Alicante

Alicante

Las Entradas de Moros y Cristianos encienden las calles de Alcoy

Compartir

Más de 10.000 personas participan este año en los desfiles de las fiestas

Día 23/04/2012
Las Entradas de Moros y Cristianos encienden las calles de Alcoy
La Escuadra Especial del Capitán Cristiano, ayer en el desfile

Alcoy se vistió ayer de fiesta en el segundo día de la trilogía para celebrar las Entradas de Moros y Cristianos, en una de las jornadas más espectaculares de los cuatro días festivos. Este año participan más de 10.000 personas en los desfiles, en la Entrada de Cristianos por la mañana, y en la de Moros por la tarde.

El desfile de los caballeros de la Cruz a lo largo de 1.800 metros discurrió fluido, cumpliendo el horario establecido, y sin incidentes según la Policía Local. El público, alrededor de 17.000 personas en las sillas, y desde los balcones del recorrido de la Entrada, aplaudió los originales boatos del capitán cristiano, la filà del Mig y del alférez. Las Entradas rememoran los hechos históricos acaecidos en tiempos de la Reconquista en la villa de Alcoy, donde tuvo lugar una batalla en 1276, en la que se enfrentaron los guerreros de la Cruz y las huestes de la media luna lideradas por el caudillo sarraceno Al-Azraq, señor de Vall de Gallinera.

El primero de los actos del Día de las Entradas fue la Primera Diana, a las 6 horas, cuando se izó la enseña de la Cruz en el castillo. En el transcurso de este emotivo acto también se reza el Angelus antes de que comience el desfile de los dos bandos enfrentados.

Las llaves de la villa

La Diana finalizó alrededor de las 9 horas y la Entrada cristiana comenzó puntual a las 10.30 horas en el Partidor, cuando el ponente de Fiestas de la Asociación de San Jorge pronunció la tradicional frase que da inicio a la Entrada cristiana «Per Alcoy i per Sant Jordi, avant l'Entrà».

Este año, el capitán Cristiano, José Jorge García, de la filà Cides, fue el encargado de iniciar el desfile de los guerreros de la Cruz hasta el alférez cristiano, José Luís Giner, de la filà Maseros, que cerró la Entrada cristiana. El boato cristiano precedió al Capitán de la Cruz que llegó a la plaza de España para recibir allí de manos de un niño miembro de la filà Alcoianos las llaves de la villa de Alcoy, en señal de pleitesía.

  • Compartir

publicidad
Comentarios:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.