Internacional

Internacional

Absuelven a Óscar Sánchez, el lavacoches catalán condenado por error a 14 años en Italia

Estaba acusado de un delito de tráfico de drogas, que en realidad había cometido un narcotraficante uruguayo, el cual se hizo con el DNI del lavacoches para suplantar su identidad

Día 02/04/2012 - 18.41h
Absuelven a Óscar Sánchez, el lavacoches catalán condenado por error a 14 años en Italia
agencias
Marcelo Marín suplantó la identidad de Óscar Sánchez

Compartir

Por fin se hizo justicia. Óscar Sánchez, de 45 años, conocido el lavacoches de Mongat (Barcelona), preso en Italia por un delito de narcotráfico que en realidad fue cometido por un delincuente que usurpó su identidad, ha sido puesto en libertad por el Tribunal de apelación de Nápoles.

Sánchez pone así fin a un calvario que ha durado 20 meses, exactamente 626 días. Incluso la fiscalía pidió hoy su absolución, tras la prueba realizada por dos peritos, uno fonético y otro lingüístico, en la que se demuestra que la voz del lavacoches y la del narcotraficante no corresponden a la misma persona.

El origen de la pesadilla para Óscar Sánchez se remonta al 2004, cuando cometió la imprudencia de vender su DNI y una tarjeta monedero por 1400 euros a una mujer, que después se los entregó al narcotraficante uruguayo Marcelo Marín. Éste utilizó esos documentos para identificarse y registrarse en varios hoteles, mientras realizaba operaciones de narcotráfico en conexión con la camorra napolitana.

La policía siguió así el rastro de Óscar Sánchez, quien fue detenido por la Guardia Civil en julio de 2010 en Mongat donde trabajaba como lavacoches. La Justicia italiana lo acusó de ser colaborador de un importante clan de la camorra napolitana, un enlace con el narcotráfico de Latinoamérica y un personaje clave en el tráfico de cocaína entre Italia y España.

Para Óscar Sánchez comenzó así, de la noche a la mañana, un calvario, cuya primera estación de tortura fue la cárcel romana de Rebibbia. En mayo pasado se celebró el juicio en Nápoles y Sánchez fue condenado a 14 años de prisión por un delito de narcotráfico.

Quienes le conocían, sus amigos y paisanos, no daban crédito: ni sabía italiano, ni había estado en Italia. Convencidos también de su inocencia, funcionarios españoles en Roma iniciaron, en contacto con Interpol, una investigación para aclarar el caso. Lograron así descubrir que el presunto culpable de los delitos atribuidos al español era un narcotraficante uruguayo de 42 años, Marcelo Roberto Marín, quien había utilizado el DNI del lavacoches de Mongat y se encontraba en la prisión de Las Palmas de Gran Canaria, acusado de tráfico de drogas y falsificación de documentos.

Diferencias claras de voz

En la audiencia de este miércoles, la clave ha estado en la prueba fonética, demostrándose claramente las diferencias de voz entre el lavacoches y el narcotraficante uruguayo, al que la policía había interceptado conversaciones telefónicas que después confundió con la voz de Óscar Sánchez. El uruguayo Roberto Marín, que suplantó al lavacoches, habla más rápido y con un timbre de voz más agudo que Sánchez, y además se pone de relieve lo que era evidente desde el principio: El léxico y tono del uruguayo es rioplatense, lejos de la voz que tiene el lavacoches, catalán del Maresme.

Itablia deberá pagar al lavacoches

Óscar Sánchez tendrá que ser indemnizado por el Estado italiano, porque ha sido víctima del lamentable estado de la justicia italiana y de sus cárceles, ante la indiferencia de las autoridades italianas. De no haber sido por las instituciones españolas en Roma, con el cónsul general de España en Roma, Eduardo de la Iglesia, que lo visitó frecuentemente, y al interés demostrado por diversos ministros españoles en sus visitas oficiales a Italia, el lavacoches se hubiera podrido durante años en las tercermundistas cárceles italianas.

Óscar Sánchez lo pasó mal en la cárcel romana de Rebibbia, pero su infierno llegó en la prisión de Poggioreale (Nápoles), una de las peores cárceles de Italia y de Europa, la más superpoblada del continente, con 2700 reclusos para 1.300 plazas de capacidad.

Allí el lavacoches sufrió graves vejaciones: Le quemaron con cigarrillos en los brazos, le robaron dinero, pegado, insultado y extorsionado. Incluso lo retuvieron –en alguna ocasión hasta dos horas- impidiéndole incluso hacer sus necesidades fisiológicas. Tuvo que intervenir el Cónsul general de España en Roma para que a Óscar Sánchez lo separaran de sus verdugos y lo destinaran a una celda individual.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografias antiguas de ABC
Compitiendo por ser la mejor ama de casa de Francia
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.