Cine

Cine / PREMIOS OSCAR 2011

Jorge VI de Hollywood

«El discurso del Rey» vence a «La red social» en un retorno de la Academia de Hollywood hacia el pasado

Día 01/03/2011 - 04.46h
imagen anteriorimagen siguiente

Como si se hubiera tratado de un viaje más de lo previsto en el guión de la ceremonia por la historia de Hollywood, la victoria de «El discurso del Rey» devuelve a los Oscar un palmarés tradicional, clásico, en el que las emociones se imponen de nuevo a la innovación. La ganadora de la estatuilla a la mejor película hace exactamente 70 años fue «Qué verde era mi valle», una novela llevada al cine de un hombre bien intencionado del Reino Unido que debe superar algunas pruebas y conflictos, pero llena de sentimentalismo. Se hizo notable por ser deliberadamente poco notable, y famosa por ganar ese año a dos películas no tradicionales con visión de futuro como «Ciudadano Kane» y «El halcón maltés».

«El discurso del Rey» destaca por muchos aspectos, pero quizás más particularmente por su adhesión a la imagen tradicional de ganadora de Mejor Película. "La red social", en cambio, es también notable por muchas cualidades, pero quizás más en particular por su negación del prototipo de película para el Oscar. Y pese a que la Academia en los últimos años se ha puesto del lado de la crítica y ha premiado cintas muy alejadas de su perfil ganador ("En tierra hostil", "Slumdog millionaire", "No es país para viejos" o "Infiltrados"), este año los académicos se han dejado seducir por la ternura y el sentimentalismo que produce la historia del rey tartamudo.

Y eso, a pesar de que la crítica por primera vez estuvo más unida que nunca para elegir a la mejor del año. Las grandes asociaciones de críticos de Estados Unidos no dudaron en premiar a «La red social» sobre el resto de propuestas. Para «El discurso del Rey», hubo halagos dedicados a Colin Firth, Geoffrey Rush y poco más. Los Globos de Oro escenificaron esa armonía y todo parecía indicar que los Oscar finalmente premiarían a un director valiente y visionario como es David Fincher.

Sin embargo, los profesionales de la industria a través de los premios de los distintos gremios ya dejaron advertir que su preferencia iba por otro lado y que este año el esquema clásico volvería a la Academia. Y así fue. "El discurso del rey" se alzó con cuatro estatuillas en una noche triunfal para el cine británico que desde 1998 (si exceptuamos la multicultural "Slumdog millionaire") no ganaba en los Oscar.


«El discurso del rey» sólo ha ganado un premio menos que «Qué verde era mi valle» hace 70 años. Pero la comparativa entre ambas es obvia sobre todo si tenemos en cuenta que a su rival, «La red social», se la ha relacionado muchas veces con la película de Orson Welles. Los dos tratan de hombres que logran un amplio poder mediático y revolucionan el medio en el que envían su mensaje; Foster Kane en la prensa y Mark Zuckerberg, en la red. Ambas películas se hicieron a pesar de las objeciones del protagonista real y son dibujados como seres que merecen nuestro odio. Ambas, además, juegan con el tiempo a través de flashbacks, hablan sobre el amor (la necesidad y falta de ella), los protagonistas comenten errores y no pueden rectificar... Y ambas estan magníficamente dirigidas.

Pero justo en el momento en que la Academia rezumaba savia de cambio, apostando por películas que previamente había alzado la crítica y se alejaban del prototipo de película ganadora del Oscar, la Academia da por cerrado el ciclo y premia lo que siempre le ha gustado.

El síntoma de ese cambio se produjo cuando el desconocido en Hollywood Tom Hooper ganaba el Oscar al mejor director. Visiblemente emocionado, el británico agradeció a la Academia el premio y a su familia. Previamente, el guionista David Sleider, que tuvo que esperar a que falleciera la Reina Madre para poder llevar a la pantalla su guión, dedicó su Oscar a todos los tartamudos, pues él de pequeño también tuvo que superar este defecto del habla.

Aunque, sin duda alguna, el rey de la noche fue Colin Firth, que recibió el Oscar al mejor actor protagonista tras encarnar de forma increíble a Jorge VI. «Tengo la sensación de que mi carrera acaba de alcanzar su cenit», dijo el actor sobre el escenario. «Gracias a mi familia y a mi esposa, Livia, por echar abajo mis ilusiones de formar parte de la monarquía. Y por darme todo lo bueno que rodea mi vida desde que la conocí».

Los Coen, sin premio

«Origen» fue la otra gran triunfadora de la noche al lograr cuatro estatuillas, igualando el resultado de «El discurso del Rey». El filme de Christopher Nolan se llevó mejor sonido, mejor montaje de sonido, mejor fotografía y mejores efectos visuales.
«Cisne negro» evitó irse de vacío gracias al premio a la mejor actriz para una embarazadísima Natalie Portman. «Muchas gracias, esto es una locura, estoy muy agradecida por hacer el trabajo que hago, gracias mis padres por darme mi vida y por darme la oportunidad de trabajar desde pequeña», afirmó emocionada la actriz de origen israelí tras recoger el premio.
«The fighter» logró los galardones a mejor actor secundario para Christian Bale y mejor actriz secundaria para Melissa Leo.«Alice in wonderland», la última aventura cinematográfica de Tim Burton, también consiguió dos Oscar (mejor dirección artística y mejor vestuario), lo mismo que «Toy Story 3» (mejor canción y mejor película animada).

Numéricamente, las dos grandes derrotadas de la noche fueron «127 horas» (seis nominaciones, cero Oscar) y sobre todo «Valor de ley», el remake western de los hermanos Coen que se fue de vacío a pesar de partir con diez candidaturas. Sin embargo, en una gala carente de humor y espectáculo, la derrotada moral fue «La red social». Aunque ha obtenido tres Oscar (mejor guión adaptado, mejor montaje y mejor banda sonora), el filme de Fincher ve cómo se escapa una victoria que acariciaba hacía solo un mes. Pero como bien dijo Spielberg antes de dar a conocer el título de la mejor película del año, esta cinta y las otras ocho derrotadas se unen al selecto grupo de grandes perdedoras como fueron «Cabaret», «Brokeback Mountain», «El color púrpura»... o «Ciudadano Kane». Podría considerarse a Rosebud como un concepto parecido al de «vida lograda» aristotélico. La vida que nunca tuvo Charles Foster Kane. La vida que tal vez no ansía Mark Zuckerberg. La victoria que no logró anoche «La red social».

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO El Kunstmuseum de Basilea ha cerrado durante poco más de un año y, gracias a un acuerdo con España, ha cedido gratuitamente sus obras maestras al Reina y al Prado
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo bello
lo útil
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.