Música

Música

Antonio Vega: dos años tan solos...

Un documental, «Tu voz entre otras mil», recuerda al carismático músico en el segundo aniversario de su desaparición

Día 12/05/2011 - 14.57h
ABC

Compartir

Dos años ya desde que un sms nos dejó el alma y el corazón en bancarrota. «Antonio ha muerto». Así, sin más. Cómo decir adiós de repente, de improviso, con el desayuno todavía en la garganta, a quemarropa y por la espalda, a los que no fueron quizá los mejores años de nuestra vida, pero sí los más sinceros, los más intensos, aquellos en los que nos dejábamos jirones de nuestros sentimientos por las esquinas de Malasaña, por los rincones de los últimos días de nuestra adolescencia. Antonio, Antonio Vega, había muerto. Y cuando has vivido siempre apoyado en las muletas de una canción, perder a uno de los orfebres que mejor las tallaba te deja huérfano, desheredado, como alguien que supiera que nunca más volverá a ver el mar. O, al menos, aquel mar de todos los veranos.

Dos años después, el recuerdo de su música está escrito en el retrovisor del coche de nuestro pasado con tinta indeleble. Sus poemas, sus canciones, siguen ahí. A mano. Por si las moscas. Por si cualquiera de estos días te entra un apretón de melancolía y todo lo que puedas echarte al corazón es poco. Un trago de la música de Antonio te devuelve a la Tierra, aunque te sientas como en el cielo. Dos años después, no hay apenas día que no te acuerdes de aquella gabardina con el cuello subido, de las gafas oscurísimas de su primo Nacho, de la noche de 1988 en la que creíste reventar porque los Nacha decían hasta siempre. Dos años después ya de aquel día aciago, el Penta, que fuera tierra prometida, se te antoja un paraíso perdido, a la chica de ayer le han salido jodidamente chungos unos análisis rutinarios y el sitio de mi recreo parece una casa deshabitada.

La fuerza del cariño

Pero sus habitaciones vuelven a iluminarse cuando te enganchas y te enganchas otra vez a la música de Antonio, Antonio Vega, dos años, dos siglos después. Cuando ves que el cariño por él no ha cesado, cuando ves que un grupo de sus fieles seguidores han puesto en pie en los últimos meses la película «Tu voz entre otras mil», un documental dirigido por Paloma Concejero, en el que durante más de un año se ha recopilado y rodado material inédito y en el que la propia voz de Antonio revela, acompañado por el periodista Bosco Ussía, que durante semanas fue recogiendo en las legendarias cintas de casette TDK unas intensísimas conversaciones con el músico. A través de ellas, participamos de momentos y facetas desconocidos de su vida, mientras Antonio despliega ese sentido del humor del que algunos sabíamos, eso sí, a través de terceros, como su inseparable Basilio Martí. Conversaciones que, aunque poco amigos de aparecer en público, acompañan la propia madre de Antonio, Mariluz Tallés, y su ex mujer, Teresa Lloret. Miembros de Nacha Pop y el genial Enrique Morente (otro desgarrón) también recuerdan al músico madrileño.

El documental, que está concluyendo su fase de rodaje se estrenará en salas en fecha aún no determinada, ofrece una visión coral de Antonio Vega y aporta filmaciones inéditas y añejas rodadas por Vega en súper 8, manuscritos, dibujos (otra de sus pasiones), fotos, entrevistas, un archivo desconocido hasta ahora... joyas para cualquier aficionado a la música de Antonio. El guión es también de Paloma Concejero y la productora ha sido Rodando Voy. Como rememora la propia directora, el documental nace, como un delicioso y cristalino río, «de la gestación de su disco póstumo y el concierto-homenaje a su figura —en el primer aniversario de su muerte— trazando un recorrido fascinante en flash-back desde los tiempos de Nacha Pop hasta los que alumbraron su carrera en solitario. Visitaremos la parte más desconocida de su ser hasta llegar al lugar en el que confluyen todas las claves: su infancia y adolescencia. Y es allí donde descubriremos el valor que para él tenía lo onírico o su profundo amor por el cosmos y sus secretos. Observaremos de la mano de la madre a aquel pequeño mirando por el ojo de la cerradura las clases de guitarra que tomaban sus hermanos. Él siempre se negó a participar en ellas, como alumno, aunque esas tardes antes de que terminaran corriera como una exhalación hacia su cuarto para reproducir entusiasmado cada acorde robado al profesor desde tal mirilla».

Aquella mirilla le abrió un mundo a Antonio Vega, un mundo que luego él nos devolvió con creces. A veces, muchas veces, la vida es tan sólo un jardín prohibido. Antonio siempre, siempre, te dejaba las llaves.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.