Sociedad

Sociedad

Los residuos generados por el tsunami ocurrido en Japón equivalen a los de 23 años

Algunos expertos aseguran que el océano Pacífico absorberá la radiación, pero las autoridades niponas recomiendan no consumir ciertos tipos de peces

Día 28/03/2011 - 13.03h
Los residuos generados por el tsunami ocurrido en Japón equivalen a los de 23 años
AFP 
Destrozos acaecidos en Miyagi

La cantidad de residuos generados en la prefectura japonesa de Miyagi por el terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo es de entre 15 y 18 millones de toneladas, lo que equivale a la cantidad de residuos que se producirían en 23 años en condiciones normales, según ha informado el gobernador de Miyagi, Yoshihiro Murai.

En realidad, la cantidad total es probablemente mucho mayor, porque la estimación hecha por las autoridades no incluye ni los automóviles ni la tierra.

Ahora se pretende diseñar un plan para la eliminación de los residuos con el objetivo de que dentro de tres años se hayan destruido en su totalidad.

Hoy se han empezado a retirar los residuos de las calles de la ciudad costera de Ishinomaki, una de las localidades más perjudicadas por la catástrofe. De momento se dejarán en un sitio cercano al puerto, pero dentro de un año se llevarán a otro lugar para separar los distintos residuos y eliminarlos.

Ya son ligeramente radiactivas

El Director de la Cátedra de Oceanología de la Facultad de Geografía de la Universidad Estatal de Moscú, Serguei Dobroliúbov, cree que la radiactividad no afectará de manera especial a la flora y fauna del mar, «un buen absorbente de la radiación». «El Océano Pacífico es un sistema altamente dinámico, todo se mezclará y se dispersará», añade la experta Antonina Poliakóva. Además, los nucleídos de corta vida del tipo yodo-131 no presentan gran peligro, el período de su desintegración es poco más de 8 días, afirman.

«Los peces son, por lo general, más resistentes a la radiación que los humanos. Para una persona 500 unidades de radiación representan una dosis mortal, mientras que un pez necesita el doble, así que en la situación actual la fauna oceánica no tendrá ningún problema», señala Dobroliúbov. «Las aguas del océano ya son de por sí ligeramente radioactivas, conteniendo microdosis de potasio-40 y de estroncio-90», continúa.

El ecólogo Alexei Yablokov explica que las numerosas investigaciones sobre los efectos que tiene la radiación en la fauna de agua dulce han demostrado que se producen alteraciones en la composición cromosómica de los crustáceos y se producen variaciones en de su sistema inmunológico. «Para el hábitat subacuático es mucho más peligroso el proceso de acidificación, derivado del calentamiento global, y que aumenta con la generación de dióxido de carbono», subraya Dobroliúbov.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.