null

La existencia de otro universo antes del Big Bang, puesta en duda

Tres investigaciones independientes rechazan que los misteriosos círculos descubiertos por Penrose sean las señales de un cosmos anterior al nuestro

Día 14/12/2010 - 19.51h

Hace tan solo unos días, Roger Penrose, de la Universidad de Oxford y uno de los físicos más brillantes de la actualidad, anunciaba un impactante descubrimiento. El investigador creía haber encontrado «atisbos» de la presencia de un universo anterior al que conocemos, uno que existió antes del Big Bang. Esta hipótesis extraordinaria, fundamentada en la aparición de unos misteriosos patrones circulares en el fondo de microondas cósmico -los restos de la gran explosión que dio origen al cosmos- ha causado el lógico revuelo en la comunidad científica y, como era de esperar, ha chocado con las reticencias de algunos de sus miembros. Tres nuevas investigaciones independientes, publicadas en arXiv.org, el mismo sitio de internet en el que Penrose hizo pública su teoría, admiten que la imagen del universo primitivo puede estar plagada de enigmáticos círculos, pero señalan que eso no significa que estemos ante la evidencia de algo que ocurrió antes del nacimiento «oficial» de los tiempos. En definitiva, según estos científicos, no hay ninguna prueba de que los universos se sucedan de forma cíclica eternamente.

La mayoría de los cosmólogos acepta la teoría del universo inflacionario. El cosmos -y con él el espacio y el tiempo-, surgió hace unos 13.700 millones de años con el Big Bang, se expandió de forma extremadamente rápida durante una fracción de segundo, y ha continuado expandiéndose mucho más lentamente desde entonces. Sin embargo, la teoría de Penrose y su colega Vahe Gurzadyan, del Instituto de Física Yerevan en Armenia, trastoca todo lo que se creía hasta ahora. El polémico estudio explica que las colisiones entre agujeros negros supermasivos ocurridas antes del Big Bang generaron la propagación de unas ondas gravitacionales que dejaron una «huella», unos círculos muy característicos, en el fondo cósmico de microondas.

Sin ciclo infinito

Para llegar a esta afirmación, Gurzadyan examinó datos obtenidos durante siete años por el satélite de la NASA WMAP (Wilkinson Microwave Anisotropy Probe) y calculó el cambio en la variación de temperatura en unos 10.000 puntos en el fondo del microondas. De esta forma, identificó una serie de anillos en los que la temperatura era marcadamente más baja. Para Penrose, esto sugiere que nuestro universo existe en un ciclo continuo de «rebotes» que él llama «eones». Se trata de un ciclo infinito que no tiene principio ni fin.

Sin embargo, tres estudios independientes publicados en los últimos días son muy críticos con esta teoría. Equipos de la Universidad de Oslo, la Universidad de British Columbia en Vancouver y del Instituto Canadiense de Astrofísica Teórica en Toronto (Canadá) reprodujeron el análisis de los datos del WMAP que realizó Gurzadyan. Los científicos concluyen que los círculos descubiertos en el fondo cósmico del microondas no son ninguna ventana a otro universo, sino que estos puntos calientes y fríos, que incluso pueden formar triángulos equiláteros, también asumen las propiedades básicas del universo inflacionario, es decir, la expansión muy rápida del cosmos momentos después del Big Bang, la teoría clásica. Gurzadyan desestima el análisis crítico como «absolutamente trivial»

  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Investigadores insisten en la existencia de la primera supertierra descubierta en zona habitable, rechazada por otros estudios
José Manuel Nieves Encuentra aquí todos los vídeos del blog que te explica las noticias científicas
    Retos que ponen a prueba nuestra capacidad para el pensamiento lateral
    Lo último...

    Prueba los nuevos juegos web

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.