Sociedad

Sociedad

Rajoy reabre la guerra del tabaco en los bares

Once meses después de la prohibición de fumar en los locales hosteleros, el líder del PP plantea excepciones

Día 11/11/2011

Compartir

Ahora que la imagen de los grupos de fumadores a las puertas de los bares habían pasado a formar parte del paisaje habitual de las calles españolas, Mariano Rajoy ha devuelto a la actualidad el debate sobre la prohibición del tabaco en los establecimientos hosteleros.

El líder del PP entreabrió la puerta a una suavización de la actual ley de prevención del tabaquismo al plantear en la noche del pasado miércoles, durante una entrevista en Antena 3, que le gustaba más «la primera ley», en la que se permitía fumar en establecimientos de hasta 100 metros cuadrados y se obligaba a crear una zona para fumadores en los que superaran esa superficie.

En este sentido, Rajoy recordó que «se obligó a mucha gente a hacer obras y se gastaron dinero». La norma no le gusta y se mostró partidario de «arbitrar alguna fórmula» en la que no haya «soluciones extremas». «Como todo en la vida, las soluciones extremas no son buenas, pero sé que la mayoría de la gente está en contra de esta ley que prohíbe fumar en cualquier sitio», señaló. El candidato popular, conocido fumador de habanos, cree que se puede «arbitrar una fórmula sobre una base: al no fumador no se le puede perjudicar».

Aunque los populares apoyaron con sus votos la aprobación de la ley en las Cortes, estas palabras se han interpretado como la posibilidad de que el PP, si llega al Gobierno tras las elecciones del próximo día 20, introduzca algunas excepciones en la actual prohibición total de fumar en los locales de hostelería. El diputado que defendió la ley por el PP, Santiago Cervera, se limitó ayer a glosar en Twitter que Rajoy había dejado claro «el principio de defensa absoluta del no fumador». En el programa electoral no figura ninguna alusión concreta al tabaco. Solo figura, en la parte dedicada a la sanidad, un compromiso genérico a promover «hábitos de vida saludables» y «pautas de consumo responsable, velando por los derechos de los consumidores».

El comentario televisivo de Rajoy desató ayer una cascada de reacciones, tanto de los partidarios de la norma en sus actuales términos —entre ellos los representantes de los médicos y asociaciones de consumidores— como de quienes prefieren que se permita fumar, como la organización Fumadores por la Tolerancia o la Federación de Hosteleros.

Este último colectivo considera que la norma ha perjudicado sus ingresos y ha convocado movilizaciones en varias ocasiones. Aunque, según dicen, la proliferación de terrazas durante la época estival ha paliado el impacto negativo de la prohibición, temen que la situación se recrudezca con la llegada del invierno.

Menos infartos

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo destaca, en cambio, que la actual ley cuenta con un amplio grado de respaldo de la población española. Según una encuesta que maneja este organismo, la apoyan más del 63% de la sociedad —entre fumadores y no fumadores—, mientras que solo estarían en contra poco más del 26%. Además, esgrimen los efectos beneficiosos para la salud, que, según su análisis, ya se percibían en los tres primeros meses de aplicación de la ley. Según dijeron, en el primer trimestre de 2011 se produjo un descenso de ingresos hospitalarios por infartos de miocardio y enfermedades respiratorias agudas, sobre todo crisis asmáticas, que el CNPT consideró «directamente relacionadas» con la entrada en vigor de la norma.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.