Madrid

Madrid

Madrid

«El asesino de Silvia es una rata, un psicópata»

La familia de la joven degollada e introducida en una maleta tirada a la basura habla a ABC: «Su ex novio no paraba de acosarla desde que le dejó»

Día 13/11/2010 - 13.42h
Un pequeño salón en el edificio de El Ruedo (Moratalaz) es el lugar donde buscan tranquilidad los familiares de Silvia, la adolescente cuyo cadáver apareció en una maleta tirada en un contenedor de Leganés. Allí, su hermana, Verónica; su madre, Sagrario, y la pareja de ésta, Antonio, lloran en silencio la salvajada que han hecho con su niña, que el pasado junio cumplió 16 años. Hasta un perro, en una esquina de la habitación, gime de pena. Tienen un dolor muy grande, pero también una rabia que no les cabe en la boca: «Ese asesino es una rata, un enfermo mental, un psicópata, un loco», espeta Verónica, que, a sus 21 años, es el mayor apoyo de Sagrario, empleada de la limpieza sordomuda, que no para de llorar, pañuelo en mano.
JOSÉ ALFONSO
La familia de Silvia, destrozada
De quien hablan es de Christian Yonk, peruano de 21 años y conocido como «Chuki». «Habían estado saliendo juntos cerca de año y medio, y lo dejaron hace como 15 o 20 días», explica Antonio. Una amiga de Silvia, horas antes y entre lágrimas, explicaba a ABC que hace un tiempo le confesó que Christian le pegaba. «Nosotros no sabíamos nada; si nos lo hubiese dicho, lo habríamos denunciado a la Policía», explica Antonio. Sea como fuere, la relación se rompió, «pero él no paraba de acosarla desde el mismo día en que lo dejaron». «Tuvo muy mala reacción —añade Verónica—. No paraba de machacarla, de ir a la casa de Parla, borracho, dando patadas a la puerta. La llamaba al móvil, al teléfono fijo, le mandaba mensajes...».
Hasta que vio que era imposible una reconciliación y los celos machistas y asesinos hicieron el resto. El martes pasado, Silvia dijo que se quedaría en casa de una amiga colombiana para estudiar. Al día siguiente, no apareció por su instituto, el Humanejos, en Parla, donde residía Silvia con su hermana, su madre y su abuela, que está deshecha. Así se lo confirmaron los profesores a la familia. «La llamamos al móvil, pero estaba apagado», dicen. Al día siguiente, en torno a la una de la tarde, se desencadenó la tragedia. Fuentes de la investigación explicaron que «Chuki» mató a la chica en la cama. Le rajó el cuello de lado a lado —la tía de la víctima dijo ayer que «de oreja a oreja», haciendo énfasis en lo brutal del corte—, supuestamente, tras mantener una discusión. Tomó el cuerpo, lo desnudó y lo metió en una maleta verdosa. Luego, el presunto homicida recogió todas sus cosas, las guardó en otra maleta, se llevó también las pertenencias de Silvia y le dio la vuelta al colchón, que estaba manchado de sangre. Llamó a la dueña del piso compartido en Leganés donde residía desde hacía aproximadamente un mes y le comunicó que lo abandonaba. Incluso se despidió de ella y otros compañeros. La hermana de Silvia cree que, además, maquilló a su hermana, «pues no solía ir tan pintada, sólo con un poco de brillo en los labios».
«Vi la noticia en televisión»
Christian, ni corto ni perezoso, se plantó en la calle a plena luz del día y lanzó la maleta con el cuerpo de Silvia a la basura, junto con el cuchillo de cocina utilizado. Antes, le anudó un pañuelo blanco en torno al cuello, para esconder la herida. Acto seguido, desapareció del mapa.
A las 16.45, salta la noticia: un indigente encuentra el cadáver. El suceso no tarda en ocupar los informativos de las televisiones, esa misma noche. «Yo vi la noticia en dos canales, pero decían que era prostituta, que estaba descuartizada, que si era de otra raza... No pensé que tuviera que ver con nosotros», dice Antonio. Pero Verónica recibió por la noche, sobre las once, la llamada de la casera: «La casa está llena de sangre», la avisó. Verónica, que demuestra ser más madura de lo normal para su edad, encendió el televisor y vio la noticia. «Entonces, llamé a la comisaría de Leganés y les expliqué que la chica muerta en la maleta era mi hermana. Y vino a recogerme la Policía».
Los investigadores del Grupo X establecieron un radio de búsqueda en torno a la avenida de Alemania, en el barrio leganense de El Carrascal, donde apareció el cadáver. Llamaron piso por piso, hasta que dieron con una vivienda en la segunda planta del número 3. Había sangre sobre el somier y unas gotas en la pared del dormitorio de «Chuki». La casera, al saber que se había mudado, entró para limpiar la habitación y poder así alquilarla para otra persona. La Policía Científica ha tomado muestras de restos biológicos, que están siendo cotejados para ver si corresponden con los de la víctima.
Ahora, tal y como reveló el Delegado contra la Violencia de Género, Miguel Lorente, el sospechoso, de 21 años, se encuentra en Perú, donde voló la misma noche del crimen.

El sospechoso huyó a Perú la noche del crimen

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.