Internacional

Internacional

Flor de un día en la Primavera Árabe de Bahréin

El Gran Premio de F-1 da voz a la revuelta de la mayoría chií, reprimida con eficacia y aislada por los regímenes del Golfo

Día 22/04/2012 - 07.00h

Compartir

Miles de ciudadanos de Bahréin reanudaron ayer las protestas violentas en las calles de Manamá en la víspera del Gran Premio de Fórmula 1, para protestar por la muerte de un manifestante y criticar el evento deportivo que, a su juicio, es un «acto de relaciones pùblicas» del régimen para ocultar al mundo la inestabilidad política en el país.

Por su parte, la monarquía que gobierna el pequeño estado del Golfo acusó a los organizadores de querer boicotear la carrera para lograr «publicidad» en favor de su causa política.

La confusa Primavera Árabe bahreiní se reanuda así después de meses de inactividad. Una aparente tranquilidad producida, en gran parte, por la represión policial de las manifestaciones y por el interés de dos grandes potencias —Estados Unidos y Arabia Saudí— en que no triunfe.

Bahréin, el pequeño estado petrolero de apenas 750 kilómetros cuadrados y menos de un millón de habitantes, vive desde febrero del año pasado una situación convulsa tras el levantamiento de la mayoría musulmana chií contra la minoría suní que sustenta a la dinastía de los Al Khalifa. Lo que comenzó como un remedo de la revuelta en Túnez —fin a la discriminación que padecen los chiíes en materia de empleo y vivienda— se ha convertido hoy en una reivindicación pura y dura del fin de la monarquía absoluta. Lo que venga detrás no tiene que ser, precisamente, un régimen de libertades para la minoría suní y el resto de las minorías.

Amistades influyentes

El problema serio que diferencia a Bahréin de Túnez, Egipto o Libia no es tanto su modesta producción de petróleo como la cercanía con el Irán chií.

Esta circunstancia pesó mucho en la decisión saudí de enviar sus tropas en marzo del año pasado en socorro de la monarquía «hermana» de Bahréin. También habría sido determinante para el aislamiento informativo de los rebeldes. La principal cadena árabe de noticias, Al Yasira, propiedad del emir de Qatar, cubrió con detalle todas las revoluciones de la región pero mantuvo un virtual silencio informativo en torno a las protestas en Bahréin.

Estados Unidos, por su parte, tiene en esa isla la sede de la Quinta Flota de su Armada.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas
La VIII edición regresa a la capital
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.