Cultural / ARTE / MúSICA

Marina Abramovic, diez puntos de mira

Día 25/04/2012 - 16.46h
Temas relacionados

El nombre de Marina Abramovic es sinónimo de «performance». Desde los años sesenta lleva levantando pasiones. Su intervención en el Teatro Real no dejará indiferente

La vida de Marina Abramovic es su obra. No se entendería la una sin la otra. Intensa, violenta, brutal, provocadora, fuerte; lo que nosotros, desde un tono muy castizo, denominaríamos «una mujer de armas tomar». Mientras esperamos a su entrada en el Teatro Real de Madrid, que levantará toda clase de reacciones, hacemos un repaso por diez de sus momentos más estelares.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

1.- Ritmo, del diez al cero. Dentro del álbum de Marina Abramovic, aquí encontraríamos las performances en blanco y negro, que se suman a las que más tarde firma con su pareja de aquellos primeros años, Ulay. Bajo el epígrafe de Rythm (Ritmo), se suceden una serie de trabajos entre los cuales destacan los numerados con el 0 (1974) y el 10 (1973). Son los que proporcionan la primera fama o celebridad mediática a Marina Abramovic. La intensidad de sus acciones llega a la agresión: no solo del cuerpo de la artista (se autolesiona con cuchillos, por poner un solo ejemplo, o el propio público la agrede con toda clase de objetos), sino también de los espectadores, que, como siempre, tienen que aguantar el pulso a una Abramovic intensa hasta decir basta, aunque esta palabra no figure en su diccionario.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

2.- Marina y Ulay, al límite. La pareja de la performance por excelencia llevó su relación hasta los mismísimos límites de lo soportable/insoportable. EnDeath Self (La muerte misma) unían sus labios e inspiraban el aire expelido por el otro. Este beso «eterno» duró exactamente diecisiete minutos, lo que tardó en agotarse el oxígeno y que ellos cayeran desplomados al suelo. Una metáfora tras otra fueron sus acciones. En Relation Time (1977), aparecían atados por el pelo; en Rest Energy (1980), Ulay apuntaba a Marina con una flecha directa al corazón; en Lovers. The Great Wall Walk (1988), cuando su relación estaba al borde de la ruptura, decidieron caminar por la Gran Muralla China. Cada uno salió desde un punto diferente y la larga marcha acabó justo cuando se encontraron. Aquella «cita» puso punto final a su historia. Como apuntó Marina Abramovic, una imagen bonita y romántica para una de las parejas del arte que más ha dado que hablar.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

3.- De héroes y otros monstruos. El abuelo de Marina Abramovic fue un patriarca de la Iglesia Ortodoxa serbia; su padre, un héroe nacional yugoslavo; y su madre, Danica, comandante de la armada y directora del Museo de la Revolución y Arte en Belgrado. En los años 90, Marina Abramovic inicia una serie de trabajos donde mete el dedo en la llaga de todas estas conflictivas relaciones. Hero (2001) es el título de una de las performances que nos ha dado una de sus imágenes más repetidas: ella montada sobre un caballo blanco y portando una bandera del mismo color.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

4.- Baladas Balcánicas. Seguimos en la tierra de origen de Marina Abramovic –ella nace en Belgrado en 1946, para luego residir en Ámsterdam, Nueva York y el mundo entero–. En Balkan Baroque (1997) repartió 1.500 huesos de vaca por el suelo de una galería mientras cantaba letras del folclore yugoslavo que había aprendido de niña. En Balkan Erotic Epic(2005) se «revolcaba» literalmente en las leyendas y mitologías de su país: escenas de mujeres frotándose los pechos mientras miran al cielo; hombres que fornican con la tierra, con agujeros abiertos en el suelo...

Marina Abramovic, diez puntos de mira

5.- La casa con vistas. Una acción de 2002 que realiza en su galería neoyorquina. The House With The Ocean View se traduce en tres altillos amueblados como estancias de una casa (cocina, baño y cuarto) donde habita la artista durante un tiempo que dura o parece una eternidad. Por supuesto, el público siempre enfrente, aguantando el tipo y observando cómo aguanta el tipo Marina Abramovic. Para bajar o subir de estas estancias prefabricadas solo hay unas escaleras cuyos peldaños son hojas afiladas de cuchillos. Sin comentarios.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

6.-Resumen «performativo». En 2005, Abramovic montó en el Guggenheim neoyorquino, en su plaza central de la entrada, sus Seven Easy Pieces (Siete piezas sencillas). Donde la ya llamada abuela de la performance da vida a los trabajos de otros pioneros (abuelos también) en estas lides del cuerpo a cuerpo –Bruce Nauman, Vito Acconci, Valie Export, Gina Pane, Joseph Beuys–, así como a dos trabajos suyos clásicos (Lips of Thomas y Entering the Other Side). La película, de Babette Mangolte, que reúne estas siete piezas supone un perfecto laboratorio de observación. Los rostros y las actitudes del público asistente son todo un poema.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

7.- Se va a la guerra.8 Lessons on Emptiness With a Happy End (2008). Una vídeo instalación en cinco pantallas cuyas escenas están rodadas en Laos. Denuncia en vivo y en directo, pero con un claro toque Abramovic, sobre la omnipresencia de los comportamientos violentos en la sociedad contemporánea: en la publicidad, en los medios de comunicación, en la infancia...

Marina Abramovic, diez puntos de mira

8.-Plantada en el MoMA. El museo neoyorquino le dedica una retrospectiva en 2010 que ella convierte en una performance más. Durante los meses que dura la exposición, ella permanece sentada junto a sus obras y frente al público, en el horario de apertura del museo. Así, una hora tras otra y un día tras otro.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

9.- Santa Teresa levitando. Marina Abramovic se ve como la santa castellana, en pleno éxtasis. Esta performance fechada en el año 2009 se escenificó en las cocinas de La Laboral de Gijón. Escenario siniestro, por sus connotaciones, donde los haya. De ahí toma el nombre: The Kitchen. Aunque rinde homenaje a su infancia (foco de toda clase de conflictos) y recoge recuerdos de la misma a través de la vida y obra de la santa, las imágenes que salen de esta performance nos acercan a una Marina Abramovic menos agresiva y más esteticista.

Marina Abramovic, diez puntos de mira

10.- Mujer de película. Y de revista. ¿Cuántas portadas ha protagonizado? Ella es una diva. Accesible, pero diva al cabo. Un último punto de mira en esta secuencia: la película, de Ramón Coelho, que cuenta el proceso de trabajo de 8 Lessons..., desde el minuto uno: Everything You Wanted to Know About The Makin Of.

«Vida y muerte de Marina Abramovic»

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El museo amplía y flexibiliza las condiciones de acceso y adquisición de entradas, tanto para visitantes individuales como en grupo
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Prescindiblel»
«Prescindiblel»

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.