Cultura

Cultura

Cultura

«Forever Crazy», cabaret al desnudo

La sensualidad de la mítica sala parisiense «Crazy Horse» se instala en Madrid

Día 22/12/2011

Compartir

El 19 de mayo de 1951, en el sótano de un viejo edificio de la señorial avenida de George V, en París, se abría un nuevo local llamado «Crazy Horse». Su creador, Alain Bernardin, se definía como un rendido admirador de la belleza femenina. También sentía fascinación por Estados Unidos, y en «Crazy Horse» (caballo loco, en inglés) pudo unir sus dos pasiones a través de espectáculos de strip-tease al estilo de los que se llevaban a cabo en aquel país. Sesenta años después, «Crazy Horse» sigue siendo uno de los locales más destacados de la noche parisiense. Ahora se traslada durante unos días a los teatros del Canal de Madrid, donde hasta el 8 de enero (habrá una función especial de Nochevieja) se puede ver «Forever Crazy», un espectáculo con el que se rinde homenaje a su creador en una gira internacional que tiene en la capital su primera etapa.

Brillo recuperado

Andrée Deissenberg, antigua colaboradora en Europa del Circo del Sol, es desde el año 2005 la directora del «Crazy Horse», después de que la familia de Bernardin —muerto en 1994— decidiera vender el local. Su idea fue devolver el brillo al cabaret; no se trataba, explica ella, de una revolución, pero sí de evocar su historia y despertarlo. Para ello contrató como estrella invitada a una de las más destacadas artistas del strip-tease, Dita von Teese. El éxito de esta fórmula, que volvió a poner en primer plano al «Crazy Horse», llevó a que por su escenario desfilaran, posteriormente, figuras como Arielle Dombaise, Pamela Anderson, Carmen Electra, Clotilde Courau o Claire Sinclair.

Para celebrar sus sesenta años de vida, Andrée Deissenberg recurrió al coreógrafo Philippe Decouflé, uno de los grandes nombres de la danza contemporánea europea, y que ya creó para el «Crazy Horse», en 2008, su espectáculo «Desirs». En esta ocasión se trataba de crear un homenaje a Alain Bernardin en el que se recreara el aroma de los años dorados de la sala; se pusieron en pie algunos de los números clásicos del cabaret. Entre ellos el que incluye los «labios-sofá» que Dalí creó para el «Crazy Horse».

Elegancia, sensualidad, sofisticación, erotismo, seducción, son algunas de las líneas maestras de los espectáculos de la sala, por la que han pasado a lo largo de su historia cerca de diez millones de espectadores, algunos tan ilustres como Elvis Presley, Elizabeth Taylor, John Fitzgerald Kennedy, Madonna, Cristina Aguilera, Jean Paul Gaulthier, Pedro Almodóvar, Sting o Beyoncé.

Pero son las diez bailarinas las principales protagonistas del espectáculo; se les bautiza con nombres tan exóticos como Calin' Ka, Dolly Doll, Fiamma Rosa, Rosa Chicago, Shiny Sha-Do... Por el «Crazy Horse» han pasado a lo largo de sus sesenta años más de ochocientas bailarinas. Cuentan sus responsables que cada año recibe más de quinientas solicitudes de chicas que quieren convertirse en artistas del «Crazy Horse», algo que sólo pueden conseguir veinte de ellas. Y es que las exigencias artísticas y anatómicas están a la par. Por una parte han de tener formación clásica. Y por otra unos atributos físicos especiales, determinados por Alain Bernardin: una altura de entre 1,68 y 1,72; una longitud de piernas en proporción al pecho de 1/3 o 2/3; una distancia de 21 centímetros entre pezones, y una distancia de 13 centímetros entre el ombligo y el pubis.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO Hasta el 8 de febrero se expone en la primera pinacoteca española una de las mejores colecciones del género

Sigue ABC.es en...

Cortos más vistos FIBABC 2014
«Project Shell»
«Project Shell»
Encuentros digitales
El empresario Hugo Castejón se pasa a la música y presenta a los lectores de ABC.es su single «Dance la noche»
Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.