Ciencia

Ciencia

Carnotauro, el depredador veloz

Compartir

Mucho más mortífero de lo que se creía, este carnívoro de 7 metros de longitud poseía una descomunal musculatura posterior que le convertía en uno de los mayores corredores de su época

Día 17/10/2011 - 08.38h
Carnotauro, el depredador veloz
UNIVERSIDAD DE ALBERTA
El fuerte y musculado Carnotauro

El Carnotauro, un dinosaurio carnívoro de más de siete metros de longitud que vivió en lo que hoy es América del Sur a finales del Cretácico (hace unos 65 millones de años), era mucho más mortífero de lo que hasta ahora se creía. Esa es la conclusión de un grupo de investigadores de la Universidad de Alberta tras descubrir que el gran depredador poseía una descomunal musculatura posterior que le convertía en uno de los mayores corredores de su época. El estudio acaba de publicarse en PLOS One.

Se trataba, incluso antes de este descubrimiento, de uno de los depredadores más formidables que jamás hayan existido. Su gran tamaño y su formidable mandíbula hacían de este dinosaurio terópodo y dotado de dos pequeños cuernos, un adversario temible, capaz de dar caza y muerte a los grandes herbívoros que convivían con él. Pero El investigador Scott Persons ha dado un paso más al volver a examinar el molde del esqueleto de un Carnotauro en el Museo de Los Angeles.

"El músculo caudofemoral tenía un tendón que lo unía a los huesos superiores de sus patas -afirma Persons-. La combinación del gran tamaño de ese músculo con el tendón conferían al Carnotauro unas extremidades posteriores robustas, atléticas y capaces de proporcionar una gran cantidad de energía para la locomoción". En otras palabras, la flexión de este juego muscular entre la potente cola y sus muslos confería al Carnotaurus una gran potencia y velocidad en cada paso que daba.

En una investogación anterior, Persons ya había encontrado una estructura similar en el famoso Tyrannosaurus rex. "Hasta entonces -recuerda el investigador- la mayoría de los paleontólogos pensaban que la gran cola del Rex solo servía de contrapeso a su enorme cabeza".

Un cola rígida

Ahora, su examen de la poderosa cola del Carnotauro demuestra que los huesos a modo de costillas que recorren esa extremidad en toda su longitud servían en realidad para sujetar una potente musculatura capaz de dar un enorme impulso a sus patas durante una carrera.

Las simulaciones informáticas realizadas muestran cómo funcionaba este sofisticado mecanismo locomotor, y Persons asegura que muy pocos, o ninguno, de los dinosaurios que convivieron con el Carnotauro pudieron competir con él en velocidad. El análisis de Persons, sin embargo, ha encontrado una única desventaja. Y es que "la cola era rígida, algo que impedía al cazador realizar giros y cambios de dirección muy rápidos".

"Imagine que es usted -continúa el paleontólogo- un pequeño dinosaurio herbívoro en las llanuras de la Argentina prehistórica, y que tiene la mala suerte de estar siendo perseguido por un Carnotauro hambriento. Su mejor apuesta sería la de hacer un montón de fintas y giros rápidos, porque en una carrera en línea recta nunca podría vencer al Carnotauro".

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

El Museo de Historia Natural de Londres muestra las imágenes finalistas del concurso que convoca cada año. Entre ellas, los trabajos de tres españoles
José Manuel NIevesEl norte magnético no está fijo en el mismo lugar. Científicos han confirmado su «viaje» desde Canadá a Siberia
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...
    Últimos vídeos

    El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.