Arte

ÚLTIMA HORA
Israel suspende las conversaciones de paz con los palestinos tras el pacto de Hamas y Fatah

Arte

Eduardo Souto de Moura: «Con el Pritzker tampoco hay trabajo»

Día 12/04/2012 - 11.59h
Temas relacionados

El arquitecto portugués recibió anoche el Premio Personalidad del Año/Martha de la Cal que la Asociación de la Prensa Extranjera en Portugal (AIEP) otorga anualmente

Eduardo Souto de Moura, premio Pritzker 2011, considera que «el mercado está parado» y ni siquiera con su galardón «hay trabajo». El arquitecto portugués reconoce que este último año ha sido convidado a participar en más concursos de diferentes países pero a pesar de tener más visibilidad no salen nuevos encargos, especialmente en Portugal «donde más me gusta trabajar».

La crisis ha paralizado la ejecución de dos torres diseñadas por él en Santa Columba, Barcelona, y otros proyectos no han salido del papel. En lo que a la arquitectura se refiere, «España está peor que Portugal», dice Souto de Moura, aunque en su país, con 2.000 arquitectos nuevos por año, «no hay oportunidades y emigran principalmente a Brasil y Angola».

Anoche, el prestigioso arquitecto recibió el Premio Personalidad del Año/ Martha de la Cal (2011) que la Asociación de la Prensa Extranjera en Portugal (AIEP) otorga anualmente. Horas antes, Souto de Moura mantuvo un encuentro con los corresponsales en Portugal de varios medios, entre ellos ABC, para hablar de su obra y de su pensamiento.

Uno de los trabajos que está llevando a cabo en Portugal es una presa en Foz Coa. Se trata de un proyecto para reducir el impacto de dicha infraestructura en el paisaje del Duero clasificado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, y al mismo tiempo llevar a la región un nuevo foco de atracción artística y cultural. Para el arquitecto luso «el mayor desafío es que parezca lo más natural posible siendo artificial», un proyecto creado con el principio de poder «eliminar todo el carácter del edificio a esta construcción reduciendo su imagen al carácter de máquina inserido en el paisaje». Reconoce que en los próximos 5 años el paisaje quedará afectado por esta obra «pero espero que dentro de 25 años la gente se pregunte cuál ha sido mi trabajo porque eso significará que he conseguido integrar la arquitectura a la naturaleza».

Souto de Moura sigue considerando su obra prima el Estadio de Braga, «yo mismo me quedé admirado con la obra», reconoce. Es la integración con la naturaleza la que más valora de un proyecto del que diseñó todos los pormenores, «hasta los picaportes de las puertas».

Proyectos

Con un estudio de arquitectura en Oporto de treinta personas y un pequeño gabinete en Lisboa, Souto Moura viaja «demasiado», a su parecer, para poder seguir manteniendo su oficina. Está realizando, en conjunto con su amigo Álvaro Siza Vieira, el proyecto del metro de Nápoles y un museo en Santo Tirso (norte de Portugal).

Ha llevado a cabo algunos proyectos en el extranjero y «desde que gané el Pritzker me invitan a participar en muchos concursos». Concretamente en España se presentó al concurso de la estación del AVE en Santiago de Compostela «pero me equivoqué porque me presenté únicamente con técnicos portugueses y debía haber integrado a españoles».

Lo que más le gustaría hacer «es trabajar en mi país, ya estoy cansado de viajar y es donde mejor me siento y trabajo. Después de tantos años de profesión uno gana algunos vicios y en Portugal me resulta más sencillo». No tiene ningún área específica donde le gustaría intervenir, aunque reconoce que tiene ganas de hacer una iglesia. «He diseñado tres y ninguna se ha construido y me parece un gran desafío, es un local cargado de misterio, donde las personas se juntan a rezar».

Nunca ha aceptado realizar proyectos de intervención urbana, «porque llevan mucho tiempo, no tengo paciencia, me gusta controlar la obra y lo que hago, y un plano urbano estaría fuera de mi control». Cuestionado por cómo será la casa del futuro, cree que «será la casa del presente con materiales del futuro. La casa es la institución más conservadora y son los materiales los que cambian».

Escuela de Oporto

Souto Moura, al igual que el arquitecto luso Álvaro Siza Viera (también ganador del Pritzker) estudió en la Escuela de Arquitectura de Oporto. «Hay un ambiente diferente, es una escuela de vanguardia, donde existe la tradición de que los alumnos trabajen en los estudios de los profesores». De Siza Vieira se limita a decir que «es un gran amigo y gracias a él la arquitectura tuvo una gran divulgación».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.