Gente / Estilo

Gente / Estilo

Isabel II, la Princesa que soñaba con los caballos

Con motivo del Jubileo de Diamantes, la Casa Real británica desvela imágenes inéditas de su infancia y juventud

Día 11/02/2012
Isabel II, la Princesa que soñaba con los caballos
fotos: the royal collection 2012. her majesty queen elizabeth II/ visit britain

Compartir

A los 12 años, la Princesa Isabel de Inglaterra hizo una confesión premonitoria a su profesor de equitación: «Si no fuera a ser reina, me gustaría vivir en el campo con muchos caballos y perros». Cuando nació la primera hija de quien sería el Rey Jorge VI, el 21 de abril de 1926 a las dos de la madrugada, el destino parecía perdonarle la vida. Era la tercera en la sucesión al trono de su abuelo, Jorge V, y las leyes dinásticas determinaban que reinarían su tío Eduardo, y después sus hijos. Sin embargo, Eduardo VIII abdicó por el amor de una estadounidense divorciada y, con solo 11 años, la princesa que soñaba con los caballos se convirtió en la heredera directa al trono de Inglaterra, una vez su padre —el inolvidable «Bertie» de «El discurso del Rey»— llegó al trono.

Isabel II, la Princesa que soñaba con los caballos
Isabel II, con dos años

Los Duques de York y sus dos hijas, Isabel y Margarita, tuvieron que abandonar la libertad de Picadilly para trasladarse al palacio de Buckingham. Y algo cambió para siempre en la cabeza de la niña traviesa. A «Tillabet» —así pronunciaba ella su nombre, Elizabeth— le encantaba subirse a lomos de su abuelo, Jorge V, como descubrió un día un horrorizado Arzobispo de Canterbury. En una fotografía tomada por su padre en 1928, desclasificada hoy por el Archivo Real, se ve a una princesa de apenas dos años con Charlotte, el loro de su abuelo, y Snip, el terrierreal, en Balmoral. «Es una imagen nunca destinada a salir a la luz pública y, sin embargo, es un recordatorio importante de que la Familia Real es eso, una familia», explica Sophie Gordon, responsable de fotografía en la Colección Real.

La soberana recibió una educación privada, y no fue al colegio hasta que comenzó a seguir cursos en Eton al convertirse en heredera presunta de su padre en 1937. «Tillabet» era ya «Lilibet», como todavía, al parecer, se refieren a ella sus familiares. Y con 14 años, con la sombra nazi oscureciendo el continente, Isabel pronunció su primer discurso radiado. «Deseándoos a todos unas buenas tardes...», con estas primeras solemnes palabras suenan las grabaciones de la época. Pausas y dicción perfectas en boca de una niña que muestra ya la seriedad interior de quien sabe que tiene un deber que cumplir.

En la intimidad

Por aquel entonces, esta niña-mujer destinada a reinar ya estaba enamorada de quien todavía, 73 años después, sigue siendo su compañero y esposo, el Duque de Edimburgo. Los dos habían coincidido de niños en la boda de sus tíos Marina de Grecia y el Duque de Kent. Pero fue durante una visita de su padre al Dartmouth College, en 1939, cuando la Princesa y el entonces cadete naval compartieron su primer momento de intimidad jugando al cricket. El momento fue capturado por una fotografía descubierta el año pasado con motivo del 90 cumpleaños del Duque. «No creo que ella pudiera sobrevivir sin él», explica su nieto, el Príncipe Enrique, en un documental de la BBC que se emite este lunes.

La Reina de Inglaterra, al cumplir 60 años en el trono, es una abnegada servidora de su país que ha visitado 116 naciones desde que, en 1947, realizó su primer viaje oficial a Suráfrica. La heredera al Trono era ya una mujer determinada que al finalizar la Segunda Guerra Mundial había tomado la decisión de alistarse en las Fuerzas Auxiliares, donde llegó a comandante. Como recuerdo de aquella determinada joven de 19 años queda el retrato que le hizo el fotógrafo Cecil Beaton, ataviada con gorra del servicio (este y otros retratos pueden visitarse actualmente en el Victoria & Albert Museum). «Cada vez que le veo quedo encantado de descubrir cuanto más serena, magnética y, a la vez, cercana y simpática es de lo que uno imagina», explicó Beaton en 1951.

Hoy día, Isabel II es un recordatorio andante de la unión británica. «Nos aporta un vínculo tangible con los años de la posguerra, una conexión con la Historia que ningún presidente o primer ministro podría darnos, un hecho que hasta un medio republicano como yo reconoce», afirma Tom Chivers, un joven analista de «The Daily Telegraph». Pero, además, la Reina «Lilibet» sigue paseando cuando puede, pañuelo en la cabeza y bolso en la mano, a sus cuatro perros. Y es, además, la única ciudadana británica autorizada a conducir sin carné ni matrícula por las carreteras.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

HASTA SIEMPRE

Ciento volando

por Paloma San Basilio

El corazón de los miércoles
«¡HOLA!»
«¡HOLA!»
«DIEZ MINUTOS»
«DIEZ MINUTOS»
«LECTURAS»
«LECTURAS»
«SEMANA»
«SEMANA»
revistas del corazón
Las publicación ha unido en su portada a dos de las grandes protagonistas de sus 70 años de historia: Carmen Martínez-Bordiú e Isabel Preysler
El armario de Doña Letizia
Alerta Rosa
ABC.es La actualidad del mundo del corazón, cada semana, de la mano de Beatriz Cortázar
Not Found

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Prueba los nuevos juegos web

  • Mario Moto Race

    Pisa a fondo el acelerador de la moto de Super Mario Bros, e intenta llegar ...

  • Jelly Truck

    Controla a un camión de gelatina, en este genial juego flash online en ...

  • Pou Fix Spaceship

    Divertido juego flash online infantil, en el que vivirás una aventura ...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.