Medios

Medios

Mendigo por un día

Día 11/02/2013 - 11.42h
Temas relacionados

Un joven cuenta su experiencia mientras pide en las calles de Barcelona y se enfrenta al temor al fracaso

Mendigo por un día
BITÁCORAS
En nuestro recorrido diario por la blogosfera, hoy destacamos una emotiva historia de superación personal vivida por el autor de la bitácora “Mundo mutante”, un joven catalán que decidió enfrentarse a su mayor temor, el miedo al fracaso, viviendo durante todo un día como un mendigo.

El protagonista de esta emotiva vivencia cuenta que, por culpa de la crisis, se vio obligado a cerrar la empresa que había montado dos años antes. Aunque perdió su apartamento y ha podido devolver gran parte de sus deudas, asegura que en estos dos años no ha sido capaz de liberarse del miedo a fracasar completamente y quedarse en la calle sin nada.

Cansado de vivir constantemente con ese temor, el pasado 11 de noviembre decidió enfrentarse a él y vivir durante todo el día como un auténtico mendigo. Durante un mes dejó crecer su barba, se vistió con sus ropas más viejas y se marchó hasta Barcelona, decidido a no regresar a su casa hasta que no consiguiera el dinero suficiente para poder pagar el billete de vuelta.

Vergüenza

Durante bastantes minutos deambuló por algunas de las calles más comerciales de la Ciudad Condal, presa de una enorme sensación de vergüenza, sintiéndose incapaz de comenzar a pedir dinero a los viandantes, mientras sentía cómo todas las miradas se clavaban en él. Finalmente, se armó de valor y se sentó ante la puerta de unos grandes almacenes.

Ante sus pies colocó un cartón con la frase “Me da tanta vergüenza tener que pedir como a ustedes verme aquí”. Durante la siguiente hora y media, el tiempo que tardó en reunir el dinero suficiente para comer algo y volver a casa, sufrió una auténtica transformación, pasando de la vergüenza y desesperación inicial a una situación desconocida, en la que sintió una gran liberación al comprobar que era capaz de vencer el miedo.

Este indigente voluntario tuvo la suerte de “ser” un mendigo solo durante unas pocas horas, pero las suficientes como para comprender que la peor actitud que se puede adoptar ante una persona que pide es dejar de tratarla como a un ser humano. Por suerte, en estos tiempos de crisis todavía hay muchas personas capaces de ayudar de forma desinteresada a quienes de verdad lo necesitan.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Prueba los nuevos juegos web

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.