Arte

Arte

Arte Ikea (hágalo usted mismo)

La Fundación Canal invierte los roles del artista y el espectador en «Do It Yourself Art»

Día 11/05/2011 - 18.55h
«No tocar». Eso es lo que suele aparecer en las cartelas junto a las obras en los museos. En este caso, ocurre todo lo contrario. Esta exposición nos invita a tocar las piezas (no todas, pero sí la mayoría).
FUNDACIÓN CANAL
FUNDACIÓN CANAL 
Imágenes de la muestra
FUNDACIÓN CANAL 
Imágenes de la muestra
FUNDACIÓN CANAL 
Imágenes de la muestra
FUNDACIÓN CANAL 
Imágenes de la muestra
imagen anteriorimagen siguiente

Y es que el nuevo proyecto expositivo de la Fundación Canal (Mateo Inurria, 2), «Do It Yourself Art» (haga el arte usted mismo), propone una reflexión sobre los roles del artista y el espectador respecto a la obra de arte. El protagonista es el público. Sin él, la muestra no tiene sentido. En algunos casos hay propuestas reales (se puede ejecutar una pieza), en otros se trata solamente de una crítica ácida, irónica sobre este tema.

En 1914, Duchamp inventa el «ready-made»: consiste en sacar de su contexto un objeto cotidiano y elevarlo a la categoría de obra de arte. Es lo que hizo con su mítico urinario. Un año después, Malevich pinta su no menos célebre «Cuadrado negro» (icono del arte «Do It Yourself»). Comentaba el artista ruso: «Hoy la producción artística se ha simplificado a tal extremo que lo mejor que uno puede hacer es encargar sus cuadros por teléfono a un pintor de brocha gorda mientras está tirado en la cama».

Ikea ha democratizado amueblar una casa (con muebles montados por uno mismo). Pero mucho antes ya se hablaba de la idea de democratizar el arte (arte para todos). El público no es un mero objeto pasivo, que solo contempla las obras, sino que participa en su ejecución. Aquí entran en liza asuntos tan complejos como el de la autoría de la obra de arte. Cada vez son más los artistas que no hacen ellos sus obras: solo gestan la idea y su taller la ejecuta. Es el caso de Hirst o Murakami. Ellos se defienden diciendo que es una práctica muy antigua, que ya lo hacían mucho antes Miguel Ángel o Tintoretto.

En «Do It Yourself Art», Jiri Kolar nos invita a hacer un «museo a domicilio»: reunir en casa objetos, colgarlos en la pared de una habitación vacía y...¡voilà! Ya tenemos un museo. Uno de los protagonistas de la exposición es el suizo Tinguely -a cuyo museo en Basilea llegará después la exposición-, creador de máquinas increíbles. Del suizo se exhiben varias piezas, entre ellas un plano. «Con este plano -escribía- les invito a construir este modelo y consideraré el resultado final como mi propia obra original». También está presente su esposa, Niki de Saint Phalle, que reinventa el concepto de autoría con sus «Shooting Paintings» (crea pinturas disparando proyectiles a un lienzo donde hay globos con pintura de colores). No es tan fácil como parece, como hemos podido comprobar «in situ» en los jardines de la Fundación Canal.

En la muestra (abierta hasta el 24 de julio) están presentes algunos de los manuales de instrucciones que más de un centenar de artistas hicieron para el proyecto «Do It», que propuso Hans Ulrich Obrist en 1993. Los hay de lo más curioso: Louise Bourgeois propone: «Durante un paseo, deténgase y sonría a un extraño». Maurizio Cattelan apunta la idea de que los comisarios de las exposiciones vayan solo con ropa interior y zapatos a las inauguraciones. Cristina Iglesias nos enseña cómo hacer un pabellón metálico suspendido en una sala. Claro que se necesitan 6.000 metros de cable de acero flexible, cinco focos de 300 W y una habitación. Pipilotti Rist nos dice: «Lea un periódico, salte de la silla y deje el periódico abierto sobre la mesa. Corra a la casa de su mejor amiga. Silbe y lance una piedra a la ventana. Espere que abra la ventana y grítele que ha muerto el ídolo que comparten. Lloren juntas».

Algunos de los artistas presentes explican sus trabajos. Uno de los más interesantes es el de la española Naroa Lizar-Redrado y su proyecto «Iartistlondon». Ella creó y publicitó en la página web www.iartistlondon.com unos kits para que cualquiera pudiera fabricar una réplica de alguna obra célebre de los Young British Artists: la calavera de diamantes de Hirst, un autorretrato que hizo Marc Quinn con su propia sangre, el «Torso» de Rachel Whiteread o la tienda de campaña de Tracey Emin. Cuenta la artista que tuvo muchos pedidos, pero en realidad no vende esos kits. La web es ficticia, es en sí misma la obra de arte. También comenta que le enviaron una carta los abogados de Hirst, pero ella explica que «lo que ofrezco en la web no se vende. Se puede interpretar la obra de cualquier artista. Yo mantego su autoría, sus nombres están en las cajas».

En la exposición nos encontramos proyectos de artistas tan conocidos como Yoko Ono o Gilbert & Geoge. De la primera se exhibe su «Pieza de deseo» (1981-1996), un árbol del que cuelgan deseos escritos en trozos de papel. Leemos algunos curiosos: «Que el programa "Sálvame" esté tipificado en el Código Penal», «Que Jazztel no me llame después de comer»... De la pareja británica cuelga en la muestra «Planed» (2007). Se trata de una obra formada por nueve paneles que cualquiera pudo descargarse gratis durante 48 horas de las webs de «The Guardian» y la BBC. Erwin Wurm nos invita a hacer esculturas en un minuto; Huang Yong Ping, a determinar el precio de una obra de arte en una ruleta; Jorge Palacios, a montar unos soldaditos; Nancy Spero, a colgar ropa (y demonios masculinos); Warhol, a pintar sus flores... Decía Joseph Beuys que «todo ser humano es un artista». Visite esta exposición y lo comprobará.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Hoy en TV

Programación Televisión

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...
Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.