Sociedad

Sociedad

El Papa pide a los protestantes luchar juntos contra la descristianización

Los luteranos alemanes proponen una celebración común del 500 aniversario de la Reforma en 2017

Día 24/09/2011

Compartir

E. ESPECIAL A ERFURT (ALEMANIA)

La peregrinación de Benedicto XVI a la ciudad de Lutero conmovió ayer a los protestantes alemanes, quienes le recibieron en Erfurt con los brazos abiertos y agradecieron su propuesta de «dar testimonio juntos» en un mundo aquejado por dos problemas religiosos de signo opuesto: el avance de las sectas y el de la descristianización. El presidente de las Iglesias luteranas alemanas llegó a proponer celebrar juntos el 500 aniversario de la Reforma en el 2017.

El cardenal Ratzinger había viajado a Erfurt cuando esta ciudad era parte de la República Democrática Alemana y todos los cristianos —católicos y luteranos— sufrían la misma persecución. Ayer, en su regreso como Papa, fue recibido afectuosamente en el antiguo convento de los agustinos, por la obispo luterana de Alemania Central, Ilse Junkerman, y el presidente del Consejo de las Iglesia Evangélicas de Alemania, Nikolaus Schneider. Martín Lutero, que llegó a Erfurt en 1505 para estudiar jurisprudencia, descubrió en esta ciudad su vocación religiosa, entró en la orden de los agustinos, recibió la ordenación sacerdotal y empezó a madurar aquí las bases de la Reforma.

«Elementos de unidad»

En el encuentro con los obispos luteranos, y en la sucesiva celebración ecuménica, el Papa recordó el interés del monje agustino por la misericordia divina y la relación personal con Dios, afirmando que «esta pregunta candente de Martín Lutero debe ser de nuevo, y de una forma nueva, también nuestra pregunta».

Según Benedicto XVI, «lo más necesario para el ecumenismo es, ante todo, que no perdamos de vista las grandes cosas que tenemos en común». Por eso, «no debemos limitarnos a lamentar las divisiones y separaciones, sino también dar gracias a Dios por todos los elementos de unidad que ha conservado».

En esa línea, el Papa afirmó que «nuestro primer servicio ecuménico en esta época debe ser testimoniar juntos la presencia del Dios vivo», ante un mundo sometido a dos derivas religiosas simultáneas pero de signo opuesto. Tanto católicos como protestantes sufren en estos momentos una doble erosión. En primer lugar, las sectas pentecostales, que definió como «una nueva forma de cristianismo que se difunde con un inmenso dinamismo misionero, a veces preocupante por sus formas, con escasa densidad institucional y poco bagaje racional».

El segundo desafío es la descristianización, pues «la ausencia de Dios en nuestra sociedad se hace cada vez más notoria y la historia de su revelación, narrada en la Escritura, parece colocarse en un pasado que se aleja cada vez más». Ante ese panorama, el encuentro con los obispos luteranos tenía un sabor fraterno. El presidente de los luteranos alemanes, Nikolaus Schneider, le propuso «celebrar el 30 de octubre de 2017 una fiesta común de la confesión de la fe en Cristo».

Antes de abandonar Berlín, el Papa se reunió con los representantes de la comunidad islámica. Les dijo que «la presencia de familias musulmanas se convierte cada vez más en un rasgo distintivo de este país», y les propuso dar testimonio común a favor de la familia y la vida en «una colaboración fecunda entre cristianos y musulmanes para construir una sociedad que será, en muchos aspectos, distinta de la anterior».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.