Galicia

Galicia / crisis y delincuencia

Menos dinero, más atracos

Galicia ha sufrido quince atracos, la mayoría a mano armada, en lo que va de 2010. Uno de ellos, el pasado 17 de agosto, acabó en tragedia. En el mes de noviembre ha habido tres, en Ourense

Día 16/11/2010 - 11.11h
Nada de elaborar minuciosos planes al estilo de «Ocean's Eleven», «El golpe» o «Atraco perfecto». Nada de guante blanco. La crisis económica tiene también sus consecuencias en los asaltos a bancos. La carencia monetaria impulsa al ladrón a enfrentarse, arma en mano, con los empleados por un botín que varía desde los 6.000 hasta los 120.000 euros. En lo que va de año, al menos quince sucursales bancarias de la comunidad gallega han sido atracadas. El sentimiento de inseguridad crece entre la ciudadanía y es raro el mes en el que un titular sobre un violento asalto no aparece en las cabeceras gallegas.
El último atraco sucedía el viernes, poco después del mediodía y en el centro de Ourense. Y el último intento, esta misma semana en la localidad orensana de Entrimo. En este caso, la actuación de la Guardia Civil evitó que tres hombres armados asaltaran la oficina local de Caixanova. Los agentes sorprendieron a los tres hombres en pleno robo, tras utilizar un camión grúa para entrar en el cajero automático mediante la técnica del alunizaje. Sin embargo, tuvieron tiempo para darse a la fuga.
Misma entidad, misma provincia e igual mes. A principios de noviembre, dos hombres irrumpían, pistola en mano, en la sucursal de Caixanova en Toén, Ourense. Se llevaron un botín de 6.000 euros.
En octubre, los ladrones optaron por ocultarse en el interior de las instalaciones para intimidar a los empleados antes de que la oficina abriera sus puertas. En Beade, Vigo, dos hombres se escondieron en el falso techo de La Caixa. Cuando la directora se disponía a comenzar su jornada laboral, le pusieron una pistola en la sien y sustrajeron 24.000 euros. También dos individuos cubiertos con un pasamontañas accedieron a la oficina de Caixa Galicia de Friol (Lugo) a través de un butrón. Iban cargados con una escopeta recortada y un cuchillo, pero no emplearon la violencia durante el asalto.
A quemarropa
El capítulo más dramático tuvo lugar en A Cañiza el pasado agosto. Una pareja de Guardia Civiles acudieron a un aviso en la sucursal de Caixa Galicia. Los agentes se encontraron con dos atracadores, que no dudaron en disparar a quemarropa a Miguel Jorge Piñeiro y Alfonso Ribeiro, causando la muerte del primero. Otros tres asaltos a entidades bancarias sucedieron en el mes de abril. Los delincuentes entraron a primera hora de la mañana en la oficina de Caixanova de La Guarda, ataron a tres de los trabajadores y consiguieron huir con 125.000 euros por el butrón realizado. Todo indica que los mismo atracadores eligieron, de nuevo, Caixanova para perpetrar un atraco en Mondariz, a la semana siguiente. Encapuchado y armados, los dos hombres esperaron al director escondidos en el exterior. El dirigente se enfrentó a los asaltantes quienes le propiciaron un golpe con la culata del arma. Gracias a la alerta de los vecinos, los individuos se vieron obligados a huir en autocar. En La Coruña, cinco asaltantes despistaron a los presentes para que uno de ellos consiguiera saltar la mampara y entrar en el búnker, donde se apropiaron de 30.000 euros.
Negreira, Lugo, Boiro y Oleiros fueron otras de las localidad gallegas en las que se produjeron robos a lo largo de este año. 80.000 euros fue el botín incautado por un par de atracadores en Negreira. Un poco más, 86.235 euros, fue la cantidad que se llevaron cuatro personas en Lugo, después de acosar a los empleados de la entidad con dos cuchillos. Una situación parecida se vivió en Boiro, donde dos individuos amenazaron al único empleado que se encontraba en la oficina del Banco Gallego para conseguir un botín que se calcula asciende a los 60.000 euros. Por último, un hombre entró en julio en la sucursal del BBVA en Oleiros, La Coruña. Se apropió de 12.000 euros mientras los clientes esperaban a ser atendidos.
Con peluca
A principios de año, se dieron varios casos de atracos similares en la comarca del Salnés. Al menos en tres ocasiones, los ladrones acometieron el robo disfrazados con peluca; dos de ellos tuvieron lugar en Vilanova y otro en Valga. Por aquel entonces, la policía barajó la posibilidad de que se tratara de los mismos delincuentes, dadas las múltiples coincidencias.Siempre iban camuflados, escogieron sucursales fuera del casco urbano —lugares de poco tránsito—, atacaron a primera hora de la mañana, aprovechando que había una sola persona en el banco, y utilizaron armas para intimidar a los empleados y llevarse el botín de forma segura.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es Galicia en ...

Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.