España

Fernández Vara, de «barón» contestatario a aspirante en Ferraz

Día 28/02/2011 - 20.59h

El presidente extremeño se ha autocolocado en las quinielas para suceder a Zapatero. En los últimos tiempos se ha desmarcado poniéndose del lado de Rubalcaba, aunque parece que él apunta más alto

En octubre de 2010, como si de una "meiga" o un vidente se tratase, el líder gallego del PP, Mariano Rajoy, vaticinó ante los periodistas que se encontraban en la clausura de la reunión interparlamentaria que su partido celebraba en Maspalomas que uno de los posibles "candidatables" o aspirantes a suceder a Zapatero podría ser Guillermo Fernández Vara (nacido en Olivenza, Badajoz, el 6 de octubre de 1958), el hoy presidente autonómico que a lo que sí aspira, a todas luces, es a revalidar el próximo 22 de mayo su mandato en la Junta de Extremadura. Pero Vara pasaba sin hacer demasiado ruido hasta que estalló la tesitura de que fuese el recién nombrado vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que Rodríguez Zapatero postulase como su sucesor ante el Comité Federal del PSOE. Entonces pronunció la ya famosa frase en una entrevista concedida al diario "El País" acerca de que él tenía tres nombres en la quiniela sucesoria: "Alfredo, Pérez y Rubalcaba".

Desde entonces, este médico forense de profesión no ha dado puntada sin hilo abonando la que parece ser poca simpatía mutua con el presidente del Gobierno. A él le pide encarecidamente que dibuje ya su futuro para que el debate de la política nacional no enturbie ni tape las propuestas autonómicas y municipales para la importante cita con las urnas. El presidente extremeño es consciente de que la suya es una de las comunidades talismán para los socialistas cuyo poder podría mantenerse incólume tras los comicios. El "barón" de este feudo no ha dejado en estos últimos meses, con más ímpetu si cabe a medida que nos acercamos a mayo, de manifestarse como "rubalcabista" y de mantenerse alejado de un mandato -de crisis y paro- que le podría pasar factura como "presidenciable".

Sin embargo, Fernández Vara ha subido un peldaño más en los últimos días. En sintonía con el líder del centro-derecha español, en cuyas filas militó en su juventud, Fernández Vara ha renacido y ha llegado a considerar "legítimo" que la "niña de los ojos" de Zapatero, Carme Chacón, se ponga de perfil ante la sucesión en el PSOE en un desayuno informativo celebrado hace hoy una semana. Inmediatamente después, José Bono, otro dirigente cuyas aspiraciones se verían relanzadas entrando en el puñado de nombres con opciones para dar el salto en Ferraz, manifestó que "España está preparada para una presidenta" como Chacón. Y Vara le puso la puntilla: "También está preparada para un presidente extremeño".

A renglón seguido, en una entrevista publicada el pasado domingo por "El Mundo", el mandatario autonómico se retractaba parcialmente y apuntaba a que "sus aspiraciones se han visto colmadas" como presidente de la Junta de Extremadura. Pero la duda ya está en el aire. Y su nombre cobra más protagonismo a medida que pasan las horas y ganan presencia sus declaraciones mediáticas.

Conexión díscola Madrid-Toledo-Badajoz

efe
A la proclamación de Vara solo acudió Rubalcaba

Vara forma junto con su homólogo de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el candidato a la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, el triunvirato "díscolo" con la línea y la gestión sostenidas esta legislatura por José Luis Rodríguez Zapatero. Para los tres, como se han encargado de decir abiertamente, la "margarita" que deshoja a la luz pública el jefe del Ejecutivo -"me quedo, me voy"- no es tal y confían en que haya un proceso de primarias que dilucide el hombre o mujer que coge el testigo en el PSOE. Unos, como Vara, esperan que Zapatero comunique cuanto antes su decisión de irse para que no influya en las generales y para que su heredero se ponga cuanto antes a trabajar para optar a la victoria en las generales de 2012. Otros, como Barreda, han abundado en que "ocho años son suficientes", aunque tampoco se han posicionado tan claramente como Vara con otros candidatos. Por ello, el castellano-manchego ha anunciado que a su proclamación como candidato no acudirán ni Rubalcaba ni Zapatero, para no "alimentar la polémica sobre Zapatero sí, Zapatero no". Guiño o "pisotón" a su homólogo extremeño, cuya proclamación el pasado 20 de febrero dio mucho que hablar, al acudir solamente el ministro del Interior y contar con dos ausencias (o desplantes) notorias: la de su antecesor, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y la del secretario general de su partido, el propio José Luis Rodríguez Zapatero.

Dardos de Barreda, la oposición, Ibarra...

Además del sutil dardo de Barreda, al mandatario extremeño le han llovido críticas por sus declaraciones en las que se postuló como presidenciable. No tardó en hacerlo su rival las próximas elecciones, el presidente del PP extremeño, José Antonio Monago, quien acusó a Vara de tener como prioridad la sucesión de Zapatero antes que solucionar problemas como el paro en su región.

También el ex presidente Ibarra censuró pocas horas después de escucharle que "haya dirigentes del PSOE que estén más preocupados por la cuestión de la sucesión" que por asegurarse de que sus medidas den frutos. "Más que intentar presionar para que se vaya o para que anuncie el cuándo, es obligación de los que tienen algunas responsabilidad institucional y partidaria tratar de influir para que las decisiones que se adopten por él y su equipo no vayan en contra de lo que desentona con las ideas socialdemócratas", escribió en un artículo de opinión publicado en el rotativo de Prisa. Y añadió otra crítica: "No es posible señalar a un solo presidente autonómico que haya discrepado en público o en privado de lo que se ha hecho hasta ahora por el presidente del Gobierno" y, en cambio, su "única preocupación" sea "obligarle a decidir su futuro político. ¿Por qué no nos cuentan ellos cuál será el suyo?".

Interrogante abierto que desliza el ex barón otrora contestatario con las políticas de su partido en el marco estatal. "Ahora cuando este Gobierno se halla en una situación de emergencia, lo que se oye y se intuye es el desmarque para "ver qué pasa conmigo", objetó también Ibarra.

Vara le respondió reafirmándose: "El candidato del Partido Socialista será quien digan sus militantes. España está preparada para un presidente extremeño o una presidenta catalana o de cualquier sitio". Y parafraseó a Alfonso Guerra cuando decía aquello de "ahora lo que hay que saber es si los demás están preparados".

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es España en...

Blogs

La vida es circular, pero no eterna

Puentes de Palabras
José Manuel Otero Lastres

La sedición pierde aire

EL BLOG
Federico Ysart

Hollande, Valls y la cruda realidad

TOCA ESPAÑAR
Manuel Erice

Quedan 6 meses para el referéndum

el Blog de Edurne
Edurne Uriarte

por tierra, mar y aire
Esteban Villarejo

Los independentistas, pillados en otra mentira

EL ESCRITORIO
Mariano Calleja
El Foco de Ángel Expósito
Últimos vídeos

Abc_Opinion_24_02_2017_sociedad_EMontanes

Sigue ABC.es en...

ABC Marca España
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.