Economía

Economía / dominical empresa

Los electrodomésticos chinos Haier, a la conquista de Europa

Con 70.000 empleados y presente en 165 países, Haier simboliza la expansión de las marcas del gigante asiático gracias a su vasto mercado y su barata producción

Día 26/10/2011 - 10.32h

Compartir

En 1985, un año después de que una fábrica de neveras china se aliara con el grupo industrial alemán Liebherr, el fundador y consejero delegado de la compañía, Zhang Ruimin, ordenó destruir 76 frigoríficos defectuosos tras recibir una queja de un cliente. El martillo usado para despanzurrar las neveras, que se exhibe a modo de reliquia «kitsch» en el Museo Nacional de China, simboliza la lucha por la calidad a la que aspira Haier, que el año pasado se convirtió en la mayor marca de electrodomésticos del mundo al copar un 6,1% de las ventas globales según la consultora Euromonitor International.

Con 70.000 empleados y presente en 165 países gracias a sus 133.000 puntos de venta, Haier obtuvo en 2010 unos ingresos de 135.700 millones de yuanes (15.139 millones de euros). De sus 45 grandes fábricas, repartidas por los cinco continentes, salen cada año diez millones de televisores, 20 millones de aparatos de aire acondicionado, diez millones de lavadoras, 18 millones de frigoríficos y un millón de lavavajillas, así como moldes de plástico para las principales marcas de automóviles.

En los últimos 26 años, los ingresos de Haier han crecido un 50% gracias al extraordinario crecimiento de China, donde la mejora de las condiciones de vida ha disparado la adquisición de electrodomésticos. Al principio, la compañía fabricaba aparatos baratos que se vendían como rosquillas en el paupérrimo mundo rural gracias a sus cables a prueba de ratones o a las lavadoras que servían para limpiar también patatas. Pero con el tiempo, y tras dedicar a la investigación y desarrollo (I+D) un 4% de los ingresos (44 millones de euros) y 7.000 empleados, Haier reivindica la calidad del denostado sello «Made in China» para lanzarse a la conquista de un mercado mucho más exigente: Europa.

«Ya estamos presentes en 30 países europeos, que aportan un 20% de los ingresos totales, y nuestro plan es expandirnos con nuevas inversiones», anuncia a ABC el director regional de Haier, Sun Shubao, quien explica que el objetivo es que «un tercio de la producción total sea fabricado y vendido en el extranjero».

Además del cuartel general en Francia, Haier dispone de centros de investigación en Alemania e Italia, donde también opera una de sus factorías. En España acaba de llegar a un importante acuerdo de distribución con El Corte Inglés y ha experimentado el mayor crecimiento del sector en plena crisis, con una cuota de mercado que en verano pasó del 2,3 a 3,9%.

La estrategia de Haier para el futuro pasa por seguir creciendo mediante nuevas adquisiciones, como la compra en julio de la división de frigoríficos y lavadoras de Sanyo. «Estas operaciones son importantes para mejorar nuestra I+D y también para aumentar el número de nuestras plantas de producción en países como Japón», indica el vicepresidente ejecutivo, Liang Haishan.

A través de una empresa subsidiaria de electrodomésticos y otra de distribución, Haier cotiza en las bolsas de Shanghái y Hong Kong, donde la firma matriz posee, respectivamente, el 44 y el 51% de las acciones. Aunque Haier no es una compañía estatal, tampoco es totalmente privada, ya que Liang Haishan insiste en que se trata de una empresa colectiva donde los trabajadores también tienen acciones, pero sin aclarar ni en qué proporción ni bajo qué condiciones.

A pesar de sus explicaciones ante un grupo de periodistas invitados desde Europa, al final trasciende la opaca maraña legal que envuelve a multinacionales chinas como Lenovo, Huawei y la propia Haier, ya que todas están directamente conectadas con el régimen del Partido Comunista y sirven a sus intereses comerciales y políticos gracias a su expansión por el mundo.

«Fábrica global» de neveras y televisores

Cada dos horas y media sale un nuevo frigorífico de la fábrica de Haier en Qingdao, capital de la provincia oriental de Shandong y subsede de vela durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. En esta agradable ciudad costera donde todavía se aprecia la arquitectura alemana de su pasado colonial, que también dejó las famosas cervezas Tsingtao, se ubica el cuartel general de la empresa: un gigantesco parque industrial con las principales factorías de neveras, lavadoras, televisores y moldes.

En dicho polígono trabajan unos 15.000 empleados, de los cuales 5.000 viven en los dormitorios construidos por la firma en el propio complejo. El sueldo medio mensual de los operarios que trabajan en las cadenas de montaje es de unos 2.000 yuanes (229 euros), en la línea de los salarios que se estilan en la «fábrica global» gracias a su abundante y barata mano de obra.

Con el símbolo de sus dos niños en bañador sosteniendo un helado, que representan la unión de la fábrica original de neveras con su socio alemán en la ciudad costera de Qingdao, Haier encabeza desde hace una década la lista de las marcas más valiosas de China con una estimación de 90.700 millones de yuanes (10.391 millones de euros).

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
Mª. J. P. Las medidas de choque proponen los países más ricos no convencen a los expertos
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Motor

    Adivina qué avería puede tener tu coche por el color del humo

    abc.es

    Ciudades cada vez más contaminadas, y el humo de los coches como uno de los grandes responsables. Pero además el color del gas que salga de nuestro coche nos puede dar alguna pista sobre posibles ...

    Lo último...
    Últimos vídeos

    CC.OO y UGT piden ?prudencia?

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.