/2012 - 15.57h
FOTOS: D Pugliese/ Survival

Compartir

Awás, la tribu del fin del mundo
Desde una edad muy temprana, todos los awás aprenden a cazar

Los awás, la tribu más amenazada del planeta, se extingue sin remedio. Sus poco más de 350 integrantes intentan sobrevivir por todos los medios en los últimos reductos vírgenes de una selva, al noreste del Brasil, en el estado de Maranhao, que una vuez fue totalmente suya. Hoy, la organización Survival Internacional pone en marcha una campaña mundial para intentar salvar a los últimos awás de los invasores que ocupan ilegalmente sus tierras y los matan, además, sin contemplaciones cuando se encuentran con ellos.

Son algo menos de 360 y dependen por completo de la selva. Sus vidas, cuando les dejan, transcurren en contacto íntimo con la desbordante naturaleza del Amazonas. Cazan, pescan, recolectan frutos y, cuando viajan, llevan con ellos las brasas encendidas de su última hoguera para encender fuego en cada nuevo campamento.

Awás, la tribu del fin del mundo
Amererintxia se sienta en una hamaca junto a su mono mascota

Muchos son nómadas, y se mueven rápidamente por la selva en pequeños grupos de veinte o treinta personas. Viajan en familia, una familia de la que también forman parte los animales salvajes, que adoptan como mascotas aunque no las privan de su libertad. Así viene siendo desde hace incontables generaciones, y así debería ser durante muchas generaciones más. Sin embargo, eso no ocurrirá.

Los awás están a punto de desaparecer en medio de la indiferencia general. Son, hoy por hoy, la tribu más amenazada del mundo y viven literalmente rodeados y asediados por madereros ilegales que talan su selva; por ganaderos que invaden su territorio; por colonos que se establecen sin permiso y que van recortando poco a poco, inexorablemente, sus tierras. Muchos de los invasores, además, van armados. Y en una lucha desigual de pistolas y rifles contra arcos y flechas, los exterminan sin contemplaciones.

Nunca contactados

Hoy, los pocos awás que quedan están repartidos en cuatro territorios que, en teoría, han sido delimitados por las autoridades brasileñas y son zonas protegidas para su uso exclusivo. En realidad, la mayor parte de la selva de los awás está siendo sistemáticamente destruida e invadida de forma masiva. El Gobierno de Brasil ha fracasado de forma estrepitosa en su intento de expulsar, o de castigar, a los invasores.

Algunos de ellos (unos cien, aunque el número exacto no se conoce) han conseguido huir sin ser nunca contactados. Viven en los últimos reductos impenetrables de una selva que una vez fue suya y que siguen considerando su hogar. Sabemos de ellos solo a través del resto de los awás, los que sí han tenido algún contacto con nuestra civilización, que a veces se encuentran fugazmente con estos auténticos "fantasmas" de la selva. Pero los awás, tanto los unos como los otros, siguen huyendo, intentando sobrevivir. Aunque cada vez les quedan menos sitios a los que ir...

En un principio, el Gobierno de Brasil recomendó la demarcación de 247.000 hectáreas como territorio awá (unas tierras que, precisamente, han sido deforestadas en un tercio de su extensión total). Sin embargo, finalmente sólo se demarcaron y ratificaron 118.000 hectáreas (el 19 de abril de 2005). Los awás, por tanto, ya han perdido más de la mitad de su tierra, y del territorio que poseen, un tercio ha sido destruido. Su tierra está siendo devastada a un ritmo mayor que cualquier otro territorio indígena de la Amazonia brasileña.

Raquel García, portavoz de Survival Internacional, explica a ABC que su organización "lleva varias décadas intentando salvar a los awás". Hoy da comienzo en todo el mundo el enésimo intento, una campaña cuya pieza central "es un vídeo con imágenes inéditas y tremendamente difíciles de conseguir". Y es que, explica Raquel García, "normalmente no permiten acercamiento. Nosotros llevamos muchos años trabajando y construyendo un clima de confianza con ellos. Por eso nos han permitido grabarles en su vida cotidiana, en rituales nocturnos en los que los cazadores se adentran en el mundo de los espíritus y entran en trance, en escenas divertidas de su relación con sus mascotas y animales de la selva..."

La campaña tiene como objetivo persuadir al ministro de Justicia de Brasil para que envíe a la policía federal a expulsar a los madereros, ganaderos y colonos ilegales y evitar que vuelvan. El vídeo incluye un llamamiento de Colin Firth, ganador de un Oscar de Hollywood y que se ha sumado a la causa. "Están talando ilegalmente la selva de los awás para obtener madera -dice el actor en el vídeo- . Cuando los madereros los ven, los matan. Sus arcos y flechas no son rivales para las pistolas. Y en cualquier otro momento de la historia, aquí terminaría todo. Otro pueblo barrido de la faz de la tierra, para siempre. Pero vamos a asegurarnos de que el mundo no deje que esto pase de nuevo…"

Las mujeres amamantan a los monos

Awás, la tribu del fin del mundo
Las mujeres amamantan a los monos

Entre las muchas imagenes inéditas que se publican a partir de hoy, hay algunas inolvidables. Por ejemplo, las imágenes en las que se ven madres awás amamantando a crías de monos. "Y no es que se hayan vuelto locas -explica la portavoz de Survival - sino que es una forma de compensar a la Naturaleza. Los awás cazan monos para comer, pero si matan madres con crías, las amamantan hasta que son adultas y las devuelven después a la selva. Luego siempre las reconocen y a las que han criado nunca las cazan. Resulta increíble cómo consiguen reconocerlas no sólo por su aspecto, sino por sus voces y sus ruidos en la selva".

El problema principal de los awás es, como se ha dicho, la invasión de su territorio por madereros, ganaderos y colonos. Quedan unos 360 awás y están divididos en dos grupos: los contactados y un 25% más de miembros aislados en la selva y nunca contactados por extranjeros. "Estos están en peligro extremo -asegura Raquel García-. Los invasores van armados y cuando los encuentran, los matan sin miramientos".

El gobierno, en teoría, tiene la obligación de preservar el territorio, pero hasta ahora no se han arbitrado medidas para que eso se respete. "Lo que pedimos es que a través de nuestra web la gente firme una petición para que el gobierno utilice sus competencias, que las tiene, y que ponga freno a los madereros y ganaderoa que están diezmando a los awás. Esta es, sin duda la tribu más amenazada de la Tierra. Corre riesgo de verdadero genocidio. Si no se hace algo, si sigue la desforestación, desaparecerán en pocos años".

Nueve respuestas sobre los awás

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Investigadores insisten en la existencia de la primera supertierra descubierta en zona habitable, rechazada por otros estudios
José Manuel Nieves Encuentra aquí todos los vídeos del blog que te explica las noticias científicas
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.