Economía

Economía

Felipe González suma a su pensión 126.500 euros como consejero de Gas Natural

José Bono, dispuesto a modificar las pensiones doradas de los diputados «si alguien propone el cambio». Los grupos miran para otro lado

Día 18/12/2010
REUTERS
Por lo que calla, por lo que medio dice e incluso por lo que hace, Felipe González sigue devorando titulares. El ex presidente del Gobierno ha sido elegido nuevo consejero independiente de Gas Natural Fenosa por decisión unánime del consejo de administración del grupo energético.
En pleno debate sobre el blindaje de las jubilaciones doradas de diputados y senadores, González conseguirá con su nuevo cargo una remuneración bruta de al menos 126.500 euros al año —sin contar sus posibles participaciones en algunas de la distintas comisiones de dirección— a sumar a la pensión vitalicia que disfruta a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. En concreto, la dotación prevista para 2011, incluida en las cuentas del Ministerio de Presidencia, para los ex jefes del Ejecutivo alcanzará los 238.010 euros anuales, lo que significa que González, Adolfo Suárez y José María Aznar percibirán cerca de 80.000 euros cada uno.
Fue precisamente el Gobierno de González el que fijó en 1993 mediante Real Decreto esta pensión. Antes, en 1982, ya se habían establecido, además, otras prerrogativas, como la posibilidad de disfrutar de dos trabajadores —cubiertos mediante el sistema de libre designación— gozar de automóvil de representación con conductores de la Administración del Estado y de «libre pase» en todos los transportes gestionados por el Estado. Los ex presidentes cuentan también con la posibilidad de entrar a formar parte del Consejo de Estado, pero ninguno se ha acogido a ella por la incompatibilidad del cargo con la actividad en la empresa privada.
Influencia y negocios
Desde Gas Natural destacan que González, además de ser accionista de la empresa, tiene un «amplio reconocimiento y prestigio internacional», en especial «como estadista y experto conocedor de Latinoamérica, y también de los países de la Unión Europea y el Arco Mediterráneo».
Y es que, hecha añicos la figura del «jarrón chino que estorba», con la que
siempre jugaba en sus primeras entrevistas tras abandonar Moncloa, no hay duda de que el ex presidente del Gobierno ha seguido conociendo mundo en estos años. No hay que olvidar que la ley reconoce que los antiguos jefes del Ejecutivo continúa disfrutando del «tratamiento de Presidente» y «en sus desplazamientos fuera del territorio nacional podrán gozar del apoyo de los servicios de la representación diplomática española». Su prestigio y los contactos acumulados han propiciado que González pueda tejer una red de influencia que le ha convertido en referente para la asesoría de políticos y empresarios, sobre todo latinos, en su asalto a los más variopintos mercados. Especialmente significativa es su amistad con Carlos Slim, la primera fortuna del mundo, según Forbes. La estrecha relación de González con Mohamed VI pudo ser clave para que Marruecos abriera sus puertas al desembarco de Telemex, la compañía telefónica del magnate mexicano.
Además de ofrecer conferencias y publicar artículos por los que cobra varios miles de euros, González tiene también una empresa familiar, Ialcon, dedicada «a la compraventa de fincas rústicas». No se conocen las cuentas de la compañía desde 2005, cuando ganó 366.148 euros y obtuvo una cifra de negocio de 594.781.
En una reciente entrevista, González reconocía que posee un parcela en Marruecos, pero que estaba «parada», porque no tenía dinero para construir. «Sé cuáles son todos los mecanismos para obtener dinero, pero jamás se me ha ocurrido», afirmaba, al tiempo que añadía: «Si hubiera aceptado los consejos de administración que me han ofrecido desde hace 15 años, y aceptara pasar siempre por seminarios o conferencias cobrando, sí podría ganar bastante dinero».
Mientras tanto, en el Congreso los grupos parlamentarios miran para otro lado cuando se les pregunta si están dispuestos a poner fin, o al menos a reducir, su privilegiado sistema de pensiones. En la dirección del Grupo Popular afirman que están dispuestos a
hablar y si se plantean cambios, se estudiarán. Pero todo se queda ahí. En el Grupo Socialista se apunta directamente a la Mesa del Congreso, que preside José Bono, como responsable de impulsar un supuesto cambio. «Eso no corresponde al Pacto de Toledo, sino a la Mesa del Congreso».
El aludido, José Bono, afirmó ayer en declaraciones a «Punto Radio» que cuando llegó a la presidencia de la Cámara ya estaba en marcha el sistema de pensiones para los parlamentarios, pero se mostró dispuesto a modificarlo: «Si mañana alguien me propone el cambio, yo no me opondría a un sistema que me encontré ahí. En la medida que hubiese un planteamiento, el presidente del Congreso no será un valladar».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.