Libros

Libros

Pasión por los superhéroes

Se reedita, bellamente ilustrado, «Héroes de papel», el cuento que Luis Alberto de Cuenca escribió para su hijo Álvaro

Día 07/12/2011 - 13.06h

Compartir

Todos los niños saben que los padres pueden ser señores muy raros, con bigote, con muchas manías, y que incluso pueden llegar a ponerse muy pesados cuando tratan de que sus hijos compartan sus aficiones, alguna de esas filias que para cualquier chavalín de siete ocho, nueve o diez años no son del todo comprensibles.

Todo el mundo sabe también que ese sabio hiperpolifacético de nuestro tiempo que es Luis Alberto de Cuenca es pájaro que gusta de anidar en muchas ramas. Parece mentira que alguien que cita de corrido en latines, en griego o en austrohúngaro tenga luego otras pasiones tan a pie de calle como conducir un viejo Ford Fiesta que ya es leyenda de las letras, que le vuelvan loco los muñecos, su casa da fe de ello, y que sea no solo el más leal escudero de Tintin entre nosotros sino de cualquier tebeo y de cualquier superhéroe que merezca tal nombre. Los tiene todos y ha hecho de su tebeofilia una labor prometeica.

Lápices y bocadillos

Hasta ahí, todo bien, que para gustos están hechos los colores. Pero involucrar a tu propio hijo en esta historia de lápices y bocadillos ya es otra cosa. Y eso es lo que precisamente hace ahora veinte años hizo el señor De Cuenca, que por fas y por nefas se dedicaba todas las mañanas de los sábados a inocularle a su hijo Álvaro la pasión por los superhéroes de los tebeos.

Pasión por los superhéroes
miguel ángel martín
Portada del libro

Y no contento con eso convirtió al bueno de Álvaro en Luis, el protagonista de un precioso libro en el que esos superhéroes cobran vida y comparten chocolate y ensaimadas con el mismísimo Álvaro-Luis. Aquel libro se llamaba «Héroes de papel» y es uno de los cuentos más bonitos que se han escrito por aquí en décadas. Un clásico, que se dice. Clásico que ahora se reedita (en los breviarios de la editorial Rey Lear) con fantásticas ilustraciones de Miguel Ángel Martín, y dos prólogos surgidos de la mano de Álvaro de Cuenca y García-Alegre, uno de ellos el que escribiera siendo un niño para la primera edición.

Álvaro confiesa que de crío prefería los desayunos sabatinos a la búsqueda y rebúsqueda de tebeos en los Sótanos de la Gran Vía, en Madrid Cómics. Veinte años después, sin embargo, Álvaro lee hoy más tebeos que nunca. Y todo por una manía, una feliz manía, de su padre.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...
Lo bello
lo útil

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.