Cine

Cine

Entre lo artificial y lo artificioso

Crítica de «La piel que habito», la última película de Pedro Almodóvar, protagonizada por Elena Anaya y Antonio Banderas

Día 02/09/2011 - 11.24h
ABC

Compartir

El cine de Almodóvar no sabe ser cómodo y tiene tanta personalidad que choca en tromba contra el espectador y la crítica, de tal modo que siempre los tendrá o muy a favor o muy en contra. Sus películas, las mejores y las otras, son un tablao de emociones y sentimientos en el que taconean, palmean y se desmelenan unos personajes sacados de una realidad excitada, improbable, maquillada, sobeteada..., pero muy reconocible y hasta cercana a pesar de su «extraordinariez».

Esa singularidad e inequívoca presencia de su «mundo» tiene dos temperaturas, dos texturas, dos modos de revelarse y que son aparentemente contrapuestos: sus películas frescas, naturales, llanas pero profundas, espontáneas y graciosas, y sus películas muy cocinadas, artificiosas, rugosas, poco creíbles y con cierta pretensión de obra de «referencia» y con referencias «cool». «Volver» y «Los abrazos rotos» serían un buen ejemplo de estas dos temperaturas. «La piel que habito» pertenece en cuerpo y alma al segundo grupo, y el artificio es como una membrana transparente que le impide a la película abrazar al espectador (o al revés, ser abrazada por él).

Habla en ella Almodóvar de sus asuntos de siempre, la venganza, la cárcel y el carcelero, la pasión como bebedizo, el doble filo de la sexualidad, el disfraz, el pasado turbulento, la pérdida, el renacer..., pero, en esta ocasión, con la frialdad del celofán y más preocupado por el plano que por los personajes.La bajada de temperatura se aprecia incluso en el hecho de que la transgénesis (que parece que será crucial en la trama) no es más que un fogueo que se le olvida rápido, y la inconsistencia de los personajes se advierte en la fragilidad de su trazo, como los que interpretan Marisa Paredes o Eduard Fernández; o en que son directamente inservibles o francamente horrorosos, como el de Roberto Álamo (el hijo brasileño de Paredes).

Bien es cierto que es un sello almodovariano el mezclar lo cochambroso con lo «último» y el disfraz de «tigrinho» con el aura Louise Bourgeois o Alice Munro, pero la ausencia de gracia de la historia en general desactiva por completo esa cualidad. Porque, la «gracia» es uno de los problemas de «La piel que habito», pues no la tiene pero, a veces, sin quererlo, la produce; hay varios momentos especialmente dramáticos en los que no es raro que se escape la risa. El sentido del humor de Almodóvar fue siempre su arma, pero aquí se autolesiona con ella.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO El Kunstmuseum de Basilea ha cerrado durante poco más de un año y, gracias a un acuerdo con España, ha cedido gratuitamente sus obras maestras al Reina y al Prado
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo bello
lo útil
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.