Música

Música

Bruce Springsteen: un rebelde con muchas causas en su nuevo disco, «Wrecking ball»

Este martes regresa el «Boss» con un álbum combativo, sorprendente y rompedor en muchos aspectos

Día 07/03/2012 - 21.04h

Compartir

Bruce Springsteen es un rebelde con causa. Aunque muchos aficionados de toda la vida, de esos que le van persiguiendo de escenario en escenario a lo largo de todo el planeta, están un tanto desconcertados. El nuevo disco de Springsteen les hace dudar.

Porque todos los que seguimos desde hace décadas al músico de Nueva Jersey tenemos su música en la cabeza, y todas esas canciones («Born to run, «No surrender», «Thunder road», «Glory Days», «The river», «Hungry Heart», o hasta más recientes, como «Surprise, surprise», «Girls in their summer clothes»...) que nos acompañado durante años y nos han soportado en los malos momentos y nos aupado aún más arriba en los buenos.

Springsteen no se mira el ombligo

Y este nuevo álbum, «Wrecking ball», que este martes se pone a la venta, no es un disco fácil de asimilar a la primera si no se hace con las orejas muy abiertas y sin los prejuicios ni las comparaciones con el extraordinario cancionero anterior de Bruce.

Pero el creador de «Born in the USA» no es, precisamente, de esos artistas a los que les basta con mirarse el ombligo (por muy maravilloso y rockero que sea) y vivir de las rentas (generosísimas, tanto artísticas como monetarias).

El Boss es un perfeccionista, un tipo comprometido con su trabajo y con su público, y alguien a quien le gusta siempre dar otra vuelta de tuerca con cada nuevo disco.

Y «Wrecking ball» no es un a excepción. Y en un momento tan difícil para todo Occidente y por supuesto para sus Estados Unidos Springsteen tenía que dar un paso al frente.

Lo ha hecho con un álbum que habla de injusticias, de desigualdades, de mercaderes y de fariseos, de los que se lucran con el trabajo de los demás, de ladrones de guante blanco, de quienes están destrozando nuestras comunidades con su codicia, con su rapiña desatada, de quienes quieren que retrodezcamos cien años y perdamos nuestros derechos.

Bruce y la bandera de la esperanza

Bruce no es un político. Nunca lo ha sido. No es un rojeras de tres al cuarto, es un patriota concienciado, un rebelde con causa. Alguien que habla como la gente de la calle. Que sufre como ella. Pero, y esto siempre ha sido marca de la casa, Bruce Springsteen siempre ondea una bandera, la de la esperanza, la de caminar juntos, sacar fuerzas de flaqueza, ayudarnos, tener agallas, defender lo que es nuestro, pelear por lo que hemos construido, creer en lo que siempre hemos creído.

Bruce no llama a la algarada, pero sí a que no demos ni un paso atrás. Que nos cojamos de la mano, que cantemos juntos, que nos sintamos como hermanos.

Bruce Springsteen: un rebelde con muchas causas en su nuevo disco, «Wrecking ball»
ABC
Detalle de la portada de «Wrecking ball»

Musicalmente, estas ideas solo pueden ser defendidas con la pasión de la música popular norteamericana. Prácticamente todos los géneros, hasta el hip-hop viajan por las venas de «Wrecking ball»: gospel, country, folk, rock, música irlandesa tabernaria... que son servidos por un variado puñado de músicos (más de dos docecenas, aparte de una sección de cuerda y un coro al completo de gospel) no pertenecientes a la E. Street Band, y que son muchos más de los que jamás han colaborado en un disco de El Jefe.

Pero no, no teman, hay temas superlativos. Como el primer sencillo y seguramente la canción rompedora con la que empezará los conciertos de su inminente gira: «We take care of our own». Y «Shackled and drawn», y «Land of hope and dreams» (todavía con el supersaxo del hermano Clarence Clemons), «Death to my hometown», con un Bruce más rabioso que nunca en una pieza de ¡¡¡rock céltico!!!...

El Boss es uno de los nuestros

Es como si quisiera haber grabado un disco para toda América, para todas sus sensibilidades, sus geografías. No, es un disco que a los viejos aficionados les vaya a entrar a la primera. Pero, como canta Bruce, hay que defender lo nuestro, y Springsteen es y será uno de los nuestros.

Y vale la pena subirse a ese tren que recorre esta «Tierra de sueños y esperanzas»: «Este tren lleva santos y pecadores, perdedores y triunfadores, putas y jugadores, almas perdidas, corazones rotos, ladrones y dulces almas, bufones y reyes. ¡Subamos a este tren! Y nuestros sueños no se frustarán, nuestra fe será recompensada y sonarán para todos las campanas de la libertad».

Muerte a mi ciudad

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.