Economía

Economía / dominical «empresa»

¿Qué falló en la salida a Bolsa de Loterías?

Los colocadores presentaron, según los gestores, valoraciones optimistas de la compañía, con poco margen de rentabilidad

Día 03/10/2011 - 18.28h

Compartir

¿Qué ha pasado con Loterías? ¿Acaso el Gobierno pidió demasiado por la considerada joya de la corona o los inversores querían comprar a precio de ganga? Lo cierto es que todo el mundo con poder de prescripción se había apuntado a esta OPV (Oferta Pública de Venta).

En la terna estaban los grandes bancos españoles y los medianos, junto a las agencias de valores. La operación, como aclara Sara Pérez Frutos, directora de Dracon Partners, «se había diseñado para venderla a las ancianitas». Un 95% de beneficios para dividendos, pagos mensuales con una rentabilidad del 7,5%, reflejo de la subida del precio del décimo, 0% de endeudamiento, etcétera. Fueron los reclamos que los responsables de Loterías prepararon para la salida.

¿Cuáles son las cualidades de Loterías? Los gestores afirman que, a buen precio, hubiera sido una gran oportunidad. Unos valoraban la generación neta de caja que tiene la compañía. Otros, el privilegio de operar en situación de cuasimonopolio en un sector con fuerte tirón en la población española. No faltaba quien señalaba como un seguro de futuro la decisión de subir en 2013 el precio del décimo en cinco euros, un 25% respecto del actual.

¿Era propicio el momento para salir a Bolsa? El día antes de la aprobación del folleto por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuando Economía comunicó la suspensión de la OPV, la Bolsa acumulaba en la semana una recuperación superior al 7%. Todos, incluidos sus responsables, sabían que los mercados no pasaban por su mejor momento, pero que los títulos defensivos se venden en épocas de «vacas flacas».

¿Informaron los colocadores de la rebaja que pedía el mercado? Los responsables de Loterías no conocieron las ofertas que los gestores habían trasladado a los colocadores hasta el día antes de la aprobación del folleto de la OPV. El presidente de Loterías, Aurelio Martínez, afirmó que se enteró ese mismo día de que la valoración de la compañía había caído unos 3.000 millones: de un rango de 17.500 a 20.000 millones, frente a los 20.000-23.000 millones que manejaba el equipo de la colocación.

Curiosamente, la mayor parte de los colocadores habían valorado la compañía en sus informes con parámetros más generosos, incluso, que los avanzados en julio por Martínez. Sin embargo, a los gestores no les salían las mismas cuentas. «Los inversores extranjeros, que ya fueron reacios a entrar en la OPV de Bankia y Cívica, seguro que han descontado de la valoración el riesgo país», afirma Alfonso de Gregorio, director de inversiones de Gesconsult.

¿Fueron realistas las entidades colocadoras? Banesto Bolsa, en su informe titulado ‘Loterías, que la fuerza te acompañe’, otorgaba un valor por flujos de caja de 26.662 millones de euros. Ahorro Corporación la valoraba –en un escenario base– en 25.252 millones. Mientras que La Caixa, bajo el título de ‘LAE, una apuesta segura’, situaba la franja de valoración entre 20.532 y 27.846 millones. Valoraciones similares se encontraban en los informes elaborados por Santander o BBVA.

¿Qué no tuvieron en cuenta en sus informes? Pocos han sido los que han contemplado escenarios con crecimientos futuros negativos o incluso nulos, pese a que la realidad era que los resultados de la antigua LAE habían ido descendiendo en los últimos tres años por la crisis. Y es de esperar que la atonía del ‘negocio de los sueños’ (el lema de la campaña para la OPV) siga al ralentí, ya que es una actividad muy correlacionada con el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB).

¿Cuáles son las cuentas de los inversores? Según un informe del analista independiente Francisco Fernández Reguero, la valoración de SELAE (el nombre de la antigua LAE, una vez convertida en sociedad estatal) ronda los 17.000 millones, lo que daría un coste por acción de 13,57 euros. Si a este importe se concede al suscriptor de la OPV un margen de seguridad del 30%, el precio de colocación tendría que haber rondado los 10 euros. Pero los informes de los colocadores lo elevaban hasta 18 euros. En esta estimación coincide Guillermo Escribano, director de inversiones de Metagestión. «Pensamos que una valoración de 23.000 ó 25.000 millones no deja mucho margen de rentabilidad. Para colocarla bien –afirma–, tendrían que haberla dejado en 18.000 millones».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.