Ciencia

Ciencia

Cuestionada la teoría de la extinción de los hombres

Una nueva investigación sobre la decadencia del cromosoma Y confirma que los varones humanos no están condenados a desaparecer, como se creía

Día 23/02/2012 - 09.40h

Compartir

El cromosoma Y, aquel que decide el sexo masculino, es una especie de desastre genético plagado de fallos que, según algunas teorías, está condenado a desaparecer en el futuro. De ser así, y salvo que se invente una forma alternativa de fecundar a las mujeres que no implique la participación de los hombres, la humanidad estaría abocada a desaparecer en un plazo más o menos largo -algunos científicos han hablado de 100.000 años-. Sin embargo, hace ya unos años, los investigadores que secuenciaron el cromosoma Y nos tranquilizaron. El futuro no era tan negro, ya que observaron que el pequeño en cuestión dispone de un mecanismo reparador que protege a los genes que importan, como los que fabrican espermatozoides. Una nueva investigación publicada en la revista Nature viene a aportar aún más optimismo. El estudio, que reconstruye la evolución de la región específica masculina del cromosoma Y en los últimos 25 millones de años, confirma que a los varones les queda cuerda para rato.

En 300 millones de años, desde que se separó del cromosoma X, la región específica masculina del cromosoma Y solo conserva el 3% de los genes de su autosoma ancestral (un cromosoma que no estaba dedicado a decidir el sexo), debido al deterioro genético. El cromosoma masculino parece estar «podrido» y empeorar con el tiempo. Para explorar la pérdida histórica de genes y los patrones de conservación, Jennifer Hughes, del Instituto Whitehead para la Investigación Biomédica, en Cambridge, y sus colegas compararon la estructura del cromosoma Y de un mono rhesus, secuenciado con el propósito de este estudio, con los de humanos y chimpancés.

Decadencia apagada

Los chimpancés y los seres humanos están separados por solo seis millones de años de evolución, mientras que el mono rhesus (un mono del Viejo Mundo) es un pariente más lejano. Los linajes humanos y los de los monos del Viejo Mundo se separaron hace unos 25 millones de años, por lo que el rhesus es un medio para investigar la pérdida de genes desde ese tiempo.

De esta forma, los científicos pudieron ver que durante la evolución del cromosoma Y, que implica reordenamientos en las diferentes regiones, la decadencia del gen ancestral fue más rápida al principio, pero luego se apagó rápidamente. Las regiones o estratos más grandes son estables y no han perdido ningún gen en los últimos 25 millones de años. Un buena noticia para los hombres.

  • Compartir

publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Científicos españoles identifican en Santo Tomé el lugar exacto de la batalla de Baecula, librada hace más de 2.000 años entre romanos y cartagineses en la provincia andaluza
Tener dos dedos de frente, contar hasta diez o el amor es ciego son creencias populares con un fundamento biológico
Lo último...
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Prueba los nuevos juegos web

  • Feed Us Happy

    Vuelve la bestia del mar en este genial juego flash online, en esta ...

  • Bobble Bombs

    Este es un juego flash online de ingenio en el que deberás colocar ...

  • El Chavo

    Diviértete con este genial juego flash infantil de las travesuras del ...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.