Sociedad

Sociedad

«Lo que hace daño a los bares es la crisis, no la Ley antitabaco»

Un año después de su entrada en vigor, la polénica norma se ha convertido en rutina

Día 02/01/2012 - 20.05h

Compartir

Ha pasado un año desde la entrada en vigor de la ley antitabaco y, a pesar de la polémica desatada entonces, parece que los ciudadanos se han acostumbrado a ella. Eso al menos es lo que cuentan los profesionales de la hostelería. Pese a los vaticinios poco menos que apocalípticos que muchos hicieron, incluidas asociaciones del sector, los bares en España siguen funcionando, aunque ahora sin humos.

«Es cierto que se hace menos caja», pero no tiene nada que ver con la ley antitabaco, sino con la crisis», dice un empleado del bar Sapama, en la calle José del Hierro en Madrid, el mismo cuyo propietario anunció al día siguiente de la entrada en vigor de la norma que había tenido que despedir a un empleado. El camarero que hoy atendía en la barra de este negocio, ha contado que al final la cosa no fue para tanto: «La gente se fue habituando y el tema se ha normalizado».

Cerca del Sapama está la cafetería Barrera, donde tampoco han sentido tan terriblemente los temidos efectos de la ley. Según cuentan, «aquí lo que nos perjudica son las multas que les ponen a los clientes por aparcar y, por supuesto, la crisis». En este local, otro ejemplo típico de bar de barrio español, surge otro testimonio particular, el de un cliente exfumador, «operado de garganta», que, con su voz ronca por los estragos del tabaquismo, lanza una espontánea proclama a favor de lo que él entiende como tolerancia: «Eso de la ley es una tontería. Que fume el que quiera», dice casi sin que pueda oírsele.

Resistencia numantina

La aplicación de una norma que algunos pretendían descabellada y que se ha convertido en rutina sí está generando algunos efectos derivados molestos. Pedro, que regenta el bar Las Tres Coronas, relata que «los que se quejan ahora son los vecinos, porque los clientes salen a fumar a la calle y hacen ruido, claro». Respecto al menoscabo en la recaudación desde la entrada en vigor de la norma, Pedro dice que no ha afectado en demasía. «Lo que nos está pasando factura es la crisis», explica, aunque él se muestra confiado en la fortaleza de su pequeña empresa: «Llevamos aquí treinta años, así que aquí seguiremos». Es la misma idea que expresa el rótulo de su local, que dice «aquí somos numantinos». La resistencia, numantina o no, lo será contra la crisis, no tanto, parece, contra una ley con la que los españoles se han acostumbrado a convivir.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.