Cultura

Cultura

Joaquín Ibarra, el impresor humanista del Quixote

Adquiere con ABC un ejemplar tal como fue impreso en 1780

Día 27/02/2012

Compartir

El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, obra cumbre de las letras hispanas —que los lectores de ABC pueden adquirir tal como fue impreso en 1780, a través de la página web www.elquixoteconabc.com o en el teléfono 902 212 412, a un precio de 180 euros— no podía salir más que de las prodigiosas manos de un humanista de la tipografía: Joaquín Ibarra y Marín (Zaragoza, 1725-Madrid, 1785), un sabio formado en la Imprenta Pontificia y Real de la Universidad de Cervera, junto a su hermano Manuel. Allí cursó latín y griego.

Joaquín Ibarra, el impresor humanista del Quixote

En 1754, Joaquín Ibarra se trasladó a Madrid e instaló un taller de imprenta, del que salieron las más bellas obras de la imprenta de España. Dieciséis prensas y un centenar de trabajadores poblaban su taller, entre ellos los mejores pintores y grabadores de su época. Ibarra era muy exigente en la admisión de oficiales y no admitía aprendices si no conocían la lengua latina y tenían suficiente cultura general. Él mismo examinaba a oficiales, prensistas y cajistas.

El taller madrileño de Joaquín Ibarra estuvo abierto hasta 1836. Murió a los 60 años, en 1785. Su imprenta pervivió hasta 1821, regentada por su viuda e hijos. Joaquín Ibarra fabricó los útiles para su imprenta y sus propios tipos, que Microsoft, tras un acuerdo suscrito con la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, incorporó a Windows.

En 1773 don Vicente de los Ríos, académico de número de la Real Academia Española, leyó ante la Docta Casa su «Elogio histórico de Miguel de Cervantes». Sus palabras airearon la necesidad de publicar la «fábula del Quijote» como soñó su autor. Muchas ediciones cervantinas habían visto la luz, pero ninguna era considerada buena. El 11 de marzo de 1773, a propuesta del secretario de la Real Academia, Francisco Antonio de Angulo, se aprobó que «sería de honor a la Academia y de mucho crédito a la nación hacer una impresión correcta y magnífica de “Don Quixote”». Angulo se lo transmitió al Marqués de Grimaldi, primer ministro de la Corona, quien solicitó al Rey Carlos III la licencia para imprimir. Un día después, en la Corte se decide saldar esa deuda con la obra cumbre del español patrocinando una magna edición que superara a todas las impresas. Se limpió, depuró el texto y fue titulado como Cervantes quiso: «El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha», despejando la obra de errores.

Y se eligió la mejor imprenta, la de Joaquín Ibarra, ya por entonces impresor de cámara de la Academia. Cofundador de la Compañía de Libreros, autorizada para imprimir libros de rezo que hasta entonces imprimían las prensas de Plantino, fue Impresor Real de Carlos III, de la Real Academia Española y del Arzobispo Primado y del Consejo de Indias. Ibarra fue un adelantado a su tiempo. Reemplazó la «U» por la «V»; evitó la partición de palabras de dos sílabas —pa-ra, so-lo, na-da...—. Dividió las palabras por las vocales: ma-es-tro, en-ten-di-mi-en-to... Sus tintas eran excepcionales, empleaba una fórmula secreta inventada por él.

El Quijote de Ibarra comenzó a imprimirse en 1777. En 1780 terminó la edición de los cuatro volúmenes. La tirada inicial fue de 1.600 ejemplares. Los cuatro tomos se vendían entonces al precio de 300 reales sin encuadernar.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El museo amplía y flexibiliza las condiciones de acceso y adquisición de entradas, tanto para visitantes individuales como en grupo

Sigue ABC.es en...

Cortos más vistos FIBABC 2014
«Prescindiblel»
«Prescindiblel»
Encuentros digitales
El empresario Hugo Castejón se pasa a la música y presenta a los lectores de ABC.es su single «Dance la noche»
Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.